Un aspirante acusa a Gran Hermano de arruinarle la vida

«He perdido mi trabajo y 2.000 euros de un viaje», clama indignado

F. OLMOS

La presente edición de Gran Hermano, que incluye el sobrenombre de Revolution, introdujo un factor nuevo para sorprender a la audiencia y celebrar su mayoría de edad: cien aspirantes a concursantes entrarían a la casa de Guadalix. Durante la primera gala se hizo una importante criba que, como era de esperar, no sentó muy bien a los perdedores. Pero así son los reality

Juan Gámez, uno de los aspirantes que estuvo en Guadalix, ha sido uno de los descontentos, hasta el punto de que ha participado en el programa de radio ¡Anda ya!, donde ha calificado de «abuso» la política de Mediaset. «Fueron las peores 48 horas de mi vida», afirma. Entre otras cosas, el joven criticó que la organización decidiera que fueran cien las personas que habitaran juntas en el mismo espacio. «Tuve que dormir fuera del olor que había. No cabíamos en las habitaciones y no nos ponían el aire acondicionado», se queja.

El exconcursante, además, afirmó haber perdido 2.000 euros de un viaje que tenía previsto y que canceló por su inminente entrada en la casa, así como su trabajo. «Dije que si no era uno de los elegidos no entraría, pues perdía mucho dinero, pero me dijeron que ya era concursante de 'Gran Hermano', no que estaba en la última fase».

Fotos

Vídeos