La Verdad
Tiffany Trump.
Tiffany Trump. / AFP

Nadie quiere sentarse al lado de Tiffany Trump

  • El pase tardó una hora en empezar, porque esperaban a la invitada especial, que no era otra que Madonna, enemiga acérrima de Donald Trump

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

Tiffany Trump, de 23 años, hija del presidente estadounidense, sufrió un desagradable episodio el martes en el desfile de Philipp Plein en la Semana de la Moda de Nueva York. Cuando tomó asiento junto a la pasarela, dos editores de moda que ocupaba los asientos contiguos se levantaron al percatarse de su presencia. El pase tardó una hora en empezar, porque esperaban a la invitada especial, que no era otra que Madonna, enemiga acérrima de Donald Trump. La cantante y la hija del inquilino de la Casa Blanca, que había llegado acompañada de dos agentes del servicio secreto, no llegaron a cruzarse porque Tiffany abandonó el lugar tan pronto como desaparecieron las modelos de la pasarela. Las fotos del desaire corrieron como la pólvora por las redes sociales, despertando reacciones encontradas. El propio diseñador salió en su defensa: «Odiar al presidente es un derecho de todos, pero pagarlo con su hija es odioso» dijo. La actriz Whoopi Goldberg se ha ofrecido a acompañarla al próximo desfile.