La Verdad

Un restaurante premia la educación de los hijos de sus clientes

Un restaurante premia la educación de los hijos de sus clientes
  • La iniciativa está siendo muy bien acogida entre los clientes

Parejas sin hijos, solteros y jubilados se han apuntado en los últimos tiempos a la moda 'only adults', lugares públicos en los que los niños no están permitidos. Pequeños de no más de siete años correteando por los bares, llorando en la mesa de al lado, salpicando agua a algún amigo de juegos o chillando, son esos pequeños detalles que tanto irritan y pueden llegar a destrozar lo que iba a ser una velada romántica.

En una enoteca de Padua, en Italia, saben bien lo molesto que es tener este tipo de clientes, hablamos de familias con niños revoltosos. No solo para sus comensales, también para los propios trabajados, pues en muchas ocasiones provocan caídas de platos y otros desbarajustes.

Hace unos días, acudió una familia, «eran seis adultos y cinco niños», explica Antonio Ferrari, dueño del local, «los pequeños estuvieron todo el tiempo sentados en la mesa, haciendo multiplicaciones y dibujos que después se llevaron a casa». El buen comportamiento de la que parecía que iba a ser una mesa a temer sorprendió mucho a Ferrari y decidió descontar 13'05 euros de la cuenta en concepto de 'bimbi educati'.

Un restaurante premia la educación de los hijos de sus clientes

/ Instagram

A los clientes debió parecerles genial el detalle del restaurante. «Dejaron una propina de 30 euros para el camarero», relata el dueño del local y asegura que «lo volveré a hacer si los niños se comportan educadamente». Además de la buena educación de los pequeños, Ferrari también explica que le gustó que los padres no usasen nuevas tecnologías (móviles o tablets) para entretener a los pequeñas, solo papel y lápiz.