La Verdad

Victoria Beckham se arrepiente de sus retoques

Victoria Beckham, diseñadora y esposa de David Beckham, tiene 42 años.
Victoria Beckham, diseñadora y esposa de David Beckham, tiene 42 años. / EFE
  • La diseñadora reniega de sus múltiples operaciones estéticas y se lamenta de haber seguido dietas milagro para mantener su figura

¡Semillas, macetas, herramientas y mucho más!

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 70%

Deportivas para toda la familia al mejor precio

Las mejores marcas a los mejores precios

Colección en piel de bolsos y zapatos de diseño

Hasta 70%

Selección de botas, botines y zapatos para mujer

Hasta 70%

Calzado de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado de piel al mejor precio

Hasta 80%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Hasta 70%

Diseños exclusivos en bolsos de piel

Las mejores marcas a los mejores precios

Joyas y relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Selección de marcas especializadas en outdoor

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Encuentra la cazadora que se adapta a tu estilo!

Hasta 90%

Moda casual para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡La moda que más te gusta al mejor precio!

Hasta 80%

¡Viaja con estilo!

Hasta 80%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera al mejor precio

Hasta 80%

Accesorios y gadgets electrónicos

Hasta 90%

Viste tu cama con la Denim más reconocida

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes y brazaletes inteligentes

Hasta 80%

Cosmética de calidad al mejor precio

Hasta 90%

¡El calzado de moda a tus pies!

Hasta 70%

Complementos y juguetes eróticos.¡Mantén viva la pasión!

Hasta 80%

Siempre ha llevado a gala eso de «antes muerta que sencilla». Lo suyo han sido las exuberancias, las estridencias, los escotes infinitos, los tacones imposibles, los maquillajes exagerados y las poses controvertidas. Es lo que tienen las superestrellas. Se deben a su público y a una imagen, en ocasiones, mal entendida. Eso piensa ahora Victoria Beckham. La ex spice girl se confiesa en una carta personal publicada en la edición inglesa de la revista 'Vogue'. A sus 42 años se arrepiente de la obsesión que ha tenido siempre por su cuerpo, por estar siempre perfecta y por corregir lo que la madre naturaleza no daba por sí misma. Porque sus 163 centímetros de altura y sus 48 kilos son lo que son y dan de sí hasta un límite. Para todo lo demás, el quirófano. Y ahí ha estado su gran error, según ha reconocido ella misma.

La madurez ha arrojado luz a tanto despropósito y como si de los consejos de una abuela se tratase, se atreve a hacer sugerencias muy personales a sus seguidores. «Probablemente debería avisarte: no hagas tonterías con tu pecho. Lo he negado durante muchos años, resultó una estupidez. Una señal de mi inseguridad. Limítate a celebrar lo que ya tienes», ha asegurado, lamentando la operación de pecho a la que se sometió.

Esclava de la dieta, para mantener siempre a raya su finísima figura, y del qué dirán durante gran parte de su vida, la mujer de David Beckham y madre de cuatro hijos, ha admitido haber desarrollado cierta inmunidad ante las críticas: «No debemos dejar que los demás tengan el poder de influir sobre lo que queremos hacer con nuestro cuerpo». La diseñadora no oculta el daño que le ha hecho la gente cuando hacía comentarios despectivos sobre su peso: «Seguirán molestándote sin importar la edad que tengas porque las mujeres somos muy duras con nosotras mismas».

Rubia, morena, con el pelo corto o media melena. Nada se le ha resistido, aunque ahora su look va por otros derroteros: natural, elegante y cómoda. Precisamente, en su carta ha lamentado haber vivido permanentemente subida a unos tacones de vértigo: «Nunca tenía que haber ido a un partido de fútbol en zapatos de plataforma»