La Verdad

OMing, la Meditación Orgásmica se pone de moda en España

OMing, la Meditación Orgásmica se pone de moda en España
  • Una especie de sexo tántrico que busca la consciencia sexual y la estabilidad personal

El yoga empezó a ponerse muy de moda hace unos años en nuestro país. El acelerado ritmo de vida de muchos les invitó a hacer un parón en esta práctica que, a través de la meditación, busca el conocimiento de la propia persona, tranquilidad, desconexión y alcanzar la paz interior.

Desde hace más de una década, en California, existe una escuela en la que la meditación se hace de un modo diferente. Se trata de One Taste, se fundó en el año 2001, pero esta técnica empezó a hacerse famosa a partir de 2014. Ahora, la meditación orgásmica (OM) cruza el charco, aunque no está claro que convenza.

La ideóloga de esta técnica, bautizada como OMing, es Nicole Daedone, que fundó la escuela para que sus alumnos pudiesen practicarla. Generalmente, se persigue la excitación femenina duradera con sexo lento o tántrico. Las parejas se colocan en grupo o en solitario, las mujeres se tienden en el suelo, desnudas de cintura para abajo; el hombre, vestido, tiene que estimular su clítoris durante 15 minutos (perfectamente cronometrados). En ese tiempo, la mujer va dirigiendo al hombre o 'stroker', la comunicación hace que ambos conecten. Mientras tanto, debe reinar un ambiente de tranquilidad, serenidad y, como no, meditación. Pasado ese tiempo, las parejas tienen que hablar sobre lo que han sentido.

La meditación orgásmica trata de crear mayor consciencia sexual, un conocimiento más avanzado del propio cuerpo -tanto para hombres como para mujeres-, fomenta la conexión sentimental y la estabilidad emocional. Las parejas que recurren a este tipo de actividades no tienen por qué tener problemas sexuales, es una cuestión de relajación, de evasión de lo cotidiano. De hecho, la mujer y el 'stroker' no tienen por qué ser pareja sentimental.

Daecone explicó hace un par de años en una conferencia que se hizo muy viral en Estados Unidos que, con la Meditación Orgásmica o OMing, se conecta con «el tercer ojo del OM». Esto es un punto en el cuadrante superior izquierdo del clítoris, teniendo como referencia el punto de vista de la mujer. Su impulsora también advierte a los 'strokers' que, con su ayuda, ganarán más en autoconfianza y aprenderán a comunicarse mejor con sus parejas. Los varones que ejercieron de ello afirman que es una experiencia «intensa y muy singular».

Temas