La Verdad

Una joven logra perder 60 kilos tomando una cucharada de café

Mathilde Broberg
Mathilde Broberg / Instagram
  • Hacia creer a su cuerpo que estaba comiendo más de lo que realmente estaba haciendo

¡La diversión está segurada!

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección para hombre y mujer

Hasta 90%

Gran variedad en alfombras de diseño

Hasta 80%

Relojes de pulsera de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

Completa tus looks con complementos urbanos a precios increíbles

Hasta 90%

Homewear para hombre y mujer

Hasta 70%

Marca española en moda pre-mamá

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Diversión para todas las edades!

Las mejores marcas a los mejores precios

Colección moda técnica para hombre y mujer

Hasta 80%

¡Semillas, macetas, herramientas y mucho más!

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 70%

Deportivas para toda la familia al mejor precio

Las mejores marcas a los mejores precios

Colección en piel de bolsos y zapatos de diseño

Hasta 70%

Selección de botas, botines y zapatos para mujer

Hasta 70%

Calzado de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Hasta 70%

Diseños exclusivos en bolsos de piel

Las mejores marcas a los mejores precios

Joyas y relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera al mejor precio

Hasta 80%

Complementos y juguetes eróticos.¡Mantén viva la pasión!

Hasta 80%

El que la sigue, la consigue. Una joven danesa de 21 años, Mathilde Broberg, ha logrado perder 60 kilos después de llegar a pesar 126 kilos.

Broberg ingería grandes cantidades de comida al día y llegó a tener obesidad mórbida. Sin embargo, todo cambió cuando casi no se puede montar en una montaña rusa porque no se podía abrochar el cinturón de seguridad debido a su peso.

No hay mal que por bien no venga, gracias a eso, la joven decidió decir adiós a los dulces, snacks y otros alimentos como el pan, para comenzar a probar la comida sana. Además de someterse a un duro entrenamiento y dieta estricta, según publica el diario Daily Mail.

Lo más sorprendente de todo, fue cómo la joven logró engañar a su organismo. Para tener menos apetito y tentación, comenzó a comer una cucharadilla de café para hacer creer a su cuerpo que estaba comiendo más de lo que realmente estaba haciendo.

Y es que claro, las porciones de comida que tomaba no eran más grandes que su mano, así se cercioraba de que la ingesta de alimentos no fuera más de la necesaria.

Hace 3 años nadie diría que Mathilde Broberg fuera a perder tanto peso e incluso convertirse en modelo deportiva.«Si alguien me hubiera dicho hace tres años que sería entrenadora profesional y modelo, me hubiera reído», indica.