La Verdad

Descubre el verdadero secreto de la felicidad

EL CARIBE
EL CARIBE / Claudio Pellettieri
  • Según un estudio de Booking, el secreto de la felicidad no es casarse o tener hijos, sino viajar

Son muchos los que se preguntan a diario qué hay que hacer para ser feliz. La respuesta es más sencilla de lo que pensábamos. Viajar y conocer todos los rincones del mundo, ya que para algo han sido creados. Según un estudio elaborado por el popular servicio de reservas de alojamientos, Booking revela que el verdadero secreto de la felicidad no es casarse y tener hijos, sino viajar.

A través de una encuesta realizada a finales del 2016, en la que participaron 17.000 individuos de 17 países de todo el mundo, entre ellos España llegaron a esta conclusión. Para el 49% de los entrevistados, el impacto emocional de un viaje fue más fuerte que el día de su boda; para el 51%, más que una cita con su pareja; para la mitad, mayor que conseguir un trabajo nuevo; para el 45% que comprometerse, y un 29% considera la experiencia viajera superior a la de tener un hijo.

La felicidad de viajar es antes, durante y después. En el momento de planificar el viaje, comprar el billete de avión o reservar el hotel, los ciudadanos no pueden evitar su alegría. Y es que 7 de cada 10 encuestados afirma emocionarse solo con buscar posibles destinos. Y por supuesto, una vez en su destino, alcanzan el nivel máximo de felicidad y quieren aprovechar el viaje. Al regresar, queda la nostalgia, pero la satisfacción continúa, ya que regresas a casa con la maleta llena de bonitos recuerdos y experiencias.

Felicidad duradera

El estudio también afirma que el placer de viajar proporciona una felicidad mucho más duradera que cualquier otra cosa material. Más de la mitad de los encuestados prefiere gastarse dinero en vacaciones antes que en dispositivos tecnológicos o joyas.

El análisis de Booking ha llegado a la conclusión de que la verdadera felicidad se sacia durante las vacaciones ya sea a un hotel de 5 estrellas en una isla desierta, o vivir la aventura con una mochila a cuestas. Y es que, al fin y al cabo, evadir la rutina por un tiempo y descubrir nuevos lugares, culturas, gastronomía y un sinfín de cosas, solo puede aportar cosas positivas.