La Verdad

El irse a por tabaco virtual ya tiene nombre, 'ghosting', y una 'app' que te ayuda a hacerlo

El irse a por tabaco virtual ya tiene nombre, 'ghosting', y una 'app' que te ayuda a hacerlo
  • Esa persona que creías especial se ha esfumado sin dejar pistas de un día para otro

Es un hábito de mal gusto para el que lo sufre e indigno para el que lo ejecuta. No es nada nuevo que alguien se esfume sin dejar rastro de su existencia de un día para otro. No es un invento de este siglo -ni mucho menos-, pero sí es algo que se está convirtiendo en cotidiano y todo un arte ninja en las redes sociales.

El irse a por tabaco de toda la vida fue bautizado hace unos años en Gran Bretaña como 'ghosting'. Muchos son los que pueden dar fe de haberlo sufrido y otros tantos los que deberían avergonzarse por haberlo llevado a cabo. Ese instante en el que mandas un mensaje en WhatsApp a esa persona especial y aparece un solo 'check' gris. En ese momento, te das cuenta: has sido bloqueado. Alarmado, corres a Facebook, no puedes acceder a su perfil; lo mismo pasa con Instagram. Lo sentimos, te han hecho 'ghosting', esa persona se fue para siempre.

Antiguamente, antes de existir los 'smatphones', incluso antes de existir los teléfonos móviles, hacer 'ghosting' era mucho más sencillo. Bastaba con pedirle a tu compañero de piso que contestara por ti las llamadas y dijera que te habías mudado de casa. Asunto arreglado. Ahora, lleva algo más de trabajo, por suerte, la tecnología es la causa y solución de todos los problemas del mundo moderno.

Ya existen aplicaciones móviles que contestan los mensajes por ti a esos contactos con los que no queremos hablar. Esa persona a quien tratamos de evitar se cansará de intentar hablar con nosotros gracias a una serie de frases 'random' que la 'app' escribe por ti. Todo sin mover un pulgar.

Así funciona la aplicación.

Así funciona la aplicación.

Si eres uno de los que ya se frota las manos con estas novedades que desconocías, los sociólogos alertan de que las nuevas generaciones están experimentando un «descenso de la empatía». Se está normalizando el no obtener respuesta y las relaciones sociales se están debilitando. Hacer el llamado 'ghosting' no es más que una huida fácil a una situación que todo el mundo, antes o después, debe afrontar.