La Verdad

Un estudio concluye que la amistad entre hombres y mujeres es imposible

Un estudio concluye que la amistad entre hombres y mujeres es imposible
  • Generalmente, son ellos los que más confunden las señales

Aunque esto pueda sonar a tópico, ha sido la Universidad de Wisconsin la encargada de hacer este estudio que pretende acabar con el eterno debate sobre la amistad entre hombres y mujeres. Muchos han sido los que han discutido en diferentes ocasiones sobre este tema sacando a relucir sus experiencias personales; ahora, hay una explicación científica para ello.

Abril Bleske-Rechek, psicóloga al frente de este estudio, explica que tanto hombres como mujeres tienen formas diferentes de trasmitir sus sentimientos así como de percibir los de los demás. Esta diferencia es la esencia que explica la imposibilidad de que exista una amistad entre un hombre y una mujer.

El Journal of Social and Personal publica este estudio realizado en un centenar de universitarios. Según el mismo, en una relación de amistad entre varón y mujer, una de las partes, o las dos, acaba por desarrollar en algún momento un grado diferente de atracción sexual. A los participantes del estudio se les hizo una entrevista personal y otra con su amigo/a; se tuvieron en cuenta variables como el tiempo que se conocían, la frecuencia de su interacción o las experiencias vividas juntos.

El estudio también habla sobre esa diferencia en la percepción de las emociones entre varones y féminas. Sorprende que sean ellos quienes más se confunden en sus relaciones; por ejemplo, cuando las mujeres son simpáticas y amables, ellos interpretan un primer grado de atracción sexual. Así mismo, donde ellas ven signos de cortesía o gentilidad en sus amigos, quizás ellos estén enviando señales de interés sexual.

El estudio ha escuchado también las opiniones de personas que creen que sí es posible esa amistad entre hombres y mujeres. Así, se ha tenido en cuenta el tópido de «es posible si sabes que no va a haber sexo nunca». Por esto, se ha concluído que las relaciones de amistad entre hombres y mujeres son más fáciles si entra en el juego una tercera persona, es decir, que uno de ellos o los dos estén comprometidos.