La Verdad

«La 'marquinha'», el bronceado por el que las brasileñas pagan

«La 'marquinha'», el bronceado por el que las brasileñas pagan
  • Las mujeres pasan horas bajo el sol sin protección, una práctica peligrosa que se ha puesto de moda

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

En Brasil, se ha puesto de moda una peligrosa práctica. Las mujeres pagan por pasar tres horas bajo el sol para conseguir un bronceado que consideran sensual; se trata de dejar destacada la marca del tanga respecto al resto de la piel. Para conseguirlo, la impulsora de esa moda ha hecho negocio de su idea.

Erika Romero tiene 34 años y es la artífice de esta 'marquinha' que todas las brasileñas quieren conseguir. En la zona oeste de Río de Janeiro, en el barrio del Realengo, Romero se ha montado su negocio en una terraza solar. Coloca cinta aislante en las tiras del tanga de sus clientas para evitar que el sol traspase (incluso los rayos ultravioletas) y así se consiga mayor contraste entre la piel bronceada y la oculta por la prenda.

Romero abre su terraza a las seis de la mañana, con las primeras horas de sol. Su negocio, Erika Bronze, se lleva de féminas dispuestas a conseguir la deseada 'marquinha' durante todo el día. Ella misma asegura que «a los hombres les encanta esa marca». Ella misma pone las cintas adhesivas sobre el cuerpo de sus clientas y, no sólo lo pone en el tanga, también en la zona del pecho.

Esta emprendedora brasileña cobra unos 20 dólares por tres horas de solarium en su terraza. Sus clientas pasan una hora y media aproximadamente boca arriba y el mismo tiempo boca abajo. La práctica tiene un peligro que sus clientas parecen ignorar y es la cantidad de tiempo expuestas al sol sin casi ninguna protección.