http://static.laverdad.es/www/menu/img/feria-murcia-desktop.jpg

«El toreo es sentimiento, y hay toros que te hacen sentir cosas especiales»

Diego Ventura.
Diego Ventura. / Jorge Zapata

Diego Ventura Rejoneador, «Murcia es una plaza increíble, con un público encantador, muy a favor de la fiesta, del que deberían aprender muchos otros»

FRANCISCO OJADOSMURCIA

En el último lustro, Diego Ventura se ha aupado a la cima del rejoneo. 2017 está siendo para el luso-sevillano un año especial, dentro y fue de los ruedos. En la arena, entre los grandes triunfos suma otras dos puertas grandes en San Isidro. Catorce puertas grandes de Madrid en su carrera. Sirva el dato para afirmar que estamos ante un torero a caballo de récords.

-Lo de Madrid ha sido impresionante. Este año además por cómo ha sido el triunfo, toreando a gusto, haciendo las cosas lo mejor que sé y con la gente totalmente entregada.

-Parece que cada temporada Ventura ha alcanzado su cenit y cada año sorprende dando un paso más.

«Es absurdo ir a una plaza en la que te ponen una ganadería que sabes que no te va a permitir triunfar»

-Cada vez es más difícil. Llevo bastantes años y sorprender al público y mantener la expectación no es nada fácil. Es el premio a la preparación diaria, al sacrificio que uno hace por mejorar la cuadra y hacerle cosas importantes a los toros, para que el público disfrute de mí.

-¿Y el rejoneador también disfruta y lo trasmite?

-Muchísimo. Cuando tienes una cuadra tan completa, con caballos que has criado y has puesto tú, hace que se trasmita seguridad y que pueda salir lo mejor de uno.

-¿El secreto está en la preparación?

-Así es. Son muchas horas de sacrificio, de entrenamiento, de montar mucho a caballo. Con 34 años que tengo estoy machacadísimo de la espalda, pero son los riesgos que tengo que correr. Y cuando haces lo que te gusta, esos sacrificios no son tan fuertes como para otra persona.

-¿Qué le pasa en la espalda?

-De montar tantas horas siempre tienes contracturas y dolores musculares por todos lados. Soy una persona que echa encima del caballo alrededor de ocho diarias y, como siempre estoy sacando caballos nuevos y constantemente estoy montando potros; los caballos jóvenes tienen reacciones más extrañas y dan sus saltos, y eso hace que sea más duro que la monta normal. Todas las semanas, desde hace un par de años, me tengo que tratar semanalmente con un fisio para poder aguantar. Forma parte ya del equipo.

-Ese afán de sacar caballos nuevos es clave también para ir renovándose. ¿En qué caballos debemos fijarnos hoy en Murcia?

-Además de los consagrados, 'Fino' es un caballo nuevo de mi hierro, 'Lío' es de esta temporada y 'Dólar' es otro caballo que puede sorprender bastante. Otro factor a tener en cuenta es que la corrida ayude para que esos caballos puedan estar al cien por cien e impactar a la gente. La de Murcia es una gran corrida, de una ganadería de muchas garantías y ojalá que ayude.

-Hablando de ganaderías. Se ha quejado en alguna plaza importante, incluso amenazando con no torear si no cambian el ganado.

-Claro. Como decía, son muchas horas y mucho sacrificio para luego anunciarte con corridas que tú crees que no te van a ayudar. Es absurdo ir a una plaza en la que te ponen una ganadería que sabes que no te va a permitir triunfar. Yo necesito un toro que colabore, un toro que galope y cuando sale un toro parado todo se enfría, no ayuda a los caballos y uno no está a gusto.

-También se ha hecho ganadero de bravo. En Cieza lidió dos toros de su vacada. ¿De dónde le viene esa afición?

-Siempre me ha gustado mucho. Siempre he tenido una afición tremenda a la cría del caballo y a la del toro bravo. Llevo desde hace doce años con la cría del caballo y en lo de bravo solo llevo cinco años. Comencé poco a poco y así sigo. Creo que ser ganadero es una de las profesiones más difíciles que hay, porque las cosas no salen siempre como uno quiere y dos y dos no son cuatro en una ganadería. Uno le pone mucho cariño y mucho esfuerzo por mantener la ganadería, porque es muy costosa y no tiene rendimiento económico, al contrario, cuesta mucho dinero, pero lo hace uno por afición. Llevo poco tiempo y me queda mucho por aprender.

-Dígame qué le parece Murcia y su afición.

-Parece que todos los toreros hablamos de Murcia con un tópico, pero no lo es. Es una plaza increíble, empezando por la empresa, que todavía es una de las empresas románticas del toreo, que quedan muy pocas y, hablo por mí, es gente que cuando un torero triunfa te contratan para el año siguiente. Eso hace que vaya a Murcia con un ánimo diferente, con una moral y unas ganas de triunfar tremendas. Luego el público es encantador, muy a favor de la fiesta, del que deberían aprender muchos otros. Un público que hace que los toreros demos el cien por cien. Luego el tipo de toro que sale en Murcia es muy colaborador, un toro muy torero y eso hace que todo vaya a favor y que la fiesta taurina que se vive en Murcia sea la fiesta de toda la vida, de diversión, de pasión y con amor. Eso, a día de hoy, falta e muchas ferias.

-Ventura, además de pureza, pone fantasía. Marca tendencia. ¿Cómo se le ocurren esas nuevas suertes a caballo?

-Creo que soy de esos rejoneadores que está marcando una época, al intentar sacar cosas nuevas, hacer suertes diferentes. Hay una cosa que ha sido fundamental en mi carrera y en mi toreo, que es la inspiración. El que me ve en una corrida y va al día siguiente se va a encontrar que no tiene nada que ver una faena con otra. Son momentos de inspiración. Me guío mucho por los sentimientos, por las sensaciones que tenga en cada momento. Cada tarde es diferente. De muchos rejoneadores sabemos qué van a hacer en cada momento, qué caballo van a sacar en cada momento y eso, para mí, es muy aburrido. Para mí el toreo es sentimiento, y hay toros que te hacen sentir cosas especiales y ante ellos salen cosas especiales. Eso marca la diferencia y te llena como torero y como persona. Hace que te sientas bien y eso es lo que te hace muy feliz.

Fotos

Vídeos