http://static.laverdad.es/www/menu/img/feria-murcia-desktop.jpg

Corre, corre, caballito...

Varios carruajes recorren el paseo de Alfonso X el Sabio ante la expectación del público en ambas aceras.
Varios carruajes recorren el paseo de Alfonso X el Sabio ante la expectación del público en ambas aceras. / Alfonso Durán / AGM

Más de un centenar de carruajes y jinetes toman el paseo de Alfonso X, ante el público que disfrutó del desfile y del reparto de bocadillos, vino y cerveza. El Ayuntamiento baraja trasladar el festejo el año próximo a la avenida Teniente Flomesta por la remodelación del bulevar

María José Montesinos
MARÍA JOSÉ MONTESINOSMurcia

El Día del Caballo, el único festejo que se mantiene de la extinta Feria del Ganado, sigue manteniendo adeptos tanto entre los jinetes y peñas caballistas participantes como entre el público, que ayer volvió a llenar el paseo de Alfonso X hasta casi las dos de la tarde.

Todo el que quiso fue invitado a dar una vuelta en carruaje, algo que se ha convertido casi en un lujo y que ha quedado relegado a festejos tradicionales, como el Bando de la Huerta y las romerías, así como para bodas, ya que hay parejas de novios que optan por este medio de transporte para un día tan señalado. Así lo relataba ayer Alfredo Sánchez Quintana, de Torreagüera, quien junto a sus nietos Miguel y Juan Antonio, de 10 y 15 años, llevaba las riendas de uno de los nueve carros de sus propiedad, en esta ocasión tirado por el caballo de nombre 'Poseidón': «A veces nos contratan para bodas, pero esto no da para vivir. Es más una afición, que nos cuesta nuestras 'perras', ya que solo entre yerba, alfalfa seca y avena nos sale por 5 euros diarios por caballo, y además hay que herrarlos cada tres meses y vacunarlos».

Jiménez Carmona, alias 'El tío Jesús', se desplazó desde Santa Cruz: «Vengo todos los años. No hay que perder la tradición. Es mi afición de toda la vida». Propietario de una decena de carros, ayer se decantó por lucir a 'Maratón', tirado por dos yeguas, 'Muñeca' y 'Repetida'.

El concejal de Cultura y Festejos, Jesús Pacheco, y sus compañeros de corporación, Felipe Coello y Rebeca Pérez, también pasearon en sendos carruajes por un itinerario que, probablemente, el próximo año tendrá que ser diferente. Está previsto que después de Navidad comiencen las obras de remodelación del paseo de Alfonso X. Por eso, el Ayuntamiento ya baraja otras alternativas. En este sentido, el edil de Cultura y Festejos, Jesús Pacheco, adelantó que «quizá optemos por la avenida Teniente Flomesta. Tenemos que estudiarlo porque, como se puede ver, hemos adoptado medidas de seguridad, como en toda la Feria, cruzando camiones de basura para cerrar los accesos. Tenemos que compaginar la diversión con la seguridad. Y los camiones de basura son más cómodos porque cuando acaba el acto, inmediatamente se quitan, y la calle se vuelve a abrir al tráfico con normalidad».

Pacheco también anunció otras novedades para la próxima edición, como la convocatoria de un concurso para premiar los carruajes y caballos mejor engalanados.

El público disfrutó con las cabriolas de los caballos y el animado trote de los ponies y caballos que tiraban de los carruajes. Una abuela no pudo resistirse a tararearle a su nieta el estribillo de «corre, corre...caballito», que cantara la célebre Marisol en la película 'Un rayo de sol'. Otros prefirieron decantarse por tomarse una cerveza, un vino o un bocadillo de forma gratuita. Estrella de Levante repartió 600 litros -12 barriles- y la Concejalía de Festejos preparó 300 bocadillos de distintos embutidos. La firma Salzillo invitó a la degustación de vinos.

Varios turistas se entusiasmaron con el festejo. Como la francesa Lussete, que se desplazó desde la Torre de la Horadada (Alicante). Nacida en Burdeos no paraba de exclamar «¡Qué bonito!», en un español más que correcto.

Fotos

Vídeos