Los sindicatos pedirán a la patronal un sueldo mínimo por convenio de 1.000 euros brutos al mes

EL secretario general de UGT, Pepe Álvarez. /Efe
EL secretario general de UGT, Pepe Álvarez. / Efe

Renuncian a proponer las "típicas bandas salariales" y demandarán que el alza en 2018 se sitúe en el entorno del 3%

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

UGT inicia el año con un objetivo claro: luchar para que por convenio ningún salario esté por debajo de 1.000 euros. Ésta será la propuesta, que -de manera conjunta con CC OO- presentarán a la CEOE en la primera reunión sobre negociación colectiva que mantendrán el próximo jueves, 11 de enero. Así lo anunció este lunes el secretario general del sindicato, Pepe Álvarez, durante un encuentro informativo con los medios.

De esta manera, los sindicatos, tras el fracaso del año pasado, en el que no llegaron a un acuerdo de subida salarial con las organizaciones empresariales, cambian de estrategia y no exigirán una horquilla salarial. “No nos planteamos el acuerdo con la patronal con las típicas bandas salariales, nos planteamos un salario mínimo de 1.000 euros y un aumento en el entorno de”, explicó Álvarez, que hizo hincapié en que la banda por abajo la sitúan en 1.000 euros brutos al mes repartidos en 14 pagas, es decir, un sueldo bruto anual de 14.000 euros, por lo que serían 2.100 euros más al año que el salario mínimo pactado para 2020. “Hay toda una serie de razones que nos indican que esto no genera dificultades económicas para las empresas del país y es bueno para la economía, la creación de empleo y para mejorar el nivel de vida de los trabajadores”, sostuvo.

Tampoco habrá, por tanto, un máximo de subida por convenio, sino que lo que UGT y CC OO propondrán es situar la recomendación de incremento salarial para 2018 en el entorno de un dígito, que aunque Álvarez se negó a desvelar por tratarse de una propuesta conjunta con CC OO, será próxima al 3%, como ya anunciaron anteriormente ambas formaciones, una cifra que tiene en cuenta la evolución de los precios, el poder adquisitivo perdido en los últimos años y los aumentos de la productividad previstos.

“Nos parece que en un país como el nuestro, ahora se trata de recuperar criterios orientativos de carácter general, menos cerrados que lo que sería una banda salarial”, insistió el líder de UGT, que puso como ejemplo Alemania, donde los sindicatos del metal están negociando una subida salarial del 5% y “nadie se ha rasgado las vestiduras”, apuntó, al tiempo que recordaba que el crecimiento de la economía alemana es inferior a la española.

El sindicato también dejó claro que no renunciarán a la cláusula de revisión salarial -para garantizar una subida de las remuneraciones al menos a la par de los precios- pese a que fue el gran escollo por el que no se firmó el acuerdo el pasado año. Así, no es extraño que Álvarez no se mostrara demasiado optimista con el hecho de alcanzar un acuerdo. “Creo que va a ser dificilísimo con la patronal”, auguró, por lo que aseguró que “sin movilizaciones va a ser una tarea imposible”.

Falta conocer cuál será la propuesta de la patronal, aunque todo apunta a que los empresarios están valorando mejorar el porcentaje variable del año pasado, cuando ofreció un mínimo del 1,2% y un máximo del 2%, más medio punto adicional, con lo que se acercaría al 3% requerido por los sindicatos.

Pensiones mínimas también de 1.000 euros

Además de los salarios, el otro gran reto de UGT es mejorar el poder adquisitivo de los pensionistas y por ello su secretario general abogó por volver al sistema anterior a la reforma de 2013, cuando las prestaciones se revalorizaban en función de la inflación. Además, Álvarez resaltó la necesidad de ver cómo se puede aumentar de forma progresiva la pensión mínima contributiva al entorno de los 1.000 euros, una propuesta que aseguró ya han hecho en la mesa del diálogo social.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos