Tomás Olivo entra en la 'lista Forbes' de los más ricos de España

Olivo, en uno de sus centros comercialea./Fermín Rodríguez
Olivo, en uno de sus centros comercialea. / Fermín Rodríguez

El promotor de Balsapintada se incorpora al exclusivo club, tras su salida a bolsa, con una fortuna personal de 500 millones. Sale de la relación la familia Fuertes tras los cambios en los criterios de valoración de la revista

LA VERDADMurcia

El promotor Tomás Olivo López se ha convertido en el único murciano presente en la lista de los más ricos de España de la conocida revista de económica 'Forbes'. El empresario de 65 años, natural de Balsapintada, en Fuente Álamo, se incorpora al exclusivo club en el puesto 58 después de la salida a Bolsa de su sociedad de referencia, General de Galerías Comerciales (GGC), que ha revelado que atesora un patrimonio familiar superior a los 2.000 millones de euros. No obstante, Forbes atiende en su lista a una fortuna personal de unos 500 millones, ya que en la valoración individual de la riqueza de Olivo, una parte se atribuye a la familia, incluidos sus tres hijos.

Su patrimonio está constituido por seis centros comerciales en las provincias de Granada, Barcelona, Cádiz, Málaga y Almería, así como por 19 terrenos urbanizables, 17 rústicos, además de un edificio comercial y diversas viviendas, oficinas, locales, naves y garajes. El magnate tiene establecida su base de operaciones en el centro comercial La Cañada, en Marbella, considerada la joya de su cartera inmobiliaria, con un valor de 675 millones y unos ingresos de 25 anuales por los alquileres de sus tiendas.

Olivo toma el relevo del que era el año pasado el único representante de la Región en dicha lista, Tomás Fuertes y familia y que aparecía en el puesto 42. Áunque Forbes no lo explica claramente, el clan familiar, dueño de ElPozo Alimentación, parece desaparecer de la relación, en principio, no por una merma patrimonial significativa sino por un cambio en los criterios de valoración de la revista.

Según señala la publicación, este año «se ha incluido a los futuros herederos en la distribución de la riqueza, lo que ha diluido la valoración personal del resto de accionistas, pero no la riqueza del conjunto» y «la fortuna familiar se analiza en otro cuadro». Además, «se ha endurecido el criterio en la valoración de empresas por múltiplos comparables y se ha analizado de forma más estricta el perímetro de filiales de los grupos que no consolidan para evitar duplicidades en la valoración».

Fotos

Vídeos