Murcia vuelve a registrar una fiebre constructora de invernaderos

Campo de invernaderos en la costa mazarronera./José María Rodríguez / AGM
Campo de invernaderos en la costa mazarronera. / José María Rodríguez / AGM

Su extensión ha crecido más de un 30% en solo cuatro años y equivale ya a la de 7.820 campos de fútbol

Juan Carlos Hernández
JUAN CARLOS HERNÁNDEZMurcia

Marea alta en el mar de plástico. Los cultivos cubiertos vuelven a extenderse por el campo murciano. Suman ya 5.584 hectáreas de invernaderos, un 31% más respecto a 2012, cuando tocó fondo con solo 4.250 hectáreas, de acuerdo con los datos difundidos la semana pasada por la Comunidad. Es el equivalente a 7.820 campos de fútbol. Por su parte, las encuestas sobre el terreno efectuadas por el Ministerio de Agricultura elevan la cifra a 5.860 hectáreas, a las que añade otras 375 de viveros, por lo que la superficie total ascendería a 6.235 hectáreas.

Murcia se consolida como la segunda región que más superficie de invernadero permanente dedica a hortalizas, por encima ya de Canarias. Solo Andalucía prevalece de forma abrumadora, merced a Almería (31.931 hectáreas), cuyas estructuras constituyen la única obra humana que puede apreciarse desde la Estación Espacial Internacional. El total nacional asciende, según el Ministerio, a 65.674 hectáreas, incluyendo frutales, flores y viveros.

hectáreas de invernaderos permanentes tiene el campo murciano, según la Consejería de Agua y Agricultura
El Ministerio, por su parte, eleva la cifra a 6.235 hectáreas, incluyendo instalaciones temporales y viveros.
euros es el precio medio de una hectárea de invernadero en la Región, el máximo se mueve en torno a los 65
600 euros, de acuerdo con los últimos sondeos de la Consejería.
40,6
millones de euros es lo que han facturado 64 firmas murcianas con la exportación de estructuras de invernadero, plásticos y sistemas de fertirrigación entre los meses de enero y julio de este año, según el Icex.

Desde 2012 se han montado invernaderos permanentes sobre 1.334 nuevas hectáreas de la Región (equivalentes a 1.878 campos de fútbol), de las que 506 correspondieron al año pasado, de acuerdo con los datos de la Consejería de Agua y Agricultura.

Egipto, Azerbaiyán, Irán, México y Marruecos son los mayores compradores de estructuras fabricadas en la Región con sistemas de fertirrigación incluidos

Los precios se han vuelto relativamente asequibles para los agricultores. Como referencia, una hectárea de invernadero se paga en la Región a una media de 43.400 euros, según la Consejería, aunque hay casos en los que se llega a abonar por encima de 65.600 euros. Justo antes de la crisis, el valor medio alcanzaba los 70.000 euros, con máximos de hasta 85.000 euros. Y si se remonta a quince años atrás, no era raro que se pidiesen más de 105.000 euros por hectárea.

Cultivos

La Consejería indica que los principales cultivos bajo invernadero son los de tomate (2.396 hectáreas en Águilas, Mazarrón y Lorca), pimiento (1.220 hectáreas en Torre Pacheco y San Javier), uva de mesa (919 hectáreas en el Valle del Guadalentín, Molina, Las Torres de Cotillas y Abarán), calabacín (280 hectáreas repartidas por toda la Región) y flores (210 hectáreas en Cehehín y Puerto Lumbreras). Frutales como cerezos y árboles de papaya también se abren paso bajo la protección del plástico.

A la expansión de los invernaderos en la Región contribuyen grandes empresas como G's España, Agromediterránea, Florette, Grupo Paloma, Perichán o Looije, así como cooperativas: Alimer, Hortamira, San Cayetano, Gregal, Coaguilas y Canaraflor, entre otras. El centro experimental El Mirador, ubicado en San Javier y gestionado por Fecoam, ayuda a difundir esta técnica de cultivo.

El Instituto de Fomento (Info) resalta que, tras cuatro décadas de experiencia, Murcia genera una tecnología agrícola «espectacularmente competitiva», capaz de desbancar a competidores veteranos como los de Israel, Holanda y Estados Unidos.

Gran parte de la efectividad de los invernaderos fabricados en la Región se debe a los sistemas automatizados de climatización y riego que incorporan. Sus estructuras emplean menos metal para abaratar costes y ofrecen todo tipo de soluciones protectoras: invernaderos de capilla, en dientes de sierra, de tipo Venlo u holandés, de tipo parral o almeriense, en raspa y amagado, minitúnel, multitúnel, etcétera. Junto a estos fabricantes se ha desarrollado una industria de plásticos con gran peso en la Región.

De forma paralela a la comercialización de invernaderos prefabricados, Murcia ha renovado el liderazgo nacional en ventas de sistemas de fertirrigación automatizada que logró en 2014, seguida por Madrid y Valencia. La gama de materiales relacionados con tales sistemas es amplia: tuberías, aspersores, nebulizadores, mangueras, goteros, electroválvulas, contadores de agua, arquetas, sensores, programadores de riego, automatismos, software de control, etc.

Exportación

Tales avances no pasan desapercibidos en el exterior y, desde los años noventa, son demandados por gran variedad de países. La exportación de invernaderos y sistemas de fertirrigación generó entre enero y julio una facturación de 40.683.240 euros, un 20,5% más que en el mismo periodo de 2016 (el total de ese ejercicio fueron 58.336.080 euros), informa el Instituto de Comercio Exterior (Icex).

De lo facturado durante los siete primeros meses del año, 26.096.290 euros corresponden a estructuras y 14.586.950 euros, a equipos de riego. Un total de 64 firmas exportan esta tecnología, las cuales colocan a Murcia como provincia líder de España en el exterior.

¿Quién compra a la Región? Aparte de Andalucía, Comunidad Valenciana y Canarias, este año destacan cinco naciones que están volcadas en la modernización acelerada de su agricultura: Egipto (10,1 millones), Azerbaiyán (4,1 millones), Irán (3,8 millones), México (3,7 millones) y Marruecos (3,1 millones). Les siguen países hispanoamericanos como Perú, República Dominicana, Brasil y Chile, así como Argelia, Costa de Marfil, Finlandia, Bulgaria, Francia, Portugal y Turquía.

El Info resalta que el mercado demanda cada vez más proyectos 'llave en mano', en los que se integran tanto el montaje de invernaderos como la incorporación de procesos de climatización y fertirrigación controlados por ordenador, tableta o, incluso, desde un 'smatphone'.

Es esa capacidad de materializar proyectos desde cero lo más valorado por países iberoamericanos y africanos, muchos de los cuales se ven lastrados por su escasez de ingenieros agrónomos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos