Linde dice que el Popular era solvente hasta dos días antes de su venta

El gobernador del Banco de España insiste en que el problema de la entidad financiera era de «liquidez» y que su organismo no participó en la resolución del banco

David Valera
DAVID VALERAMadrid

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ha exonerado de cualquier responsabilidad a su organismo sobre la crisis del Popular. Al mismo tiempo, ha explicado que el problema del banco no era de solvencia, sino de liquidez. De hecho, ante las críticas de los partidos de la oposición por la falta de actuación ante el deterioro de la entidad, Linde ha afirmado que el Popular era solvente "hasta el día 5 de junio". Es decir, dos días antes de que el Mecanismo Único de Supervisión considerase inviable la compañía y se produjese la venta por un euro al Santander.

"Puedo decir que el banco Popular de acuerdo con la normas europeas era solvente", ha reiterado Linde durante su comparecencia en la Comisión de Economía del Congreso. Es más, ha insistido en que el Popular era solvente con las cuentas de 2016 y las presentadas en el primer trimestre de 2017 según la definición de solvencia de la normativa europea. Y ha vuelto a señalar la falta de liquidez como responsable del empeoramiento del banco

Sin embargo, Linde no ha entrado a valorar la importante salida de depósitos -hasta 18.000 euros según fuentes financieras- que se produjo en los días previos a la venta, incluyendo la retirada por parte de comunidades autónomas y ayuntamientos como reconoció el propio ministro Luis de Guindos. Linde tampoco se ha referido a las palabras de la presidenta del Mecanismo Único de Resolución del BCE, Danièle Nouy, que vio "margen" para que la justicia española investigue si hubo información privilegiada.

En cualquier caso, Linde se ha lavado las manos sobre la evaluación del Popular. Así, ha insistido en que desde noviembre de 2014 el Banco de España "no es el supervisor" de las entidades financieras, una responsabilidad que corresponde al Mecanismo Único de Supervisión del BCE. También ha recordado que el Banco de España no tenía competencias para "oponerse o apoyar" la ampliación de capital que el Popular realizó en 2016 a la que acudieron muchos pequeños inversores que ahora han perdido todo el capital de sus acciones.

Asimismo, ha recordado que el Banco de España tampoco participó en la decisión de resolución del Popular, sino qu fue una medida adoptada por las autoridades europeas de supervisión. Linde sí ha reconocido que el Banco de España dio el visto bueno a que el Santander fuera el comprador del Popular al considerar que era una entidad "adecuada" para ello.

«Sin culpar a nadie»

El gobernador del Banco de España no ha querido analizar el informe sobre la crisis financiera publicado por el organismo el viernes y que daba por perdidos 60.000 millones de ayudas a la banca. A pesar de las preguntas de los portavoces de PSOE y Ciudadanos, Linde se ha limitado a afirmar que el documento "no pretende exculpar a nadie, ni acusar a nadie". Fue un intento de justificar la ausencia de autocrítica que le reprocharon varios diputados. "Hemos hecho un informe lo más neutral y aséptico posible".

Por último, Linde ha expuesto las líneas generales del informe anual de la economía. Así, estima que el PIB recuperará el nivel previo a la crisis este segundo trimestre. También ha valorado que la política expansiva se mantendrá hasta 2019, aunque con un ritmo más moderado por la disminución de precios del petróleo o de la normalización de la política del BCE. Asimismo, ha recordado que pese a la mejora, el nivel de desempleo todavía es el doble de la media europea.

Fotos

Vídeos