Las grandes constructoras recortan más de un 36% sus ganancias en la primera mitad del año sin extraordinarios

Sede central de Sacyr en Madrid.
Sede central de Sacyr en Madrid. / Andrea Comas (Reuters)

La recuperación de la obra pública a nivel regional en España les ayuda a facturar un 9% más, con casi 33.000 millones, además de reducir su ya menos pesada deuda un 26%

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

Cara y cruz para las constructoras en el primer semestre, si bien en líneas generales albergan un mayor optimismo que hace un año por la recuperación del mercado nacional. Tras los datos publicados este viernes por Sacyr, el balance de las seis primeras firmas del sector arroja un desplome del 36,6% en sus beneficios, al no contar ya con el impulso de otras operaciones extraordinarias. Sobre todo en Acciona, que se anotó hace un año plusvalías de 657 millones de euros por la venta de parte de sus activos renovables, en concreto los aerogeneradores de Wind Power y Nordex.

Al cierre de junio, la ganancia neta de los reyes del hormigón y el acero se situó en 820,4 millones, 470 millones menos que los registrados en el primer semestre de 2016. Como era previsible, sin esos aportes extra Acciona redujo mucho su beneficio (casi un 87% hasta 80 millones), mientras que ACS (416 millones, un 7,2% más) y Ferrovial (240 millones, 27% más) exhibieron de nuevo su músculo notable. La nota negativa fue OHL, con unas pérdidas de 32 millones derivada, sobre todo, de los gastos asociados (34 millones) a su expediente de regulación (ERE) para 457 empleados.

A medio plazo, no obstante, las perspectivas parecen buenas y eso se está notando ya en sus cotizaciones bursátiles, que desde hace varias semanas parecen relativamente a salvo de los vaivenes del mercado. De un lado, su facturación ha subido un 9% de enero a junio hasta alcanzar los 32.948 millones. Mejora con ello en casi 2.800 millones los ingresos obtenidos hace un año, fruto en parte de la recuperación de la licitación pública en España. En este apartado, ACS mejora con mucho al resto, concentrando casi el 53% de las ventas con 17.386 millones, casi tres veces más que Ferrovial (6.059 millones), la siguiente en esta lista.

Según la patronal Seopan, el volumen de las obras promovidas por las administraciones creció un 3,5% en ese mismo periodo, ascendiendo así a 4.686 millones. Aunque fueron ayuntamientos y comunidades autónomas los que tiraron al alza de los contratos públicos ante el fuerte descenso en los concursos vinculados a trabajos del AVE, cuyo importe fue un 43% menos que hace un año al no pasar de los 84 millones. También se desplomaron las licitaciones de carreteras, un 67% inferiores tras quedarse en solo 247 millones.

En total, el Ministerio de Fomento invirtió en obra pública hasta junio 1.100 millones menos que hace un año, no pasando de 747 millones su aportación a la cartera de nuevos contratos de las administraciones para infraestructuras. De hecho, tres cuartas partes de ellos (en concreto, casi el 78%) fueron protagonizados por corporaciones municipales y regionales, con sendos crecimientos del 61% y el 41%.

Con menos lastre

Por otra parte, las constructoras redujeron un 26% el pesado lastre de su deuda, que queda ahora en 19.823 millones. Era tradicionalmente su gran asignatura pendiente, aunque la han mejorado con creces en los últimos años. Destacan especialmente en esa tarea Sacyr, que recortó su pasivo casi un 20% en el primer semestre hasta dejarlo en 2.986 millones, y ACS que lo eliminó en un 56% hasta quedar en 1.654 millones.

Las peor situadas en este aspecto son Acciona (5.571 millones) y Ferrovial (4.310 millones), que además concentran prácticamente la mitad de los números rojos de las grandes. Las dos, además, fueron las únicos que los aumentaron hasta junio, un 2% y un 1%, respectivamente.

Fotos

Vídeos