Fripozo eleva más de un 30% la producción tras ampliar sus instalaciones

Interior de las instalaciones de Fripozo, en Las Torres de Cotillas./G. F.
Interior de las instalaciones de Fripozo, en Las Torres de Cotillas. / G. F.

La empresa, del Grupo Fuertes, superará este año los 100 millones de euros de facturación y ya diseña una segunda factoría

JUAN CARLOS HERNÁNDEZLAS TORRES DE COTILLAS

La firma torreña Fripozo, especializada en comida congelada, acaba de poner en marcha su ampliación de maquinaria tras una inversión de 4 millones de euros. Se trata de una línea de producción que se dedicará a carnes empanadas y horneadas, a un ritmo de 1.500 kilos la hora. Con ello la empresa incrementa en más de un 30% su capacidad hasta alcanzar los 22 millones de kilos al año. El siguiente paso será la construcción el año que viene de una segunda factoría, también en las Torres de Cotillas.

La inversión efectuada por Fripozo responde al inicio de su proyección exterior. Desde este año vende sus productos en 850 supermercados británicos de la mano de Aldi, una de las cadenas de distribución más grandes del mundo. Para ello ha tenido que crear comidas específicas para el gusto de los ingleses (no suelen usar freidoras ni sartenes, sino hornos eléctricos). También ha entrado en los mercados de Italia y Bélgica, y está en negociaciones para hacerlo en Alemania y Francia.

Al mismo tiempo, la empresa ya realiza envíos a México, Colombia, Perú, Chile y Guatemala. El interés por Hispanoamérica no es casual, según indica Adolfo Sujatovic, director de marketing: «Es cierto que nos encontramos allí con distintas barreras que no existen en la Unión Europea, pero los hábitos de consumo son muy similares a los nuestros, por lo que no tenemos que elaborar comidas específicas para tales países».

Su marca es la tercera más popular para los consumidores españoles gracias a su apuesta por platos de 'urban food' Más de 12.000 bares y restaurantes compran a la firma torreña, que cuenta con una gama de 700 productos

Dentro de España, Fripozo se ha erigido en el mayor suministrador directo de alimentos congelados para la hostelería nacional. Más de 12.000 restaurantes y bares compran semanalmente a esta empresa, que cuenta con una gama de 700 productos.

Fripozo se ha convertido igualmente en aliado estratégico de las principales cadenas de restaurantes del país, desde Telepizza, Foster Hollywood, Muerde la Pasta y TGB hasta 100 Montaditos, Mercado Provenzal y La Sureña. La firma elabora platos preparados que encargan expresamente dichas franquiciadoras.

La expansión de Fripozo, tanto dentro como fuera de España, obligaba a efectuar una ampliación de maquinaria dentro de su planta de 25.000 metros cuadrados. Así, a las cuatro líneas de producción ya existentes se unió el pasado mes de octubre una quinta que triplica la velocidad de elaboración de comida de las anteriores. Por otro lado, los procesos empleados reducen la absorción de aceite por parte de los alimentos obtenidos, «logrando una mejora del perfil nutricional», destaca Sujatovic.

El aumento de la producción hasta los 22 millones de kilos anuales permitirá a Fripozo romper la barrera de los 100 millones de euros de facturación al cierre del presente ejercicio (el año pasado fueron 95 millones). Con tal nivel de ingresos la empresa acometerá el año que viene la construcción, en el paraje de La Pilica, de una segunda factoría, cuya tramitación está en su recta final. La inversión ascenderá a 30 millones.

Merced a la experiencia obtenida a partir de la elaboración de platos para cadenas de restaurantes, Fripozo ha optado por especializarse en lo que se llama 'urban food' para consumidores de entre 20 y 40 años; esto es, estudiantes, jóvenes profesionales y parejas sin hijos, quienes valoran la novedad, la comodidad y la rapidez a la hora de cocinar.

Para ello comercializa dos líneas de artículos. Por un lado, carnes y pescados rebozados, enharinados o empanados, con amplia gama de sabores (salsas kebab, barbacoa y miel, cajún, etc.); por otro, salteados con carne (especialmente bacon, jamón y pavo) y pescado.

Los últimos lanzamientos de la marca Fripozo son 'crunchis' de gouda y pollo, 'tenders' de sabor cajún o de barbacoa y miel, así como 'mixtos' (variantes más elaboradas de los san jacobos) de pavo o jamón york. A ellos se suman salteados de quinoa, arroz integral y kale. Para Reino Unido ha desarrollado tres tipos de pechuga empanada con otros tantos sabores, muy populares entre los consumidores ingleses pero ajenos al mercado español: 'crispy breaded', 'hot & spicy' y 'southern fried'.

El éxito de Fripozo entre los consumidores ha desplazado a Maheso y sitúa su marca como la tercera más vendida del país, solo por detrás de enseñas veteranas como La Cocinera y Findus. Los productos son comercializados por Carrefour, Consum, Dia y Alcampo. Aun así, el grueso de la facturación de la empresa se concentra en su segunda etiqueta, Tenedor de Plata (para mayoristas que sirven a restaurantes y cadenas de supermercados), y en marcas de distribuidor, caso de Mercadona y Lidl.

Los nuevos platos de comida congelada (la empresa los llama «soluciones») requieren entre ocho meses y un año entre su concepción -hay un chef dedicado a nuevas recetas-, desarrollo, cata y perfeccionamiento. Incluso antes de que salgan al mercado, los preparados son servidos en comedores de varias compañías de Las Torres de Cotillas para que sus trabajadores los valoren de manera objetiva. Adolfo Sujatovic resalta que las «soluciones de alimentación» ya representan la mitad de los ingresos de la empresa. Y eso que la exportación solo está comenzando.

Fotos

Vídeos