Los depósitos a plazo fijo pierden en Murcia casi 2.000 millones en un año

Un cliente es atendido en una sucursal bancaria./Marcos Vega
Un cliente es atendido en una sucursal bancaria. / Marcos Vega

Los bajos tipos de interés desploman este producto financiero, cuyo peso en la banca se ha contraído a la mitad desde 2011

Juan Carlos Hernández
JUAN CARLOS HERNÁNDEZMurcia

Mantener los ahorros en depósitos a plazo fijo requiere cierta moral cuando los intereses se encuentran en mínimos históricos. A comienzos de año sumaban 7.676 millones de euros entre los murcianos, un 20,5% menos respecto a doce meses antes. Tal porcentaje supone un 'drenaje' de 1.985 millones. Sin embargo, otros productos financieros, como los fondos de inversión y los planes de pensiones, apenas se benefician de esta salida de dinero.

Hay que remontarse hasta junio de 2005 para ver un nivel más bajo de capital en depósitos a plazo en las sucursales bancarias de la Región. Entonces eran 7.198 millones. La 'edad de oro' se alcanzó en septiembre de 2011, con 15.477 millones. Eran tiempos en los que su rendimiento medio estaba en el 3,11% TAE a partir de los doce meses. Desde esa fecha iniciaron un ligero declive hasta alcanzar un nuevo repunte en marzo de 2014, con 14.606 millones. A continuación cayeron de forma pronunciada y entraron en barrena el año pasado cuando el euríbor se tornó rojo (ahora está en el -0,19%).

7.676
millones de euros sumaban los depósitos a plazo fijo de los ahorradores murcianos a inicios de año; eran 1.985 millones menos que doce meses antes.
15.477
millones de euros fue el máximo capital que obtuvo este producto financiero en la Región, en pleno apogeo de la crisis.
16.225
millones es el dinero que había en cuestas corrientes y de ahorro en enero de este año en Murcia, un récord histórico.

La media de los intereses ofrecidos a particulares por los depósitos a plazo oscila entre el 0,11% hasta dos años y el 0,17% a partir de ese lapso de tiempo. Para las empresas, la media está en el 0,24%, según los datos que maneja el Banco de España. Teniendo en cuenta que hay que descontar los impuestos (el 21% del rendimiento como mínimo), más las comisiones (si hay cancelación anticipada, algo frecuente hoy en día), la rentabilidad neta de este producto apenas permite mantener el poder adquisitivo del dinero depositado ante la evolución del IPC.

Ante todo, liquidez

Los hogares murcianos quieren disponer de un abultado remanente de dinero a mano. Sobre tales familias -la gran mayoría con escasa formación financiera- también pesa el recuerdo del escándalo de las preferentes y de las acciones de Bankia y Banco Popular, por lo que desconfían de otros productos financieros y de los mercados bursátiles. Ello explica que las cuentas corrientes y de ahorro sumen cifras jamás vistas hasta ahora en las 820 oficinas bancarias de la Región: 16.225 millones en enero, 1.926 más que doce meses antes y nada menos que 11.746 más respecto a enero de 2015.

En el último año se han registrado notables crecimientos en las entidades respecto a sus saldos de cuentas remuneradas. A diferencia de los depósitos, estos instrumentos son más flexibles, ya que disponen de una liquidez mayor. Además, retribuyen una cierta cantidad de ahorro con la condición de aumentar la vinculación del cliente vía domiciliación de nómina y recibos, o bien contratando tarjetas.

En contraste, los fondos de inversión suscritos por 102.000 murcianos solo sumaban el año pasado 2.740 millones de euros, según la patronal financiera Inverco, solo 220 más que en 2016. Y eso que dieron una rentabilidad media del 2,6%. Y los 20.000 partícipes que optaron por renta variable nacional se llevaron una 'tajada' del 12,5%; porcentaje solo superado por quienes prefirieron fondos basados en títulos de Japón y de países emergentes, con un 14,5% y un 16,6%, respectivamente; los fondos referenciados a Wall Street también ofrecieron alegrías, con un 10,5%, al igual que las Bolsas de la Eurozona, con un 8,9%.

¿Y los planes de pensiones individuales? Cerraron el pasado ejercicio con una rentabilidad media del 2,56% anual para más de 280.000 murcianos. Sin embargo, el capital total dedicado en Murcia se elevaba en el pasado ejercicio a 1.353 millones de euros, tan solo 103 más que en el precedente, de acuerdo con Inverco.

Por su parte, los seguros de vida-ahorro (inmunes a embargos y con nula tributación hasta su 'rescate') siguen sin cobrar atractivo. Además, no están cubiertos por el Fondo de Garantía de Depósitos.

Estrategias

Para frenar la sangría de las cuentas a plazo fijo, algunos bancos ofrecen 'cebos' de entre 1,5% y 2% TAE, pero solo para periodos cortos de tiempo -una táctica que actualmente va decayendo-, así como para nuevos clientes y grandes sumas de dinero, con inclusión, eso sí, de productos financieros adicionales.

También hay entidades que ofrecen tipos de interés variables o mixtos. Es el caso de los llamados depósitos estructurados, en los que, tras un periodo inicial a un tipo fijo, se aplica a continuación uno variable vinculado a un índice bursátil o al valor de una cesta de acciones. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) advierte de que, en la práctica, se trata de fondos de inversión garantizados en los que no se puede sacar el dinero antes del plazo contratado.

Con todo, el traspaso de depósitos fijos hacia cuentas está siendo alentada por los propios bancos, porque los capitales inmovilizados ya les salen más caros. Con las políticas del Banco Central Europeo abasteciendo con una liquidez más que abundante al sector financiero, las entidades no tienen necesidad de 'pescar' depósitos con tipos más altos para financiarse. Su transformación en depósitos a la vista les facilita la defensa de su margen de interés en un contexto condicionado por tipos al 0%. Se ahorran intereses al tiempo que procuran que el dinero permanezca 'dentro de su jurisdicción' y no huya en busca de rentabilidades más atractivas, pero también más arriesgadas.

La banca gana, señores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos