El capital de las cuentas de ahorro supera por primera vez al de las corrientes

Clientes de una oficina de Bankia, en una imagen de archivo.l
Clientes de una oficina de Bankia, en una imagen de archivo.l / C. Rubio

El drenaje de los depósitos a plazo, por su falta de rentabilidad, elude los fondos de inversión en Murcia

Juan Carlos Hernández
JUAN CARLOS HERNÁNDEZMurcia

Mantener los ahorros a plazo fijo es ya un acto de fe ante su casi nula rentabilidad. Cada vez más murcianos la pierden y buscan alternativas. De sus depósitos "seguros" salieron nada menos que 5.738 millones de euros durante los tres últimos años, según el Banco de España. Muchos analistas pensaron entonces que buena parte iría a fondos de inversión, actualmente en boga en el mundo financiero nacional. No ha sido así en la Región. Solo 468 millones pasaron a sumar el patrimonio conjunto de tales productos durante ese mismo periodo de tiempo.

Por el contrario, las cuentas de ahorro recibieron una inyección de 2.580 millones entre 2014 y 2016 hasta alcanzar niveles nunca vistos; incluso rebasar por primera vez en la historia de la banca murciana el capital que mueven las cuentas corrientes abiertas en las 849 sucursales de la Región.

La edad de oro de los depósitos a plazo en la Región se alcanzó en septiembre de 2011, con 15.477 millones. Eran tiempos en los que su rendimiento medio estaba en el 3,11% TAE a partir de los doce meses. Desde esa fecha inició un ligero declive hasta alcanzar un nuevo repunte en marzo de 2014, con 14.606 millones. A continuación cayó en barrena hasta quedarse en 8.867 millones en marzo de este año, casi el mismo nivel que había en la antesala de la crisis, en septiembre de 2006.

La media de los intereses ofrecidos a particulares por los depósitos a plazo oscila actualmente entre el 0,16% hasta dos años y el 0,65% a partir de ese lapso de tiempo. Para las empresas, la horquilla está entre el 0,52% y el 1,38%, según los datos que maneja el Banco de España. Teniendo en cuenta que hay que descontar los impuestos (el 21% del rendimiento como mínimo), más las comisiones (si hay cancelación anticipada, algo frecuente hoy en día), la rentabilidad neta de este producto apenas permite mantener el poder adquisitivo del dinero depositado ante la evolución del IPC.

Para frenar la sangría, algunos bancos ofrecen "cebos" de entre 1,5% y 2% TAE, pero solo para periodos cortos , para nuevos clientes y para grandes sumas de dinero, con inclusión de productos financieros adicionales. También hay entidades que ofrecen tipos de interés variables o mixtos. Es el caso de los llamados depósitos estructurados, en los que, tras un periodo inicial a un tipo fijo, se aplica un tipo variable vinculado a la evolución de un índice bursátil o al valor de una cesta de acciones. En la práctica son fondos de inversión garantizados en los que no se puede sacar el dinero antes del plazo contratado.

Los fondos de inversión, por su parte, tuvieron un excelente arranque en 2014. Su capital conjunto creció un 31% en aquel año y se situó al final de ese ejercicio en 2.272 millones de euros. Sin embargo, a primeros de este año tal patrimonio estaba en solo 2.740 millones, según la patronal financiera Inverco, pese a la constante fuga de dinero de los depósitos a plazo fijo.

Los vaivenes que han sufrido los rendimientos de los fondos –sobre todo en 2016– no convencen a los ahorradores murcianos de perfil conservador. Menos aún si se tienen en cuenta las rentabilidades negativas que en los últimos meses han ofrecido los fondos de renta fija tras acabar el "boom" de las deudas soberanas.

En contraste, el producto financiero más elemental de todos, la cuenta de ahorro, vive este año momentos excepcionales en la Región. De los 4.999 millones que sumaban a primeros de 2014 se ha pasado a la cifra récord de 7.491 millones; esto es, un crecimiento de casi el 50%.

Los hogares murcianos quieren disponer de un abultado remanente de dinero a mano y, con los tipos de interés bajo mínimos históricos, tales depósitos presentan la ventaja de estar exentos de comisiones de administración y mantenimiento.

Sobre tales familias –con escasa formación financiera la gran mayoría– también pesa el recuerdo del escándalo de las preferentes y los casos de los accionistas de Bankia y Banco Popular, por lo que desconfían de otros productos financieros y de los mercados bursátiles.

De mantenerse el actual ritmo de entrada de dinero (fueron 614 millones entre el pasado septiembre y marzo), las cuentas de ahorro superarán a los depósitos a plazo en la primera mitad de 2018.

Por de pronto, el capital acumulado en las cuentas de ahorro de la Región superó el pasado mes de marzo al dinero disponible en cuentas corrientes de familias y empresas. Y eso que los depósitos a la vista se encuentran también en máximos históricos, con 7.346 millones de euros, un 78% más con respecto a enero de 2014.

Para hacerse una idea, el mayor tope que se alcanzó antes de la crisis fue de 5.516 millones, en junio de 2007. En aquella época, con la burbuja del ladrillo a punto de explotar, miles de familias murcianas estaban atrapadas por hipotecas que no dejaban mucho resquicio a la liquidez.

Gastar o esperar

Aparte de la recuperación económica, buena parte del incremento registrado durante los tres últimos años procede de depósitos a plazo que no se renuevan y cuyo dinero va temporalmente a cuentas corrientes. Por un lado, para afrontar grandes gastos (montar una pyme, comprar un coche, reformar la cocina o dar la entrada para la adquisición de un piso). Por otro, para buscar productos financieros potencialmente más rentables, como acciones, bonos corporativos, deuda pública, planes de pensiones, seguros de ahorro y fondos de inversión.

Al final, buena parte de ese dinero acaba en las cuentas de ahorro de toda la vida.

Fotos

Vídeos