Bodegas Luzón venderá 770.000 botellas de vino ecológico este año

Labores de vendimia en el viñedo de Bodegas Luzón, entre Castillo de Malax y La Solana (Jumilla).
Labores de vendimia en el viñedo de Bodegas Luzón, entre Castillo de Malax y La Solana (Jumilla). / G. F.

La empresa inicia su expansión dentro del mercado español tras consolidarse en Norteamérica

Juan Carlos Hernández
JUAN CARLOS HERNÁNDEZMurcia

La empresa inicia su expansión dentro del mercado español tras consolidarse en Norteamérica

jumilla. La vendimia que se ha iniciado estos días en el Altiplano se cobrará un buen tributo en cuanto a merma de uva, pero la que sea recolectada dará caldos de «calidad extraordinaria». Así lo resalta Francisco Javier Martínez, director de Bodegas Luzón, quien prevé un aforo de 4.500.000 kilos, de los que el 40% se han obtenido mediante técnicas de cultivo biológico. Por de pronto, este año comercializará 770.000 botellas de vino ecológico, que serán exportadas a Europa y Norteamérica.

La firma, del Grupo Fuertes, espera facturar siete millones en 2018, de los que el 65% procederán de sus exportaciones

La firma bodeguera, que forma parte del Grupo Fuertes, es la tercera más importante de la denominación Vinos de Jumilla, junto con J. García Carrión y Juan Gil. También es una de las pocas de la Región que embotellan el 99% de su volumen. Fue pionera en elaboración de caldos ecológicos en dicha zona geográfica, hasta el punto de ser aptos para veganos, puesto que no utiliza productos de origen animal (albúmina de huevo, por ejemplo) para clarificar sus vinos.

Otro dato. Bodegas Luzón es una de las once empresas que han obtenido el certificado WFCP (Wineries for Climate Protection), el único específico para el sector vitivinícola en materia de sostenibilidad medioambiental, creado en 2011 por la Federación Española de Vino (FEV).

¿Y todo eso da dinero? Al parecer, bastante. Para 2018 espera facturar más de 7 millones de euros, pese a la merma que sufrirá la vendimia. Por de pronto, entre enero y agosto Bodegas Luzón incrementó sus exportaciones un 30% y su penetración en el mercado interior, un 9%. Este último es el principal objetivo de la empresa tras haber consolidado posiciones en Estados Unidos, Canadá y México, destaca el director de la bodega.

Hasta el año pasado, las botellas de Bodegas Luzón solo estaban presentes en el sector hostelero y en enotecas. Ya figuran en lineales de supermercados y grandes superficies de doce comunidades del Levante, Sur y Norte de España. En dos años espera abarcar la totalidad del país, incluyendo las islas. También tiene tienda ‘online’ en su portal bodegasluzon.com. La firma prevé comercializar 1.330.000 botellas en el mercado interior durante el próximo ejercicio.

La principal baza de Bodegas Luzón es la especialización en vinos de calidad medio-alta, para lo que dispone de su propio viñedo: 600 hectáreas repartidas entre las fincas Castillo de Malax y La Solana. Al mismo tiempo dispone de tecnología que asegura la trazabilidad de los caldos, desde la cepa hasta la fermentación, elaboración, crianza y embotellado. La empresa también es abastecida por una treintena de viticultores, que suman otras 1.200 hectáreas.

Los racimos son recolectados a mano. En la vendimia se utilizan cajas de plástico de 10 y 15 kilos, ya que consiguen que la uva llegue entera a la bodega. Allí es seleccionada en mesa. Después, los racimos pasan por la despalilladora, donde se separan las uvas de los raspones. Cada variedad se fermenta de forma separada para mantener sus propiedades. El envejecimiento se lleva a cabo en 2.500 barricas (60% roble francés y 40% roble americano), de las que una cuarta parte ha sido renovada este año tras una inversión de 400.000 euros.

Bodegas Luzón produce esencialmente uva Monastrell (80% de lo vendimiado), si bien en algunos casos incluye la Cabernet, Syrah, Merlot y Tempranillo. Comercializa cinco tipos de caldos. Destacan los de autor (‘Alma de Luzón’, ‘Altos de Luzón’, ‘Las Hermanas’ y ‘Portú’) y crianzas (‘Luzón Crianza Selección 12’ y ‘Luzón Roble’), seguidos por los cosecheros (‘Finca Luzón’ y ‘Luzón Petit Verdot’), blancos (‘Luzón Blanco’ y el espumoso ‘7Grados’, que también tiene su versión en rosado) y ecológicos (‘Luzón Verde’, ‘Las Hermanas Organic’ y ‘Verdecillo’).

El 65% de la producción de Bodegas Luzón se exportará a una treintena de países (2.470.000 botellas), entre los que destacan Estados Unidos y Canadá como principales clientes. En Europa son Alemania, Dinamarca, Suiza y Rusia; en Hispanoamérica, Brasil y Colombia; en África, Nigeria; y en Asia, China, Japón, Corea del Sur y Taiwán. Los últimos en incorporarse han sido México, Noruega y Filipinas. «Este último país nos interesaba por motivos sentimentales, ya que la mayor de sus islas se llama Luzón», indica Martínez.

Enoturismo

Bodegas Luzón sigue apostando por el enoturismo. Sus instalaciones recibirán este año más de 6.600 visitantes, un 10% más. Quienes acuden no solo realizan catas y reciben información sobre el proceso de elaboración de los vinos, sino que pueden participar en él, obteniendo botellas personalizadas con la combinación elegida entre caldos de distintas variedades. Entre el 11 de septiembre y el 8 de octubre se llevará a cabo la sexta edición de Vendimia Abierta para familias, que podrán recolectar uva, pisarla y probar el mosto resultante. Para los expertos están las llamadas ‘catas verticales’, en las que se prueban caldos de distintas añadas.

La firma sigue acumulando galardones. Los dos últimos corresponden a ‘Finca Luzón 2016’, que obtuvo en Londres la Medalla de Oro del concurso International Wine Challenge, y a ‘Altos de Luzón’, premiado en el Asia Wine Trophy de Corea del Sur.

Dentro de su programa de investigación y desarrollo, Bodegas Luzón desarrolla proyectos con el Imida y la Universidad de Murcia para mejorar los procesos de fermentación y rebajar la graduación alcohólica.

Fotos

Vídeos