Más de la mitad de los autónomos murcianos superan los 45 años

Un mecánico autónomo, en su taller. /LV
Un mecánico autónomo, en su taller. / LV

La OCU recomienda pagar cuotas más elevadas a la Seguridad Social a partir de esa edad

Juan Carlos Hernández
JUAN CARLOS HERNÁNDEZMurcia

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) aconseja a los autónomos mayores de 45 años que eleven su base de cotización a la Seguridad Social para obtener así una pensión aceptable. El 53% de los murcianos afiliados bajo ese régimen superan tal edad, de acuerdo con los últimos datos de la Consejería de Empleo, Universidades y Empresa.

La dificultad de encontrar trabajo más allá de los cuarenta años impulsa a cada vez más profesionales de la Región a emprender su propio negocio. En ese sentido, la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) resalta que suelen tener más posibilidades de éxito debido a los conocimientos adquiridos durante su carrera profesional como asalariados.

A primeros de este mes había afiliados a la Seguridad Social un total de 96.532 autónomos en la Región, de los que 62.638 eran hombres y 33.894 mujeres. Según la Consejería, al menos 51.750 son mayores de 45 años.

Elevar el techo

El paso de los 46 a los 47 años constituye un «momento decisivo» para empresarios y profesionales autoempleados, según la Organización de Consumidores y Usuarios. Si cotizan por una base imponible inferior a 1.964,7 euros (la mínima es de 919,8 euros) y no solicitan aumentar el techo, éste queda fijado a partir de los 47 años en 2.023,5 euros, cuando el máximo posible hubiera sido de 3.751,2 euros. De ese modo, la pensión máxima tendría un tope de unos 2.000 euros mensuales cotizando el máximo durante el máximo de años que computan para el cálculo, en lugar de los 2.573 euros a los que podrían tener derecho, resalta la OCU.

La cuota que debe pagar un autónomo es un 29,9% de la base imponible que elija. En el caso de que ésta sea de 2.023,5 euros, ascenderá a 605 euros (un ‘estirón’ importante si se tiene en cuenta que la cuota más baja posible es actualmente de 275 euros); será lo máximo que se podrá pagar si ya se tiene 47 años y no se solicitó en su momento elevar el techo por encima de los 1.964,7 euros. El que aún tiene 46 años dispone de plazo hasta el 31 de octubre para requerirlo a la Seguridad Social.

Para aquellos autónomos que no estén en condiciones de aumentar su cotización al máximo posible, la OCU puntualiza que se puede llegar a la pensión máxima pagando por bases menores cuando la jubilación esté lejana, o cuando se han cotizado muchos años y se abone el máximo en el último tramo de la vida profesional.

Alternativas

La Organización de Consumidores y Usuarios añade que no es necesario dedicar toda la capacidad de ahorro al pago a la Seguridad Social cuanto se tienen al menos veinte años por delante antes de la jubilación. Se puede ir incrementando la cuota de forma progresiva y dedicar el resto a alternativas como fondos de inversión, planes privados de pensiones o adquisición de deuda pública, dinero del que se beneficiarían los herederos en caso de muerte prematura (aparte de las pensiones por viudedad u orfandad).

Las modificaciones de la base imponible se pueden solicitar entre el 1 de enero y el 30 de abril, con efectos del 1 de julio siguiente, o antes del 1 de noviembre, pero tendrá efecto a partir del 1 de enero del año siguiente. La ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo, que está en la recta final de su tramitación parlamentaria, incrementará hasta cuatro el número de veces en las que se podrá cambiar en un año a partir de 2018.

'Cuota cero'

Otra de las ventajas de la nueva legislación es que hace compatible el autoempleo con el 50% de la pensión, o con el 100% si se tiene al menos a un trabajador contratado. Tal opción beneficiará especialmente a los agricultores murcianos. La llamada 'tarifa plana' de 50 euros de cuota se extiende a doce meses y será accesible para aquellos emprendedores que se den de alta en el RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos) por primera vez o tras un lapso de dos años, así como a trabajadoras que se reincorporen tras haber sido madres. En el segundo año de actividad, la cuota mínima lleva un 50% de descuento los seis primeros meses y los seis segundos, un 30%, que será prorrogable para jóvenes.

Por su parte, los parados murcianos de larga duración -la mayoría tiene más de 45 años- que decidan hacerse autónomos pueden beneficiarse ya de la ‘cuota cero’, con la que no se paga nada a la Seguridad Social durante el primer año (es la Comunidad quien lo asume), mientras que en el segundo año la cuota es de 50 euros al mes.

Los requisitos para recibir la ayuda son que estas personas acumulen doce de los últimos dieciocho meses en paro y que sigan un itinerario en el SEF con medidas de acompañamiento por parte de sus orientadores, que incluirán la firma de un acuerdo personal. A cambio se les ofrece todos los recursos y el asesoramiento para que su apuesta por el autoempleo tenga más opciones de éxito. Además, recibirán una ayuda que puede llegar hasta los 3.500 euros, como incentivo para que inicien una actividad, informó ayer el presidente regional, Fernando López Miras. El SEF ya ha ofrecido este 'acuerdo' a más de 20.000 parados de larga duración, de los que 12.000 lo han suscrito.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos