Vitor Benite, el mirlo blanco de la ACB

Vitor Benite, en la plaza Julián Romea. /Vicente Vicéns / AGM
Vitor Benite, en la plaza Julián Romea. / Vicente Vicéns / AGM

"La parte más importante del deporte es la cabeza, y hay que tenerla sana"

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEA

Según los resultados de los últimos barómetros del CIS, solo el 28,6% de los españoles asegura leer a diario. Esto ocurre en un país que se permite estereotipar al deportista profesional como poco interesado por la cultura, donde habría que conocer hasta qué niveles desciende el porcentaje.

Vitor Benite surge para romper el molde. El escolta del UCAM acude a nuestra cita con el libro que ocupa sus ratos libres estos días, 'Sapiens: De animales a dioses'. "Me gustan mucho la Historia y la Psicología, saber por qué los humanos pensamos de tal manera". Sabe que tiene por delante un año en el que se espera mucho de él, y para ser el líder "tanto dentro como fuera del vestuario" que Ibon Navarro espera, para el brasileño es fundamental oxigenar la mente con entretenimientos culturales, "no solo para desconectar. La parte más importante del deporte es la cabeza, y alimentarla de cosas diferentes es algo que a mí me viene muy bien".

Gran devorador de libros, Benite no se cierra a ningún género literario, sino que lo deja a elección "del momento anímico que vivo. Cuando estoy alegre leo ficción, pero si estoy pasando por un bajón, algo que me ayude en el día a día". Como todo brasileño, uno de los primeros libros en pasar por sus manos fue 'Capitanes de la arena', de Jorge Amado, uno de los autores brasileños más traducidos y gran referente de una literatura "reivindicativa y crítica". El jugador se explica: "En Brasil, por nacer como una colonia portuguesa, parece como si a los extranjeros le quitáramos lo bueno, y siempre hemos sido un pueblo con ganas de mejorar, denunciando por medio de la cultura problemas como la violencia, la pobreza, la falta de infraestructura…".

LAS FRASES

Literatura brasileña
«Es una literatura reivindicativa y crítica, que denuncia los males de nuestra sociedad»
Música
«En mi familia hemos estudiado guitarra y percusión desde niños»
Viajes
«Me gusta viajar en solitario porque es una oportunidad para estar conmigo mismo»
Política
«En los países subdesarrollados, a los políticos no les interesa que la gente sea lista»
UCAM Murcia
«El UCAM puede ser grande en Europa, y a mí me gustaría estar en el equipo hasta que esté ahí»

Tal y como avanza la conversación, es imposible no hacer referencia a la película brasileña más internacional, 'Ciudad de Dios', con varias nominaciones a los Oscar en 2003 y que sirvió como gran exponente para la comunidad internacional acerca de estos problemas, a través de la historia de una guerra entre clanes en las favelas más pobres de Río de Janeiro. "La realidad es muy dura porque hay una distinción muy grande entre gente rica y pobre. En Río se nota más, porque te encuentras una favela y justo al lado un barrio de gente millonaria".

Es en estos momentos cuando Vitor Benite se destapa totalmente como un deportista diferente. En un gremio donde la política es un tema tabú, esta surge sin necesidad de preguntar explícitamente por ella, en pleno análisis de las dificultades a que hace frente el pueblo brasileño, especialmente la corrupción. "En los países subdesarrollados los políticos intentar alejar a la gente de la cultura, porque cuando la gente no tiene estudios, no es lista, ellos pueden mantenerse en el poder". Sabe que los deportistas pueden verse involucrados en problemas cuando se pronuncian en asuntos políticos, pero no disimula que a él le interesa "mucho", y lo toma como una responsabilidad. "Quienes tenemos influencia sobre la sociedad deberíamos tener más personalidad para decir qué cosas se tienen que denunciar. En Brasil hemos alcanzado un punto insostenible con la corrupción, y la gente que tiene la posibilidad de hablar siempre está callada para no ponerse en un riesgo". Eso sí, "primero hay que conocer y entender qué pasa antes de exponer una opinión".

Un estamento que no ha sido ajeno a estos problemas políticos es la Confederación Brasileña de Baloncesto, a quien la FIBA ha impuesto una multa "mayor de lo que se dice" después de años de irregularidades financieras y administrativas. "Pasa lo de siempre, la gente llega al poder y piensa en su propio ego y cómo mantenerse arriba". Lo único que le pide a su nuevo presidente, Guy Peixoto, es que "intente cambiar las cosas, pero que no se quede muchos años, porque el cambio siempre es necesario". Se siente autorizado a hablar en estos términos porque es ya un hombre importante del equipo nacional, después de destaparse con una 'selección B' en los Panamericanos de 2015 como un jugador "válido para el equipo principal en un momento clave de mi carrera", después de un año difícil en que tuvo que salir de una operación en el ligamento cruzado anterior de su rodilla –de la que demostró estar recuperado con actuaciones como los 34 puntos ante Estados Unidos-, y confirmarse para el mismo en los Juegos Olímpicos de Río 2016, "el momento más bonito y a la vez más difícil con la selección", ya que a pesar de su buen equipo –ganaron a España-, un error propio contra Argentina les hizo claudicar en primera fase. Aun así, aquella experiencia siempre será "uno de los mejores momentos de mi vida, estar en la Villa Olímpica con gente que admiro como Michael Phelps, Usain Bolt… Es el tipo de cosas que contaré a mis hijos".

No es deportista, pero alguien que también le encanta lo que hace es el grafitero brasileño Eduardo Kobra, que después de haber decorado enormes fachadas en algunas de las ciudades más importantes del mundo escogió Murcia y el centro cultural Puertas de Castilla para su estreno en España. Benite no quiso dejar pasar la oportunidad de conocerle, uno de sus momentos más especiales en Murcia porque "me encanta su arte" y por ser "una persona que salió de la calle en Brasil y ahora tiene una influencia cultural muy grande". Precisamente es la pintura el siguiente paso de Benite, que revela que "algún día me gustaría asistir a clases para entender más el arte".

Mientras tanto, se conforma con la música, su manera propia de explotar sus inquietudes culturales. Practica el bajo, y junto a sus hermanos se le puede ver en Instagram tocando el 'That's alright, mama' de Elvis Presley. "En mi familia hemos tomado clases de guitarra y percusión desde pequeños". Aunque su género favorito es el rock británico "por influencia de mi hermano mayor", aprovecha para reclamar reconocimiento a la música brasileña, que considera "de las mejores del mundo, te diría que estamos ahí con Inglaterra, porque tenemos mucha diversidad y de muy buena calidad".

A pesar de contar con un abanico cultural tan extenso, tiene claro que su pasatiempo favorito es "tomar un café con mis amigos, con gente interesante e inteligente que me aporte, es lo que más me gusta".

¿Y viajar? Es algo que va ligado inherentemente al deportista profesional, pero, por supuesto, los viajes de Vitor Benite no solo son por motivos de trabajo, también por placer. Desde que vive en Europa, viajar ha ido a la cima de su lista de prioridades en los días libres, porque "en Brasil está todo mucho más lejos". Lo hace en solitario, "una oportunidad para estar conmigo mismo y conocer culturas distintas". Pero claro, el calendario ACB no para desde su inicio hasta el final… salvo por el fin de semana de la Copa del Rey, cita que se le resiste al UCAM. En sus dos años aquí, Benite ha aprovechado estas ausencias para conocer por su cuenta Londres y París, pero bromea asegurando que "aunque me encanta viajar, intenté mi máximo por jugar la Copa, y este año quiero y creo que la vamos a jugar".

Es un desafío ineludible para un equipo que lleva varios años seguidos quedándose a las puertas, como lo es compaginar la competición doméstica con la europea, donde el escolta bromea menos al pensar en el viaje que les espera hasta Krasnoyarsk, en la inhóspita Siberia. "El año pasado ya fuimos a San Petersburgo, una ciudad preciosa, pero no sé si un brasileño como yo sería capaz de vivir allí". Algo en lo que no duda ni un ápice es cuando se le pregunta por sus sensaciones para esta temporada, a lo que responde firme y serio: "las mejores posibles". Es su tercer año en Murcia, comparte capitanía con Antelo y es la mano derecha de Ibon Navarro en un vestuario que lidera "con libertad para hablar con todo el mundo, sin ninguna presión".

Echa la vista atrás y reconoce la dificultad de su primer año con un entrenador tan "exigente" como Fotis Katsikaris, que "no deja vivir al jugador en una zona de confort, te pone retos todos los días". Benite siempre había tenido una relación muy próxima con sus entrenadores, pero eso es algo que el griego "pone muy difícil", pero, matiza, "entendí que su intención era sacar lo máximo de todos, con el tiempo empecé a soltarme con él, y él después de conocerme comprendió que podía tener una relación así conmigo". Si tiene que destacar algo de su exentrenador se queda con "la ambición, muy necesaria en un equipo como el UCAM".

Vitor Benite no es un jugador diferente solo por sus inquietudes culturales, también por aguantar tres años en el mismo equipo en una época donde el tráfico de jugadores es desconcertante. Al respecto deja algo que va a gustar a más de un aficionado. "Siento Murcia como mi casa. Tengo 27 años y ha llegado un punto en el que me gustaría estar en un equipo por mucho tiempo y ayudarle a crecer. Aquí miras hacia arriba y siempre están los mismos –Madrid, Barça, Valencia…-, pero creo que el UCAM puede llegar a ser como ellos algún día". ¿De verdad? "Sí. Una ciudad como Murcia tiene la posibilidad de que su equipo llegue a ser grande en Europa. Tenemos que tener ambición y trabajar mucho, pero veo la posibilidad, y a mí me gustaría estar en el equipo hasta que esté ahí".

¿Un último alegato en favor de la cultura para terminar? "Siempre digo que a mí todo lo que me quita un poco de baloncesto y aporta alguno nuevo, ayuda. Hay que tener la cabeza sana, y pensar todo el tiempo en el baloncesto mete mucha presión. Y es algo que debería llegar desde los clubes, intentar que el jugador hiciera cosas distintas".

Narooma, el cambio que pide la industria de la moda

Vitor Benite no solo llena su tiempo libre de cultura, también de trabajo. En su primer año en Murcia no estuvo solo, le acompañó su hermano mayor Thomás, con quien habló mucho sobre "hacer algo que hiciera un cambio, aunque fuese pequeño, en la sociedad". A los Benite siempre les ha atraído la moda, e investigando descubrieron que esta industria "es la tercera que más contamina del mundo". Fue así como surgió Narooma, su propia línea de ropa "ecológica y que no contamina". Quieren diferenciarse de las grandes empresas, que "ponen precios muy bajos a ropa de muy mala calidad que se estropea enseguida, y a la gente le da igual porque se la puede volver a comprar". El desperdicio de tejido es enorme, "pero nosotros todo el algodón que sobra lo reutilizamos y hacemos que la calidad sea mayor para que las camisetas duren más". Es una manera también de "frenar el nivel disparado de consumismo de esta sociedad". Parte de los ingresos se destinan a una organización que mira por la preservación del Amazonas y, a diferencia de las grandes marcas que llevan sus fábricas a países subdesarrollados donde trabajan esclavizados incluso niños, "nosotros producimos toda nuestra ropa con gente que tiene su trabajo totalmente regulado". Narooma es, en definitiva, "un cambio en la sociedad a través de la moda".

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos