Diferente competición, mismo resultado

Kevin Tumba en una entrada a canasta./Vicente Vicéns / AGM
Kevin Tumba en una entrada a canasta. / Vicente Vicéns / AGM

El UCAM se estrena en la Champions con otro final de infarto, remontando tras ir siempre por detrás y ganando con dos tiros libres de Benite a 14 segundos del final

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEAMurcia

Van a tener que instalar desfibriladores en el Palacio de los Deportes como los de Ibon Navarro quieran seguir brindando partidos de altas emociones. Después de un mal inicio, y de nuevo con Delía y Tumba demostrando su valor reboteador, el UCAM logró remontar un partido en el que no llegó a estar por delante durante ni siquiera un minuto.

Y es que como ocurriera el pasado domingo, el rival empezó imponiendo el ritmo que Ibon Navarro avisaba no querer, con un muy potencial físico que le permitía correr a poco que el UCAM remoloneara en la transición defensiva para en un solo cinco minutos obligar al entrenador local a pedir el primer tiempo muerto (4-12, minuto 5). Los murcianos volvían a encontrarse con problemas en la dirección, y aunque reboteaban dignamente en ataque, costaba ver al balón traspasando la red, cerrando el primer cuarto con un porcentaje de acierto de solo el 26,3%.

78 UCAM Murcia

Kloof (1), Benite (16), Rojas (9), Soko (10) y Tumba (7) –quinteto titular- Mutic, Urtasun (19), Martín (0), Martínez, Hannah (2), Olaizola (2) y Delía (12).

76 Hapoel Holon

Holloway (21), Walden (12), Pnini (9), Alexander (12) y Thomas (20) –quinteto titular- Colman (0), Blatt (0), Mor (2), Harrush y Trawick (0).

PARCIALES:
13-21, 18-17 (31-38), 23-20 (54-58) y 24-18 (78-76).
ÁRBITROS
Tomas Jasevicius, Marek Maliszewski y Paulo Marques. Eliminado: Walden.
INCIDENCIAS
Palacio de los Deportes de Murcia, 4.198 espectadores. 1ª jornada del grupo A de la Champions League.

No había duda. Los israelíes decidían a qué se jugaba, pero dispuesto a confirmar que su excepcional rendimiento del domingo no era flor de un día salía Marcos Delía, que lograba frenar la inspiración de Alexander y Thomas. El argentino les hacía además sudar en defensa, con cuatro faltas recibidas antes del descanso. Con su nueva versión más ofensiva y la ayuda de un Urtasun desatascador el UCAM había logrado reducir las diferencias de dos dígitos a solo un punto (22-23, minuto 13), pero desaprovechaba varias opciones de culminar la remontada y eso permitía a los visitantes, espoleados por la verticalidad de Holloway y Walden, seguir un cuerpo por delante a pesar del endurecimiento defensivo del UCAM, con acciones tan vistosas como los tapones de Tumba, pero que solo anotaba dos canastas más en juego antes del descanso (31-38).

El bajo marcador no era indicativo del juego, con el Hapoel queriendo correr y el UCAM viéndose contagiado, pero los fallos en situaciones fáciles no era un problema exclusivamente murciano. Sin embargo, no era del todo una mala noticia que los israelíes quisieran darle ritmo al asunto, puesto que habían llegado a Murcia con solo nueve jugadores.

A la vuelta sería cuando al UCAM le tocaría sobrellevar sus momentos más delicados, puesto que el Hapoel salía concienciado de hacer una declaración de intenciones, volviendo a jugar muy rápido y lanzando el contraataque hubiese riesgo o no. Así, eran varias las ocasiones en que, por medio de un Thomas muy certero, los de Holon ponían nueve peligrosos puntos de ventaja frente a un UCAM tosco y muy lastrado por las cuatro faltas que cargaban Hannah y Martín, de vuelta tras su lesión. Delicados momentos en los que el primer paso al frente llegaba por medio de Sadiel Rojas, que con tres triples en solo este tercer cuarto capeaba los intentos de cornada de un rival que ponía dos dígitos en su renta (48-58, minuto 27) para provocar un tiempo muerto de Navarro resuelto con dos triples consecutivos de un Vitor Benite por el que su equipo clamaba, especialmente con el descarte de Oleson. Dos certeras cuchilladas que le decían al Hapoel que por mucho que lo intentara siempre iban a encontrar respuesta antes de un último cuarto muy abierto (54-58).

Un último cuarto que Holloway se pedía hacer suyo con cinco rápidos puntos (57-65, minuto 32), pero un 2+1 de Tumba y un triple de Urtasun encendían una reacción continuada con hábiles defensas para que, de nuevo Tumba, culminara la remontada con un mate a dos manos en parcial de 10-0 (67-65, minuto 35). Restando cinco minutos y con varios de los mejores hombres de Hapoel en problemas de faltas, el partido entraba en un combate de tiros libres, no la asignatura favorita del UCAM, que solo anotaría el 61,5%.

Benite tomaría el papel protagonista, aunque primero negativamente, perdiendo un balón que Thomas machaba para dar tres de ventaja (73-76), con Navarro parando el partido a 1:03. La pizarra funcionaba y el brasileño anotaba un rápido triple para empatar, dejando una oportunidad de victoria al Hapoel que desaprovechaba, cayendo el rebote en Rojas. Hannah se precipitaría con un lanzamiento no del todo bien seleccionado, pero el rebote de Tumba –capital en ambos aros-, entregaba el balón de nuevo a Benite, objeto de falta. Con sangre fría anotaría los dos de su serie a 14 segundos para el final. Holloway fallaría el triple para ganar y el UCAM celebraría así con otra victoria al borde del infarto su estreno en Champions.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos