BALONCESTO

Tres rivales, una sola plaza

El entrenador del UCAM, Ibon Navarro./EFE
El entrenador del UCAM, Ibon Navarro. / EFE

El UCAM pelea con el Unicaja, el Andorra y el Obradoiro por alcanzar la Copa

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEAMURCIA

Anhelo histórico, sueño reciente y posibilidad a día de hoy. La aspiración del UCAM por la Copa del Rey es la gran meta que le queda al proyecto de Alejandro Gómez por cumplir dentro de sus principales grandes objetivos, una vez el equipo está consolidado en la zona media de la Liga Endesa, disputa competición europea y ya ha participado en un 'playoff' del que sigue siendo candidato de pleno derecho para volver.

La presencia en el torneo del KO español, uno de los más atractivos del baloncesto internacional fuera de la NBA, es a día de hoy una posibilidad real, aunque complicada para el UCAM. Pasadas catorce jornadas de la Liga, y restando tres para terminar la primera vuelta, que es la que da derecho a jugar la Copa del Rey a sus ocho primeros clasificados, solo están metidos ya el líder Real Madrid y el anfitrión Herbalife Gran Canaria.

Empatados del segundo al cuarto puesto con diez victorias, solo un cataclismo podría evitar ver al Barça, el Valencia y la revelación de la Liga, el Fuenlabrada, en la cita copera. Los tres están a una victoria de hacer inamovible su presencia, pero si alguien ha de ser cauto de más es el Fuenlabrada, rival mañana del UCAM, que después de un duelo que se presenta capital para ambos equipos tendrá que jugar sus dos últimos partidos como visitante ante el Real Madrid y el Valencia. Además, es el único equipo entre los diez primeros con 'basket-average' negativo, por lo que cualquier empate le dejaría fuera.

La victoria ante el Baskonia y la salida a escena de jugadores como Lukovic dan moral al UCAM

Con ocho victorias siguen tres equipos más del quinto al séptimo cajón, el Baskonia, el Tenerife y el Gran Canaria. Tienen una victoria más que el UCAM, pero se hace difícil imaginar fuera al Baskonia, que ya tropezó el domingo en el Palacio y esta semana ante el Madrid, y que jugará dos de sus tres partidos restantes como local. Fuera jugará ante el Tenerife de Katsikaris, que desde la llegada del griego solo ha perdido un partido y en la última jornada arrasó al Gran Canaria. Este último visitará al modesto Gipuzkoa y se jugará las castañas en casa contra el Baskonia y el Estudiantes. En el UCAM, mucha atención al enfrentamiento entre vitorianos y tinerfeños, en el que le interesará que pierda el que claudique este fin de semana, si es que alguno lo hace.

Y ya, con siete victorias, el grupo de cuatro perseguidores que, si no ocurre nada raro, tendrán que jugarse la octava y última plaza, pues sacar de los ocho primeros a los equipos anteriores parece difícil. Con el Unicaja y el Andorra por delante y el Obradoiro por detrás, el UCAM se encuentra décimo a dos puestos de la Copa y con un 'basket- average' positivo de 15 puntos, muy inferior al +78 de malagueños y al +35 de andorranos, pero superior al -44 de los gallegos, que se han hundido con cinco derrotas seguidas y solo un milagro les meterá en la fase final.

No hay margen de error

Los de Navarro no llegan a necesitar de la intervención divina y pueden bastarse por sí mismos, pero eso sí, el margen de error es prácticamente inexistente. Necesitan ganar prácticamente sus tres partidos, pues en su grupo de equipos con siete victorias hay un enfrentamiento directo esta misma jornada entre Unicaja y Andorra que dará mucha vida a uno de los dos, y por delante pasará lo mismo con Baskonia y Tenerife.

Empezando por este domingo en Fuenlabrada, donde el equipo entonces entrenado por Katsikaris obtuvo su primera clasificación histórica para un 'playoff', al UCAM le tocará después recibir en el Palacio a un Gran Canaria al que no gana en Murcia desde hace seis temporadas y que últimamente hace de bestia negra particular, pues el año pasado le ganó sus cuatro enfrenamientos -incluidos dos en la EuroCup-. Más tarde, cerrará la primera vuelta visitando al Joventut de su exentrenador Ocampo.

En los argumentos a favor del UCAM, la buena forma en que llega el equipo a la cuenta atrás por la Copa, habiendo sorteado con nota el difícil mes de diciembre en que solo dejó escapar la todavía inexplicable derrota de Madrid y el accidente en casa ante el Betis. La moral está disparada después de cerrar 2017 con la convincente victoria ante el Baskonia, sigue sumando jugadores para la causa como Lukovic y hay motivos para creer que la presión de jugar en el Palacio está más cerca de convertirse en una ventaja y no en un inconveniente.

Lo malo, que no son los únicos. El Unicaja, capaz de lo mejor y lo peor, derrotó este miércoles al Valencia y tiene el mejor 'basket-average' de cuantos equipos hay en la pelea. Y el Andorra, que empezó la temporada decepcionando y pagando el peaje de jugar dos competiciones, ha ganado cinco de sus últimos siete partidos.

«El Fuenlabrada es el conjunto revelación»

El UCAM visita mañana al Fuenlabrada, uno de los equipos más complicados en su cancha. «Va a ser tremendamente difícil, ya que es, sin duda, el conjunto revelación de la Liga. Tiene una plantilla muy bien hecha, que conoce la competición y posee un nivel físico alto. Está en una dinámica de resultados muy buena y es difícil bajarle de esa ola. Además, su afición aprieta mucho cuando las cosas van mal y va a ser una buena prueba de cómo vamos nosotros», explicó ayer el entrenador del UCAM, Ibon Navarro.

Para el técnico vitoriano va a ser clave el rebote. «Nosotros somos un buen equipo en ese aspecto, pero ellos son mejores y ahí tenemos una batalla importante». Los universitarios vienen de conseguir una victoria de prestigio ante el Baskonia, en el Palacio de los Deportes. «La afición empujó muchísimo al equipo desde el principio y nosotros mostramos una gran capacidad mental. Debemos seguir con esta mentalidad con los equipos de nuestro nivel, y continuar igual de intensos, concentrados y animados», recordó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos