BALONCESTO

No hay tiempo para lamentos

Martín intenta superar a un rival del Hapoel, en la ida./Vicente Vicéns / AGM
Martín intenta superar a un rival del Hapoel, en la ida. / Vicente Vicéns / AGM

El UCAM visita a un reforzado Hapoel dos días después de rozar la proeza en Madrid

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEAMURCIA

El calendario no da respiro al UCAM, como tampoco lugar al lamento. La oportunidad de ganar el domingo en Madrid fue histórica y pocas veces podrá quedar tan cerca, pero los de Ibon Navarro han de cambiar el chip. Queda el último de esta minigira de cuatro partidos lejos de Murcia con la que ha empezado diciembre y, si el balance hasta ahora es bueno, debe terminar de serlo en un partido clave para los intereses europeos de los universitarios, que abren la segunda vuelta de la Champions League visitando al Hapoel Holon.

El equipo israelí, que empezó la temporada perdiendo sus cuatro primeros partidos, es un conjunto bastante diferente al que se presentó en octubre en Murcia, pues ha ganado dos de sus últimos tres partidos, incluida la semana pasada una victoria contra el EWE Baskets, y viene de sorprender el domingo al Maccabi de Tel Aviv en su propia casa para ser ya segundo de la liga local, superando al Hapoel Jerusalem, que desde el despido de Fotis Katsikaris ha bajado enteros.

Su mejoría se explica en los refuerzos, pues en Murcia apenas ocho jugadores disputaron minutos significativos. A la disciplina hebrea se han unido el anotador Glen Rice Jr., hijo del mítico alero de los noventa en la NBA Glen Rice, que promedia ya más de veinte puntos, y el pívot T.J. Cline, procedente del Galatasaray. Además, Walden ha dado un paso al frente con la baja de Holloway, máximo anotador en Murcia, y la semana pasada se llevó el 'MVP' de la jornada gracias a sus 31 puntos.

En el UCAM, que viaja desde Madrid, seguirá siendo baja Faverani, y Navarro hará los dos descartes habituales con la subida de Mutic y Martínez para completar cupos.

Trifulca final entre jugadores del Madrid y los de Navarro

Trifulca al término del partido entre el Madrid y el UCAM del domingo. La tensión acumulada entre ambos, que ya venían teniendo sus más y sus menos en los últimos años, sobre todo desde el 'playoff' de 2016, se recrudecieron una vez sonó la bocina final. Mientras los jugadores acudían a los corros finales de sus respectivos equipos, Sadiel Rojas, el más protagonista por el lado murciano en trifulcas pasadas, fue provocado por Jeff Taylor y Trey Thompkins, quien antes de reunirse con sus compañeros hizo una caricia nada afectuosa a Soko en la cara. Rojas, que ya venía discutiendo con los jugadores blancos, recriminó de manera vehemente la actitud de los locales, una discusión que siguió de camino al túnel de vestuarios, teniendo que recurrir la seguridad a la policía, que acudió de manera preventiva. En todo caso, quedan descartadas sanciones, ya que los árbitros ni siquiera fueron testigos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos