El sueño de la Copa pende de un hilo

Sadiel Rojas pugna con O'Leary, del Montakit Fuenlabrada./EFE
Sadiel Rojas pugna con O'Leary, del Montakit Fuenlabrada. / EFE

Otro final apretado acaba con derrota del UCAM, que se complica llegar al torneo

EMILIO SÁNCHEZ- BOLEA

Nuevo final apretado y nueva ocasión en que la moneda sale cruz al UCAM esta temporada. Con empate en el marcador a falta de 9,8 segundos para el final, después de que la sangre fría de Hannah igualara desde el tiro libre, el balón fue fuenlabreño para sacar en campo de ataque y ganar el partido. De paso, para entrar en la Copa del Rey, de la que a falta de dos jornadas de la primera vuelta solo le distanciaba una victoria. Ibon Navarro apostó por no hacer falta, la opción más lógica teniendo en cuenta la igualdad, el tiempo y que el balón podía llegar a Marko Popovic, con cerca del 90% de acierto en tiros libres y una personalidad que le hace disfrutar de estos dramáticos escenarios. Con Brad Oleson dificultando su recepción y posteriormente su avance, la defensa del universitario no dejó lugar al reproche, pero el croata anotó una espectacular suspensión para montar la fiesta en el Fernando Martín y poner el broche a un enorme partido de baloncesto.

88 MONTAKIT FUENLABRADA

86 UCAM MURCIA

Un encuentro que era clave para los intereses coperos de ambos equipos. Para el Fuenlabrada por intentar ser cabeza de serie, pero también para asegurar su presencia, pues las dos jornadas que quedan las disputará como visitante ante el Madrid y el Valencia y, con 'basket-average' negativo, y podría haber salido mal parado en empates. En el caso del UCAM, una victoria no hubiera permitido solo seguir con vida en la lucha, sino restar considerablemente las opciones de un Andorra que se dejó sorprender por el Burgos.

La puesta en escena del UCAM respondió a la altura del partido, pero este no tendría un dominador claro en ningún momento, si bien el equipo de Ibon Navarro se vio por delante en la mayoría de los minutos. Empezó así gracias una vez más a la inspiración de un Hannah superlativo, que encontró además un socio perfecto en Soko, también desequilibrante en el uno contra uno para hacer del UCAM un primer cuarto en el que si bien el Fuenlabrada encontraba ventajas en Eyenga, se veía con dificultades para entregar el balón a Popovic, extensión del 'Che' García en pista (19-22).

El UCAM está ahora obligado a ganar los dos partidos que quedan y a esperar que el Unicaja o el Tenerife pierdan ambos y el Andorra uno para entrar en la Copa

Pero en casa de Popovic, Popovic marca las reglas. Y aprovechando la muy posible falta que le hizo Kloof en la última jugada del primer cuarto, con advertencia arbitral de técnica por simulación, el capitán local se vio legitimado para meter en el partido a una ya de por sí entregada afición y apretar continuamente a los árbitros, creando una atmósfera muy exigente para los rivales, que, víctimas de la arenga de la estrella local, vieron cómo el Fuenlabrada se adelantaba con un parcial de 12-5 (31-27, minuto 16), hasta unos grandes minutos de Hannah cerrados con un impresionante triple desde nueve metros al límite del descanso, manteniendo al UCAM por delante (39-42).

El UCAM era uno según estuviera Hannah en pista o no. Pero en el Fuenlabrada cada vez iban apareciendo más actores, y Sekulic, ex del UCAM, surgiría en el tercer cuarto para abusar de Delía, a quien anotó ocho puntos y trató de intimidar verbalmente después de un tapón, siendo pieza clave de otra remontada madrileña ante la falta de ideas en el ataque estático de los de Ibon Navarro -nueve asistencias, por veinte del Fuenlabrada-, entrando así el partido en el último cuarto con la mejor versión local tras dos difíciles triples de Eyenga (63-58).

No era el día del UCAM en lo colectivo, pero las situaciones de uno contra uno daban resultado. Ahora era el turno de Benite, que volvía después de pasar demasiado tiempo en el banquillo. El paulista emergió para anotar nueve puntos seguidos y poner el marcador de nuevo a favor del UCAM (66-70, minuto 34). Pero viendo que Popovic volvía, Navarro apostó otra vez por Oleson para su defensa, sentando a un Benite que estaba siendo el gran acaparador del ataque y, con el faro perdido, el UCAM dejó de anotar y vio cómo el Fuenlabrada volvía a mandar tras un parcial de 11-1 (77-71, minuto 37).

Sería Hannah quien levantaría de nuevo al UCAM, y con una canasta suya, el último minuto entraba con 81-80 en el marcador. Sin embargo, suyo fue un gran fallo, cuando Vargas, de 1,80 y par de Hannah, se coló para capturar un rebote que el base pensó que era de Delía, dando tres de ventaja a 56 segundos del final al Fuenlabrada (83-80). Pequeños detalles lastraban, como el tiro libre fallado por Soko para completar un 2+1 que podía haber empatado, o el despiste que dejó a Cruz solo en línea de fondo para poner el 85-82 a 23 segundos. Desaprovechando un tiro libre el propio Cruz, Hannah empataría después a 9,8 segundos del final, dando con la jugada con que Popovic sentenció tras tiempo muerto.

El balón entró a 1,1 segundos, tiempo que la mesa dejó correr en vez de parar el reloj, como había hecho en acciones anteriores. Ante las protestas visitantes se ajustó el reloj de nuevo, pero como a Ibon Navarro no le quedaban tiempos muertos, ya no hubo lugar al milagro.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos