Baloncesto | Champions

Seis puntos no son tantos

Benite, que ha recuperado su forma, el domingo ante el San Pablo Burgos./A. Durán / AGM
Benite, que ha recuperado su forma, el domingo ante el San Pablo Burgos. / A. Durán / AGM

El UCAM Murcia puede seguir vivo en Europa, siempre y cuando mejore su anotación mañana en Tenerife

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEAMURCIA

Seis puntos. No basta simplemente con ganar mañana en La Laguna, hay que hacerlo, además, por al menos seis puntos de diferencia para superar la renta de cinco con la que salió el Iberostar de Katsikaris el pasado miércoles de Murcia. Sin embargo, es una diferencia asumible para el UCAM, pues seis puntos pueden suponer solo dos posesiones en ataque más que el rival y el mal pudo haber sido mayor, ya que los tinerfeños ganaban por once puntos de diferencia a un minuto y medio de que terminara el partido de ida, diferencia reducida a cinco gracias a dos triples de Vitor Benite. El brasileño confirmó el domingo, con cuatro triples y 16 puntos, que se puede contar con él después de un tramo irregular de juego esta temporada marcado por los problemas físicos.

Además, la renta que el UCAM necesita mañana no es solo alcanzable por la cercanía en el marcador, sino también porque el UCAM suele ganar sus partidos por una diferencia media de 6,8 puntos, algo más de lo que necesita mañana en Tenerife. El equipo de Ibon Navarro acumula hasta el momento 18 victorias entre la Liga Endesa y la Champions League, y es precisamente de seis puntos la diferencia que más se da en sus victorias. Es además en la Champions donde por más puntos suele ganar sus partidos, en la que se va hasta los 7,9 puntos de renta media.

Pero los precedentes no acompañan tanto si se mira al rival. Aunque el de mañana será el primer choque en el Santiago Martín entre estos dos equipos en competición europea, el UCAM nunca ha ganado allí en la Liga Endesa, remontándose su última victoria en San Cristóbal de La Laguna a enero de 2011, en la LEB Oro. Al menos, estuvo cerca de cortar su racha negativa allí esta misma temporada, cuando en la segunda jornada de liga se aproximó al triunfo hasta que un último cuarto en el que recibió 25 puntos le privó de derrotar a los aurinegros, entonces dirigidos por Nenad Markovic, exjugador murciano.

Llegar a 70 puntos

Ya con Katsikaris, el equipo canario fue la última víctima del UCAM en 2018, hasta el pasado domingo. Tres días después de aquel triunfo, y aún en enero, el UCAM cayó en Mónaco superando los setenta puntos, una marca que desde entonces no ha vuelto a alcanzar el equipo. Y cuando hay que remontar al menos seis puntos, meter setenta es lo mínimo que se le pide a los de Ibon Navarro.

Y para meter puntos hacen falta los mejores. Hannah es el máximo anotador del UCAM Murcia esta temporada, y descansó ante el Burgos por un problema muscular, pensando en llegar disponible a Tenerife, pero no se sabrá con seguridad si jugará hasta mañana mismo.

El dato

6,8
es la diferencia media por la que el UCAM suele ganar sus encuentros, cifra que se va hasta los 7,9 puntos en los triunfos en la Champions League.

Pueda Hannah jugar o no, el paso adelante de otros jugadores ha de darse sí o sí. Benite y Urtasun ya lo han dado, y falta Oleson por sumarse a la anotación. Pero sobre todo, Ibon Navarro debe equilibrar su juego interior, donde repartir los minutos y las responsabilidades parece un 'problema' con la vuelta de Antelo, el fichaje de Lima y la posible reaparición de Faverani, sin que ningún jugador sea un estorbo para otro. Soko, el más valorado del equipo en las dos competiciones, parece haber bajado enteros en esta congestión interior al tiempo que el UCAM no está para esperar a nadie.

Tras las salidas de Lukovic y Olaizola, ya no es fácil sentar a ninguno y Navarro aún tiene pendientes los descartes. Tumba, dolorido, se cayó el miércoles pasado pero el domingo fue el grande con más minutos. Faverani, Antelo y Lima entrarán en convocatoria como cupos, y Delía fue el mejor interior ante los aurinegros en la ida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos