Regreso a Murcia del francotirador introvertido

Scott Wood. /
Scott Wood.

Tan revelador en la pista como misterioso fuera de ella, Scott Wood jugará mañana en el Palacio con el Pinar turco

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEAMURCIA

'En 49 estados es solo baloncesto, pero esto es Indiana', reza un popular dicho en un territorio donde el baloncesto es cuestión de estado. Allí nació Scott Wood, donde con doce años ya tiraba a canasta 500 veces al día. Quien vistiera de universitario tres temporadas regresa mañana a Murcia, de donde salió como el máximo triplista del UCAM y extranjero con más partidos en la Liga Endesa, marca que mantiene como extracomunitario. Una cantidad de triples que dejó en 242, y solo precisó de una temporada y media para superar el récord anterior, cuando con su quinto triple en una visita a Sevilla superó los 146 de Duane Washington. Un récord que dejó en un UCAM al que llegó después hacer de hacer lo mismo en la Universidad de Noth Carolina State, donde anotó 334.

El perfil de Wood estaba claro. Un especialista de 'recibir y tirar', pero poco más. Su impacto fue inmediato, con 19 triples en cinco partidos y uno ganador contra el Bilbao Basket, pero conforme los rivales le conocían se hacía más fácil defenderle. A él, no al equipo. Y es que lo mejor de un especialista como Wood no era los puntos que metía desde más allá del arco, sino el pavor que despertaba en el contrario verle recibir en libertad. Podía resultar cómico verle perseguido por su defensor, por el pívot que le bloqueaba y hasta por una tercera ayuda del lado por el que salía. También ver al entrenador rival desgañitarse, como Pablo Laso en un tiempo muerto del 'playoff' contra el Real Madrid: «¡Vamos con Wood! ¡Solo buscan a Wood!». Jugar para él cuando estaba en pista también buscaba una atracción que generaba espacios a otros jugadores, dejando al equipo uno de sus mejores parciales con él en pista.

Jugador fetiche de Alejandro Gómez, quien dijo una vez que «si tuviera que hacer 100 equipos, ficharía 100 veces a Wood», en su tercer año no convenció demasiado a Katsikaris, quien le pedía más armas en ataque y dureza defensiva, lastre que reconoció en su presentación: «No soy el mejor defensor del mundo». Aquel año, Wood trabajó por iniciativa propia y de manera extra su manejo de balón con el asistente Josh Fisher, pero subido su caché tras una última temporada en la Liga Endesa en que dejó el récord de puntos (33) y triples (8) en un partido, y precisando Quintana un perfil diferente, tanto club como jugador consideraron haber cumplido un ciclo y separaron sus caminos.

El mayor triplista en la historia del UCAM tiraba a canasta 500 veces al día con solo doce años

En septiembre de 2016 se unió a la pretemporada de los Golden State Warriors de la NBA, un 'bombazo'. Participó en algunos partidos con Curry, Durant y compañía, pero disputó la temporada en su afiliado de la NBDL, ganando el concurso de triples.

Nuevo aspecto

Musculado y con barba, está de vuelta en Europa con el Pinar Karsiyaka turco, rival mañana del UCAM y de quien es uno de sus más destacados jugadores, promediando 12,3 puntos y un 50% en triples.

Wood siempre generó división de opiniones. Su hipnótica mecánica de tiro, la más perfecta que ha visto Murcia, ganaba adeptos al tiempo que se le reclamaba algo más, pero cuando los triples no entran ahora es de quien todos se acuerdan. Tan buen tirador como introvertido, aunque pudiera parecer lo contrario, de puertas hacia dentro era de quienes se hacían respetar liderando el vestuario en momentos importantes, como el camino hasta el primer 'playoff' del UCAM.

Un detalle que tampoco se vio ocurrió en la visita de su familia en su última temporada. No pudieron visitarle la anterior, por lo que Wood quiso brindarles un buen partido. No le salió, y tras perder fallando ocho triples, volvió a pista para tirar a canasta con su padre cogiéndole el rebote, como aquellas interminables tardes en Indiana que se iban hasta los 500 lanzamientos.

Tan revelador en la pista como misterioso fuera de ella, el Palacio vuelve a acoger la visita de un jugador histórico.

«Scott Wood es Scott Wood, no tienes que entenderlo»

Wood pasó tres años en Murcia, pero apenas pisó la ciudad. Vivía en Altorreal con su perro, de nombre 'Shooter' (tirador), donde disfrutaba de la vida tranquila y el espacio para su mascota, cuando no se la llevaba al santuario de la Fuensanta o desconectaba jugando al golf, pero si le preguntaban por su actividad preferida respondía que «estar en casa», donde se atrincheraba viendo dibujos animados, con las 'Tortugas Ninja' como favoritos. Fue el típico americano que hace vida por su cuenta, y a quien jamás vieron tomarse una cerveza pasada la puesta de sol. La mejor definición sobre su personalidad la dio el jugador del UCAM Thomas Kelati, quien una vez dijo: «Scott Wood es Scott Wood, no tienes que entenderlo».

Fotos

Vídeos