Todos los ojos miran a Faverani

Vitor Faverani, en un entrenamiento.
Vitor Faverani, en un entrenamiento. / Fran Manzanera / AGM

El brasileño, cerca de entrar de nuevo en el equipo, que necesita a un pívot formado en el país

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEAMURCIA

El UCAM ya tiene una plantilla de doce jugadores lista para competir en la Liga Endesa mañana mismo, pues cumple con el mínimo de cuatro hombres de formación local. Sin embargo, le seguirían faltando dos para la Champions League, que exige cinco y, a día de hoy y a expensas del éxito o no que puedan dar los intentos del club, no considera a Brad Oleson como un jugador nacional.

El caso del baloncestista nacido en Alaska preocupa en la gerencia murciana, que piensa que la FIBA debería considerar a Oleson como cupo por estar nacionalizado español y ser seleccionable por España para ser partícipe de competiciones de selecciones organizadas por la propia FIBA. Es decir, la misma entidad no considera a Oleson como español para sus competiciones de clubes, pero sí para las de selecciones. Eso es así porque estima que para las primeras no se trata de ser español o no, sino de ser un jugador formado localmente en el país del equipo para el que juega, para lo cual es condición indispensable haber disputado al menos tres temporadas entre los 12 y 20 años de edad en competiciones organizadas por la federación local.

Así, la posibilidad de estirar la plantilla final hasta los trece jugadores y no dejarla en los convencionales doce es más que real. Tanto, que Alejandro Gómez, director general de la entidad, ya anuncia que podrían hacer convocatorias de cuatro jugadores nacionales para la ACB y cinco para la Champions League. Para ello, y contando con que ahora mismo son cuatro los nacionales existentes en la plantilla, habría que fichar al menos a dos jugadores más formados en España, puesto que la idea inicial es que Alberto Martín o Julen Olaizola, uno de los dos, sea quien permanezca en plantilla para este juego de cartas y otro sea cedido y deje su hueco a un jugador español con más tablas.

Dada la manifiesta necesidad de la plantilla por añadir un pívot con puntos en las manos y con la licencia de jugador formado localmente, todos los ojos apuntan a Vitor Faverani. El brasileño se encuentra actualmente entrenando por su cuenta en Murcia, usando las instalaciones del Palacio de los Deportes, y los contactos para una hipotética vuelta y dar así comienzo a una tercera etapa en el club ya existen, habiendo reconocido Alejandro Gómez que «es una posibilidad dentro de las muchas otras que hay en ese puesto para asegurar bien la pintura».

Aunque en el club han depositado mucha confianza en que la segunda temporada de Marcos Delía en España lleve consigo una subida de prestaciones por parte del pívot argentino, el fichaje de Faverani cubriría bien las dos carencias que más sufre el plantel actual: españoles y puntos. Faverani, que actualmente se está recuperando de la última lesión sufrida -la cual motivó su 'corte' por parte del Barcelona-, contaría como nacional tanto en ACB como en Champions por ser canterano del Unicaja, y además cubriría las necesidades de anotación que tienen los dos '5' que terminaron la pasada temporada. Generarse sus propias canastas es algo que Tumba no puede hacer y que Delía, aunque ha dado algunas muestras, de momento no ha hecho.

Y es que el problema de la anotación es también algo a tener en cuenta en el nuevo UCAM Murcia, que este verano ha perdido a dos de sus tres máximos anotadores del año pasado, Campazzo y Baron. Entre ambos sumaban cerca de 25 puntos por partido, además de ser dos de los jugadores con mayor talento para el uno contra uno en momentos en que la pizarra no funcionaba. En su lugar han llegado Clevin Hannah y Charlon Kloof, ambos con capacidad anotadora pero aún por ver cómo se pueden adaptar al equipo y, sobre todo en el caso del holandés, a la competición.

Otro recién llegado en el que podría caer la responsabilidad anotadora es Brad Oleson, aunque el escolta procedente del Barcelona hace años que no juega con este rol. Es un jugador poco dado a tomar riesgos en ataque y que se caracteriza por su defensa, por lo que pedirle grandes dosis de protagonismo en ambos lados de la cancha a sus 34 años y en dos competiciones podría ser tentar a la suerte.

Fotos

Vídeos