Baloncesto

Ocasión propicia para dar una nueva campanada

Campazzo, en su etapa en el UCAM Murcia./G. Carrión / AGM
Campazzo, en su etapa en el UCAM Murcia. / G. Carrión / AGM

Un UCAM en racha visita la pista del Madrid dispuesto a repetir la hazaña del Palau

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEAMURCIA

Un equipo como el UCAM siempre va a necesitar de al menos dos condicionantes para derrotar a uno de los más grandes de Europa como el Real Madrid: hacer un partido perfecto y que el rival no tenga su mejor día, condicionantes que ya por separado es difícil que se den y rematadamente complicado que lo hagan a la misma vez. De esta forma se explica que el equipo murciano nunca haya ganado a domicilio al Real Madrid, el único equipo de la Liga Endesa al que no ha podido hacerle hincar la rodilla en su propio campo, junto al Iberostar Tenerife, si bien a los aurinegros ya se les ha ganado en su feudo en la LEB.

Sin embargo, si hay una ocasión propicia para que se den los citados condicionantes, esta puede ser la de este mediodía, cuando el UCAM buscará ganar como ya hizo en el Palau. Las temidas 'ventanas FIBA', que dejaban al UCAM sin nueve jugadores, entre internacionales y lesionados, han terminado siendo una balsa de aceite para el equipo de Ibon Navarro, que probablemente haya protagonizado sus mejores momentos de juego en estos dos partidos posteriores al parón, ganando con solvencia ante el Estudiantes -en el mismo pabellón de hoy- y el martes ante el Juventus en Lituania, en el último partido de la primera vuelta de la Champions. Además, entre los nombres propios más destacados están jugadores a los que se venía echando en falta para dar un paso adelante, caso de Hannah, Brad Oleson y Soko.

Pero para que no sean todo buenas noticias, Vitor Faverani sigue siendo baja y no jugará ni hoy ni el martes en Israel. Por otro lado, y aunque el segundo condicionante es aún más difícil que se dé, sí existe un resquicio para la esperanza murciana. Y es que aunque el Real Madrid lidera en solitario la Liga Endesa con nueve victorias y una derrota, la Euroliga se le está atragantando a los de Pablo Laso, que han perdido seis de sus últimos siete partidos, el último de ellos este viernes por la noche en Atenas, donde el Olympiacos le venció en la prórroga haciendo estéril la enésima exhibición de Luka Doncic, autor de 33 puntos.

El poco tiempo de recuperación de que ha dispuesto el Madrid, con alrededor de 36 horas entre los dos partidos y un viaje que cruza el Mediterráneo de por medio, es otro de los factores que pueden jugar a favor del grupo de Ibon Navarro, que pretende «exigirles que vayan a tope».

Un cansancio que, sin embargo, es difícil esperar en su estrella, pues tiene 18 años. Y es que Doncic es un jugador para el que se agotan los calificativos y los precedentes históricos. No es solo el mejor jugador joven de Europa, es seguramente el mejor jugador que pisa hoy el Viejo Continente. 'MVP' de octubre en la Euroliga, aparece en el 'top 10' de la Liga Endesa en puntos, rebotes defensivos, asistencias y valoración, una estadística en la que siempre valora en dobles dígitos. Juega con la frescura de un joven y las tablas de un veterano y es el reconocido líder de una plantilla que reúne a algunos de los mejores jugadores de Europa.

Reencuentro con Campazzo

Si el de hoy será un partido especial para alguien, es para Facundo Campazzo. El astro argentino, llegado en 2014 al Real Madrid después de ganarlo todo en Argentina con el Peñarol, llevó consigo la suerte del campeón para aquel equipo blanco que ganó todos los títulos que disputó en 2015. Dos años para crecer en Murcia jugador y club, que han alcanzado sus máximos juntos y que hoy se enfrentarán por primera vez como rivales después del paso de Campazzo por el UCAM, que dejó como su máximo asistente histórico.

En el UCAM se espera que Campazzo no tenga la misma motivación de estas dos últimas temporadas, puesto que como jugador universitario promedió 16,1 puntos, 6,6 asistencias y 17,3 de valoración en siete choques contra el Madrid.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos