¿En ningún lado como en casa?

Los jugadores del UCAM y personal sanitario, en la puerta de urgencias pediátricas de La Arrixaca./LV
Los jugadores del UCAM y personal sanitario, en la puerta de urgencias pediátricas de La Arrixaca. / LV

El caso del UCAM es curioso esta campaña, ya que tiene mejores resultados lejos de Murcia que en el Palacio de los Deportes

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEAMURCIA

Siempre se ha dicho que la gran fortaleza de un equipo en la Liga Endesa está en la defensa de su feudo, arropado por su gente y que ganar fuera de casa es lo que marca la diferencia en la liga doméstica de mayor nivel de Europa. De hecho, no es que se diga, es lo que marca la historia de la competición. El UCAM de Ibon Navarro parece ser la excepción que confirma toda regla.

Y es que el cartel 'cancha caliente' que se había ganado el Palacio en las últimas temporadas parece estar descolgándose. Los resultados son muy contradictorios: de seis partidos de Liga Endesa en los que el UCAM ha actuado como local, ha ganado solo dos, y en Champions, una victoria y tres derrotas. En total, tres victorias en diez partidos. El factor que equilibra la balanza es la solidez como visitante, pues lejos de Murcia el equipo ha ganado la mitad de sus partidos ligueros y en Europa solo volvió de vacío cuando visitó al EWE alemán.

Los porcentajes de tiro son, como causa y consecuencia, muy diferentes dentro y fuera del Palacio. Mientras en casa se lanza a canasta con un pobre acierto del 36,9%, fuera el UCAM acierta el 45,6% de sus tiros, nueve puntos por encima, contabilizando tanto la Liga Endesa como Champions League. Un desacierto local que provoca que el equipo murciano que entrena Ibon Navarro esté a la cola en porcentaje de acierto en tiros de dos en toda la Liga Endesa.

El equipo de Ibon tiene un balance fuera de casa de 6-4 a favor, mientras que en Murcia es de 3-7

El porcentaje de acierto en el tiro de los primeros cuartos en el Palacio es de solo un 29,7%

Antes de la última derrota, el domingo ante un Betis colista al que los universitarios llegaron a ir ganando por trece puntos, Navarro achacó esta diferencia de porcentajes a «las ganas de agradar». Esa «presión» parece hacer mella en las puestas en escena, pues de los diez partidos en casa, el UCAM solo ha ganado el primer cuarto en uno de ellos, unos periodos iniciales en casa donde el acierto de cara a canasta es todavía más dramático, solo un 29,7%, lo que significa que menos de tres de cada diez tiros en los primeros diez minutos del UCAM ante su afición entran en el aro.

Un lastre que paga más tarde, pues llama la atención que el único cuarto final en que el rival metió más puntos que el UCAM en el Palacio en la Liga Endesa fue el jugado ante el Betis.

El UCAM es, junto al Bilbao, el único equipo de la Liga Endesa que cosecha mejores resultados fuera de su casa que en ella -contabilizando la competición europea en aquellos que la disputan-, con la salvedad de que el equipo bilbaíno sigue sumando más derrotas que victorias lejos de Bilbao, mientras que el UCAM cuando no está en Murcia ha ganado seis partidos y perdido cuatro.

Un bloqueo mental del que en el club de la Universidad Católica se pueden acordar especialmente de no alcanzar la Copa del Rey, cita por la que restan cinco jornadas y de la que al UCAM, undécimo clasificado, le separan dos victorias del Tenerife y el Obradoiro, que marcan el corte con siete triunfos y a quienes como mínimo deberían empatar y mejorar el 'average' general, que a diferencia de en el 'playoff', es el que cuenta para deshacer empates, y no el particular.

Visita a La Arrixaca

Por otro lado, los jugadores del UCAM mostraron ayer su lado más solidario compartiendo unos momentos con los niños del Hospital Materno-Infantil Virgen de La Arrixaca. La ilusión de los más pequeños se respiraba por los pasillos del hospital.

Además, pudieron fotografiarse con los jugadores, aunque no fueron los únicos. Los empleados sanitarios también disfrutaron de la compañía del equipo murciano. El brasileño Vitor Benite dijo que visitar a los niños hospitalizados «es una experiencia increíble. Nos contagian energía positiva y es bueno para el alma. Aquí te das cuenta de que los problemas que tenemos no son de verdad. Lo más importante es la salud. Es un toque de realidad y creo que es muy bueno tanto para nosotros cómo para ellos».

Menos público que en el curso pasado

«La culpa de estos porcentajes no es de la gente que viene, faltaría más», matizó Navarro el domingo en la rueda de prensa posterior a la derrota ante el Betis, que a pesar de la promoción de una entrada de regalo por abonado, registró la segunda peor asistencia de la temporada, con 5.120 espectadores. La afición murciana, que ahora espera más de lo acostumbrado para ver a su equipo ganar, acude esta temporada al Palacio en partidos de la Liga Endesa en una media de 5.413 asistentes, menos que los 5.637 del año pasado. En la Champions, el público se queda en 3.741 espectadores, muy por debajo de los 4.957 que atrajo la EuroCup.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos