Esquelas y vídeos del Cid contra un UCAM necesitado

Ibon Navarro./J. Carrión / AGM
Ibon Navarro. / J. Carrión / AGM

El Burgos busca motivación extra ante los de Ibon Navarro, que llegan en cuadro tras las bajas de Urtasun y Faverani

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEAMURCIA

Más problemas para el UCAM. Cuando no es una cosa, es la otra. Y cuando no, todas a la vez. Primero la prolongada baja de Faverani, más larga de lo esperado y con la falta de equilibrio que conlleva jugar sin una referencia ofensiva en la pintura. Luego, con el estreno en Champions League, el problema de los cupos con la consideración de Oleson como extranjero. Y tras una mala racha de resultados, ahora es Urtasun, quien estuviera salvando la papeleta de cubrir los puestos de jugadores nacionales de nivel tras la lesión de Antelo, quien debe parar en torno a un mes por una rotura en los isquiotibiales. El escolta no estará en Burgos, pero tampoco Faverani, quien está soportando mucho dolor en su rodilla y no viajará pensando en que esté disponible el martes contra el Mónaco.

El UCAM llega a Burgos con la enfermería llena, pero también con una mochila de malos resultados que empieza a pesar. A los de Ibon Navarro les está costando cerrar los partidos, y después de encajar 35 puntos en los últimos diez minutos el miércoles contra el Pinar Karsiyaka, partido que se perdió tras ir ganando 69-61 a falta de cinco minutos de tiempo reglamentario, son cuatro las derrotas seguidas en el Palacio de los Deportes, tres las encadenadas en la Champions y cinco en los últimos seis partidos entre las dos competiciones, con el oasis de la histórica victoria en Barcelona.

Aunque para malos resultados, los del Burgos, que ha perdido los siete partidos de su temporada de debut en la Liga Endesa y solo ha cerrado dos cuartos con parcial ganador, con cuatro derrotas por más de veinte puntos. Sin embargo, cada día se está acercando más a su primera victoria, y es que hace dos semanas dejó escapar al Real Madrid con un triunfo por solo cinco puntos de margen tras ir ganando en el último cuarto, y la jornada pasada compitió a muy buen nivel en la pista del campeón Valencia Basket.

En ninguno de los dos partidos estaba John Jenkins, descarte NBA que debutará hoy y que llega para asumir anotación en un equipo que apostó por edificar su arquitectura en torno a un gran fichaje en cada posición, casos de Corey Fisher, base americano con pasado ACB y de rendimiento irregular, el alero lituano Deividas Gailius, quien va cogiendo el tono a la competición, y el interior Deon Thompson, una de las incorporaciones más sonadas del verano tras llegar desde la Euroliga a un recién ascendido. Para terminar de apuntalar su plantilla, en Burgos han apostado mayormente por la base que ascendió de la LEB y la cesión de jóvenes talentos entre quienes destaca Sebas Saiz, ala-pívot que apenas sobrepasa los dos metros, pero muy fuerte e intuitivo en el rebote. Hizo su último año de instituto y los cuatro de universidad en Estados Unidos antes de que el Real Madrid le fichara este verano, en el que formó parte de la preparación de la selección española para el Eurobasket. También hay mocedad en su banquillo, pues Diego Epifanio es el entrenador más joven de la Liga Endesa.

En Burgos están con ganas de que caiga la primera victoria. Tras el partido contra el Madrid publicaron una esquela en sus redes sociales, en la que animaban a despedir en el partido ante el UCAM al pesimismo instaurado en las primeras jornadas, por el que rogaban «una oración para que no vuelva nunca más». Un llamamiento al que esta semana se ha sumado un vídeo en el que apelan al espíritu del Cid, cuya tumba está localizada en la catedral burgalesa.

Fotos

Vídeos