Dura prueba mental en Zaragoza

Benite, con el balón, en el UCAM-CAI Zaragoza de la temporada 2015-16./Javier Carrión / AGM
Benite, con el balón, en el UCAM-CAI Zaragoza de la temporada 2015-16. / Javier Carrión / AGM

Una derrota del UCAM en una cancha donde últimamente sale escaldado descartaría para la Copa a los de Ibon Navarro

EMILIO SÁNCHEZ BOLEAMURCIA

Última y difícil salida del UCAM en este 2017. Difícil por historia y por contexto. Son seis las derrotas consecutivas que se acumulan en el Príncipe Felipe de Zaragoza, pero escuece que sean cinco las que se han cedido sin paliativos, por 37, 36, 19, 20 y 18 puntos de diferencia. Eso sí, la última vez que se ganó allí se recuerda de manera especialmente dulce, pues fue el partido que valió la permanencia de 2009 en un ambiente hostil vuelto en contra de los locales, perdedores de aquel duelo a vida o muerte y por tanto equipo descendido.

A favor, no solo la añoranza, también el presente, pues el UCAM de Ibon Navarro es más sólido fuera de Murcia, donde ha ganado seis de sus diez partidos. Sin embargo, el partido presenta un condicionante que será seguido con lupa durante el encuentro, y no es otro que la actuación arbitral. El motivo, la monumental 'rajada' del entrenador del Tecnyconta Zaragoza, Jota Cuspinera, después del partido de la pasada jornada en que su equipo perdió en pista del Joventut, tras ceder una ventaja de 16 puntos y su técnico ser expulsado por José Antonio Martín Bertrán, el árbitro más veterano de la Liga Endesa y a quien pedía «que diga qué tiene en contra de Jota Cuspinera», en una personalizada intervención de más de cinco minutos. Cuspinera, que se disculpó dos días después en su blog personal, es un hombre respetado en el baloncesto nacional por su bagaje en categorías de formación y haber pasado por el 'staff' de clubes como el Estudiantes, el Real Madrid y el Baskonia, además de por varios escalafones de la Federación Española de Baloncesto.

Así pues, el UCAM, que esta temporada también se ha quejado de los árbitros, como hizo Alejandro Gómez tras la derrota en Burgos, será el primer rival que se encuentre el Zaragoza después de la comidilla de la semana. Un partido que pondrá a prueba la entereza mental de un equipo que deberá evitar estar con la mosca detrás de la oreja con los árbitros si no vienen bien dadas.

Los murcianos ha perdido por una media de 25,4 puntos de diferencia en sus cinco últimas visitas a la cancha aragonesa

Urgencias en ambos bandos

Y si en el UCAM la victoria es vital para poder seguir soñando con una Copa del Rey harto difícil y con tintes de imposible en caso de hincar hoy la rodilla, en Zaragoza no están menos necesitados. La montaña rusa que es su temporada dice que les toca cambiar de racha, pues empezaron perdiendo los cuatro primeros partidos, ganaron los cuatro siguientes y perdieron los cuatro últimos. Por el camino, la pérdida de Sergi García, joven revelación de la temporada y que a la semana de debutar con la selección española en las 'ventanas FIBA' era comprado por el Valencia Basket. Eso sí, su recambio es de garantías, pues el americano con pasaporte macedonio Bo McCalebb llega con la experiencia de haber jugado para algunos de los mejores equipos de Europa, si bien el pico más alto de su carrera queda algo lejos, cuando en 2011 llevó a la diminuta Macedonia a las semifinales del Eurobasket, una de las mayores sorpresas de la historia reciente en el baloncesto de selecciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos