Un duelo con varias cuentas pendientes

Faverani lanza a canasta en el duelo del año pasado ante el Obradoiro en el Palacio./Nacho García / AGM
Faverani lanza a canasta en el duelo del año pasado ante el Obradoiro en el Palacio. / Nacho García / AGM

Llega al Palacio el Obradoiro, un rival que lleva años 'castigando' con dureza al UCAM Murcia

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEAMURCIA

De nada sirve tomar el Palau Blaugrana si a tan histórico logro no le siguen victorias en partidos como el de este mediodía en el Palacio. El resultado de Barcelona hizo superar sin más derrotas que victorias un primer tramo de temporada muy exigente, en el que el UCAM se ha enfrentado al campeón de las pasadas EuroCup (Unicaja), Champions League (Iberostar) y Liga Endesa y Supercopa (Valencia). Al final, un balance de 3-3 que, justo cuando el calendario presenta varios partidos asequibles, permite soñar con una Copa del Rey para la que el UCAM nunca se ha clasificado.

Con el Obradoiro existen cuentas pendientes. En el recuerdo de los casi 6.000 espectadores que presenciaron el último duelo entre murcianos y gallegos, hace casi un año, aún permanece fresca la derrota por dos puntos, 74-76, a una décima del final. Un gancho de Artem Pustovyi, techo de la Liga Endesa con 2,18 metros y uno de los pívots más valorados de esta temporada, culminaba una dolorosa remontada de siete puntos de ventaja de que disponía el UCAM a falta de 76 segundos para la conclusión, dilapidados tras unas serie de errores no forzados bien aprovechados por los gallegos. Aquel fue un tropiezo que pesó mucho para aspirar a una Copa del Rey a la que el UCAM no se clasificó.

El Obradoiro parece ser especialista en castigar al UCAM con derrotas crueles, y es que otra de las visitas que más se recuerdan de los compostelanos en el Palacio fue su victoria por 36 puntos (47-83) en enero de 2014, día en que debutó el fichaje de relumbrón -que luego no lo fue tanto- de Pete Mickeal y que terminó por costar el puesto a Quintana en su primera etapa como entrenador universitario. Solo un año más tarde, pero en Santiago, el Obradoiro firmó el triunfo más abultado de su historia en la peor derrota del UCAM, a quien dobló 104-52.

En enero de 2014 el UCAM cayó en casa por 36 puntos ante el Monbus, que ganó 104-52 un año más tarde

Dirigido por Moncho Fernández, primer entrenador del CB Murcia en la 'era Alejandro Gómez' durante apenas once partidos en la temporada 2009-10, y quien lleva ya ocho temporadas con el cuadro gallego, el Obradoiro se ha caracterizado a lo largo de los años como un equipo de los que, con poco, hacen mucho. Experto defensivo, Fernández sabe cómo plantear a sus rivales partidos de alta exigencia táctica, algo reconocido por Ibon Navarro, quien espera «un partido de una complejidad más alta incluso que el de Barcelona» porque el Obradoiro es un equipo «que juega muy diferente al resto en la liga».

De sistemas ofensivos elaborados, con diversas alternativas más allá de la primera opción, la paciencia en el ataque del Obradoiro «te hace estar concentrado en defensa incluso más de 24 segundos», planteando un partido «muy largo» para el que «hay que saber sufrir». En un encuentro que se espera muy cerebral, se pondrá a prueba la recuperación anímica del equipo después del chaparrón de triples que sufrió el miércoles en Alemania, donde encajó 20 triples y 100 puntos ante el EWE Baskets en el primer partido de la temporada en que el UCAM no compitió al nivel exigido.

Aunque con molestias, como las de Benite en la cadera y Oleson en el tobillo, además de la progresiva entrada de Faverani en el equipo, Ibon Navarro dispondrá de toda su plantilla por segunda vez esta temporada. Como en Barcelona, habrá de hacer un descarte para dejar la convocatoria en doce jugadores.

Sin duda, el gran aliciente del partido será el retorno de Nemanja Radovic, quien jugará como visitante por primera vez en Murcia después de dejar el UCAM como su jugador extranjero con más partidos en la Liga Endesa. El montenegrino ha empezado la temporada promediando 9,7 puntos y 5,7 rebotes, unas estadísticas que descienden drásticamente hasta los 5,7 y 3,7 en los partidos que disputa como visitante. Sin embargo, de algún modo hoy volverá a jugar en su 'casa'.

Además de los citados Radovic y Pustovyi, el UCAM deberá prestar especial atención al escolta Matt Thomas, de grandes recursos técnicos para fabricarse sus tiros y que está siendo el sexto máximo anotador de la Liga con 16,2 puntos por partido. Para la ocasión estará de vuelta Rojas, quien en el pasado sufriera en el emparejamiento con un '3' alto como Eimantas Bendzius. Un hombre que podrá ser importante hoy para los murcianos es Kloof, que está superando sus problemas de adaptación y se enfrentará a un partido de exigencia táctica, pero en el que será muy superior físicamente a los bases visitantes, Pozas y Sàbat.

Fotos

Vídeos