El UCAM salva los muebles ante el Enisey

El UCAM salva los muebles ante el Enisey
Edu Botella / AGM

El equipo de Ibon Navarro gana su segundo partido europeo en el Palacio después de complicarse la vida tras un inicio plácido y acertar con las acciones clave

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEA

Hacía más de un mes que la afición murciana no veía ganar en vivo y ante sí a su equipo, y más de dos que esa ocasión no era en competición europea. La de este miércoles, además, era una de esas noches en que el UCAM estaba prácticamente obligado a ganar, pues el Enisey siberiano es un equipo con poco fondo de armario y que puede quedar pronto descolgado de la lucha por acceder al ‘top 16’, una en la que el UCAM podía seguir metido muy de lleno con una victoria hoy, la tercera seguida después de ganar en Lituania e Israel.

82 UCAM Murcia

Martín (3), Benite (14), Rojas (12), Soko (19) y Delía (8) –quinteto titular- Mutic, Urtasun (2), Kloof (4), Martínez, Hannah (14), Olaizola (0) y Lukovic (6).

77 Enisey Krasnoyarsk

Dowdell (15), Hilliard (9), Liutych (7), Pavlov (0) y Gudumak (6) –quinteto titular- Rebec (9), Zavoruev (11), Braimoh (3), Kanygin, Pichkurov, Meiers (17) y Mitusov.

Parciales
26-17, 18-26 (44-43), 17-18 (61-61) y 21-16 (82-77).
Árbitros
Manuel Mazzoni, Boris Krejic y Markos Michaelides. Eliminado: Alberto Martín.
Incidencias
Palacio de los Deportes de Murcia, 3.812 espectadores. 9ª jornada del grupo A de la Champions League.

No solo urgía arreglar los malos primeros cuartos a que se está acostumbrando el público del Palacio de los Deportes cuando va a ver jugar a su equipo, también había ganas por quitarse de encima la pesada carga de la derrota del domingo ante el Betis. Y con un quinteto en el que llamaba la atención la titularidad de Martín –ni Hannah ni Kloof estaban descartados-, un 15-6 de parcial para abrir el partido contra uno de los equipos más débiles de la Champions, que perdía cuatro balones en la primera mitad del periodo inicial, podía invitar al optimismo. Y es que, aunque los siberianos subían enteros entregando balones al poste bajo a un Meiers entrado desde el banquillo y que no estuvo en el partido de ida, el primer cuarto era de claro color murciano (26-17).

La desconexión de todos los días

Algo le pasa al UCAM cuando va por delante en el marcador con un buen colchón, que no se termina de sentir cómodo. Algún muelle debe salirse de su sitio, pues no es normal que cuando mejor juega el equipo, este entre en ‘shock’. Esta noche volvió a pasar, y cinco minutos después de que la máxima ventaja local fuera de doce puntos (26-14), el equipo ruso ya estaba por delante (28-29, minuto 14), hasta un 32-37 que era la máxima propia después de varios triples de Zavoruev y Rebec. Un tiempo muerto de Ibon Navarro aumentaría la intensidad defensiva, y aunque el ataque seguía sin fluir, Benite anotaba seis puntos seguidos para poner al UCAM por delante, con Soko tomando su testigo y así ir al descanso por delante (44-43).

Otra vez a sufrir. Es lo único que no cambia en la historia de cada partido del UCAM, que se las prometía muy felices con ventajas de dobles dígitos y proyección de cien puntos en el primer cuarto y antes de que diera tiempo a disfrutarlo el rival ya había remontado.

El inicio de tercer cuarto era muy trabado, y en ese terreno nadie se mueve mejor que Sadiel Rojas, autor de los primeros cinco puntos de su equipo con acciones marca de la casa, como un triple desde la esquina y una canasta después de rebote ofensivo, y con un Soko que volvía a sobresalir con el canto de su nombre a coro de la grada, tres posesiones de diferencia mediado el tercer cuarto con un Hannah que movía bien el equipo ponían en el marcador la diferencia que las sensaciones reflejaban (58-52), pero el Enisey acertaba a anotar tres triples antes de cerrar el tercer cuarto (61-61), para dejar todo a decidir en el último.

Final apretado

Con la presión de un Palacio que parece intimidar a los suyos vistos los resultados hasta ahora –siete derrotas en diez partidos-, las canastas caían con cuentagotas, con unas defensas muy duras que daban con algún pique sin mayor trascendencia. Hannah era, como de costumbre, una buena solución a lo que la pizarra no producía, y un triple suyo seguido de otro de Lukovic, por quien Soko esperaba para volver a pista, permitían empatar y adelantar (69-68, minuto 35) en lo que sería un final muy igualado hasta que Benite anotara una canasta que ponía cuatro puntos de ventaja (77-73), sentenciando Hannah con un triple a 53 segundos de la conclusión (80-75). Los rusos se resistirían a intentarlo, pero Rojas robaría un balón y atraparía un rebote clave para ganar.

Así, el UCAM vuelve a tener un balance positivo de cinco victorias y cuatro derrotas para seguir metido de lleno en la lucha por el ‘top 16’.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos