Baloncesto | Champions League

El UCAM hace historia y se clasifica para la 'Final Four'

Una afición desbordada de alegría felicita a Tumba y Lima tras la gesta lograda anoche en el Palacio./Javier Carrión / AGM
Una afición desbordada de alegría felicita a Tumba y Lima tras la gesta lograda anoche en el Palacio. / Javier Carrión / AGM

El UCAM defiende sus catorce puntos de ventaja traídos de Turquía y lo celebra con un Palacio entregado a su equipo

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEAMurcia

La historia se sigue escribiendo. El libro del UCAM tiene cada vez más capítulos, el último sobre cómo entrar en una ‘Final Four’ europea en su segundo año compitiendo lejos de España y ya tiene las páginas en blanco preparadas para lo que pueda ocurrir en la ya histórica cita que Murcia pretende acoger.

Como un tiro hacia el gran sueño. El UCAM no iba a moverse en el terrero de la especulación en el partido de vuelta. Las matemáticas básicas de sumas y restas no tenían por qué hacer falta. Si ganaba el partido, estaba dentro. Si perdía era posible que también, pero delante animaba un Palacio hasta los topes que se merecía ir a por todas. Como así iba Soko, inaugurando el marcador a base de músculo, y un Oleson salvador durante diferentes fases del partido con sus dos primeros triples.

La energía del UCAM estaba siendo muy superior a la del Pinar, que tardaba cuatro minutos en anotar su primera canasta en juego en un primer cuarto que fue bajando de efectividad pero aumentando en revoluciones conforme avanzaba (18-12, final). El excelente rival de energía y efectividad como un todo era imposible de mantener todo el partido, y los murcianos fueron presa de su ansiedad en un segundo cuarto que dominaba DJ Kennedy, autor de los nueve primeros puntos de su equipo hasta remontar el choque (22-23, minuto 16). El UCAM estaba falto de ideas en su dirección, pero las piernas de Kloof permitirían sumar dos rápidas canastas marca de la casa cuando más apretaba el equipo turco para seguir arriba al descanso (31-29).

La comunión total entre equipo y grada fue clave para incluso aumentar la renta cuando el Pinar amenazó tímidamente con dar problemas

El Pinar Karsiyaka necesitaba remontar 16 puntos de desventaja y 20 eran los minutos que tenía por delante. Pero con un marcador en proyección de sesenta puntos es imposible. Oleson se lo ponía aún más difícil con un triple para abrir el tercer cuarto, pero sería un oasis en el mal juego instaurado en el UCAM. Nervios, ansiedad. Ganas de que esto terminara ya y al mismo tiempo querer disfrutarlo.

81 UCAM CB

(18+13+21+29): Hannah (14), Oleson (16), Rojas (8), Soko (15) y Lima (3) -cinco inicial-, Benite (2), Kloof (12), Tumba (6), Álex Urtasun (5) y Emilio Martínez (-).

72 Pinar Karsiyaka

(12+17+26+17): Waters (10), Kennedy (18), Gülaslan (3), Jones (9) y Celep (-) -cinco inicial-, Allen (17), Turen (5), Banic (8) y Wood (2).

Árbitros:
Tomas Jasevicius, de Lituania; Petar Obradovic, de Bosnia y Herzegovina; y Sergiy Zashchuk, de Ucrania. Eliminaron al visitante Turen en el minuto 36.
Incidencias:
Partido de vuelta de los cuartos de final de la Liga de Campeones FIBA de baloncesto que se disputó ante unos 7.000 espectadores que llenaron el Palacio de los Deportes de Murcia.

Los otomanos vieron las dudas universitarias en ataque, demasiado obvias como para que Ibon Navarro no zapateara de desesperación contra el parqué en más de una ocasión. Antes fue Kennedy, ahora era Jones. Las estrellas del Pinar ganaban en brillo y un triple de Gülaslan ponía por primera vez más de una posesión de ventaja en el partido para los suyos (39-43, minuto 26). Ahí volvía aparecer Oleson. Otro triple. El cuarto suyo. Su suelo se paga en partidos como este. Pero sus destellos no gozaban de continuidad.

Nervios, chillidos, fallos, Kennedy y Jones. Jones y Kennedy. Cinco tiros libres seguidos de la pareja amenazaban con una heroica (42-48, minuto 27), pero ahora era Kloof quien acertaba desde fuera ante el desafío rival para que tirara. El Pinar iba a la desesperada: ataques rápidos y muchas faltas. Y en estos momentos funcionaba. Pero cuando parecía que el último cuarto podía entrar con todo abierto, de nuevo Kloof acertaba desde fuera (52-55) casi sobre la bocina del tercer cuarto, dejando en once la ventaja local, que estaba tocando ya la ‘Final Four’ con un Palacio que vibraba con los suyos.

El UCAM jugaba mal, pero acertaba antes de que los turcos terminaban de creerse capaces de lo que no pasaría, como después de que Waters pusiera la máxima ventaja visitante (52-59, minuto 32), Urtasun y Hannah, que no estaban jugando sus mejores partidos, dieran con dos triples seguidos. Ya no había margen de error para el Pinar. Fallar un ataque era equivalente a perder un dedo cuando se agoniza agarrado desde una cornisa.

La eliminatoria se rompe

Y cuando este error llegó, de perdidos al río. Con 62-63 en el marcador a falta de cinco minutos, Waters tiraría a Hannah el suelo, a quien además recriminaría simular cuando aparecía Lima a defender a su compañero, momento en que entraría Allen a meter más bulla. Trifunovic perdía la compostura desde la banda y era sancionado con técnica. Los turcos estaban fuera y poco más tarde llegaría otra antideportiva sobre Soko. El parcial había sido de 10-0 en menos de dos minutos (70-63, minuto 36).

El Palacio había dejado de ser el campo de batalla de una guerra para ser una fiesta. El UCAM había pasado en cuestión de dos minutos de pasarlo mal y ver cómo el Pinar amenazaba con entrar en la eliminatoria, a ir aumentando su máxima ventaja mientras todo el pabellón hacía la ola. Rojas sería el gran protagonista de los minutos finales, en los que Rojas llegó a sumar seis puntos seguidos, víctima además de otra antideportiva de por medio por obra de Gülaslan, que a pesar de ser un jugador que entra en la rotación con cuentagotas quiso cobrarse la desesperación de Kennedy, anulando en el momento más clave del partido.

Sonada la bocina final, el UCAM compartiría con sus aficionados la celebración recorriendo toda la grada y volviendo a pista después de ir a vestuarios. El UCAM no se detiene aquí. Sigan disfrutando. Los mejores años del baloncesto en Murcia son estos y prometen aún más alegrías.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos