El UCAM conserva sus opciones de 'playoff'

El escolta estadounidense del UCAM Murcia, Brad Oleson (i), intenta bloquear al alero del RETAbet Bilbao Basket, Álex Mumbrú, durante el partido correspondiente a la jornada 33 de la Liga Endesa que se juega hoy en el Bilbao Arena./EFE
El escolta estadounidense del UCAM Murcia, Brad Oleson (i), intenta bloquear al alero del RETAbet Bilbao Basket, Álex Mumbrú, durante el partido correspondiente a la jornada 33 de la Liga Endesa que se juega hoy en el Bilbao Arena. / EFE

Los murcianos casi desperdician 18 puntos de ventaja ante el descendido Bilbao, pero salvan los muebles para llegar con posibilidades a la última jornada

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEA

No era el día para fallar. La victoria de ayer del Iberostar Tenerife obligaba a los murcianos a ganar hoy y en la última jornada buscar la carambola, la que fuerce un triple empate con los propios tinerfeños y el Andorra mediante su triunfo y los tropiezos de sus rivales para así alcanzar el más que difícil 'playoff'. Mientras hay vida hay esperanza, y el esfuerzo es innegociable para los hombres de Ibon Navarro, por lo que mientras en Bilbao, con su equipo ya descendido, invadía el sentimentalismo de jugar su último partido ante su público en la retirada de Álex Mumbrú –a quien le quedará la última jornada fuera de casa-, en el UCAM había una única misión: ganar.

Con un equipo no se jugaba nada y otro se jugaba mucho, pero quién sabe si infructuosamente, el en otras ocasiones caldeado Miribilla, como se conoce comúnmente al pabellón bilbaíno, daba con un ambiente bastante frío en el que las aseadas defensas permitían muchos tiros abiertos que la falta de tensión impedían dar con éxito en la mayoría de las ocasiones, destacando negativamente un Lima al que retaban con el tiro (1/5). Con el paso de los minutos, era el Bilbao quien se mostraba más agresivo de cara al aro, pero con el UCAM certero desde la larga distancia se mantenía el pulso a un conjunto local más intenso, hasta que la entrada de Benite, con cinco puntos seguidos al término del primer cuarto, daba ventaja para los suyos (19-22).

Brad Oleson fue una figura clave, con varias acciones de tres puntos en momentos delicados del partido, especialmente en el tramo final

El equipo visitante estaba metido en el partido gracias un acierto exterior que no llegaba en los locales y los destellos de su astro brasileño, pero en cuanto no se dieron ni lo uno ni lo otro, Bilbao aprovechó para morder. Un parcial de 11-4 dejaba descolocado al UCAM, al que Ibon Navarro llamaba a filas en el tiempo muerto (30-26, minuto 15).

Un parcial de 2-19 para hacer sangre

La respuesta no pudo ser mejor, aunque también acompañó la suerte. Una pérdida bilbaína dio con un 2+1 de Oleson, y en la siguiente acción, un robo de balón limpio del local Thomas era sancionado con falta antideportiva sobre Hannah, que acertaba con los dos tiros libres y un triple en la posesión extra. En apenas treinta segundos el UCAM había anotado ocho puntos, pero la cosa iba a más, con Hannah manejando este tramo del encuentro a su antojo, encontrando a un Delía muy superior a Lima y Tumba hoy que se gustaba con dos acciones de canasta y adicional, e incluso anotando el propio Hannah un lejano triple al límite del descanso ante sus ex. Entre tanto, una única canasta rival gracias a un balón suelto que Gladness encontró bajo el aro. Un rodillo de cuatro minutos que cambiaba una desventaja de cuatro puntos por una máxima diferencia favorable de trece al descanso ante un equipo bilbaíno que demostraba el porqué de su trágica situación (32-45).

73 RETAbet Bilbao Basket

Tabu (8), Todorovic (11), Tomàs (0), Mumbrú (7) y Thomas (11) –quinteto titular- Rebic (5), Hammink (8), Redivo (9), Salgado (3), Hervelle (5), Gladness (6) y Bentil.

82 UCAM Murcia

Hannah (18), Oleson (15), Rojas (5), Soko (15) y Lima (4) –quinteto titular- Mendiola (0), Urtasun (0), Benite (10), Kloof (5), Martínez, Delía (10) y Tumba (0).

Parciales
19-22, 13-23 (32-45), 22-21 (54-66) y 19-16 (73-82)
Árbitros
Emilio Pérez Pizarro, Martín Caballero y Arnau Padrós.
Incidencias
Bilbao Arena, 8.115 espectadores. 33ª jornada de la Liga Endesa.

El UCAM no podía permitirse nada que no fuera ganar hoy en Bilbao y en el tramo final de la primera parte había decidido ir a por ello de una manera que le permitiera tener un plácido partido. Así sería en la reanudación, dando ahora con un choque de defensas mucho más permisivas que favorecían a la subida de revoluciones en los ataques, algo que no hacía más que beneficiar a quien ya mandaba en el marcador, que con un triple de Oleson tocaba una máxima ventaja de 18 puntos (36-54, minuto 24).

El UCAM pasó de ganar por 17 puntos a once minutos del final (49-66) a hacerlo por solo dos a seis (71-73)

Una comodidad en la que el UCAM pareció pensar que no peligraba su triunfo y que por tanto no necesitaba de más, pero estaba bajada de la intensidad dio con la entrada en el partido de un microondas como Redivo y sobre todo de Mumbrú, desapercibido hasta el momento. No parecía estar en juego más que la honra, al menos nada parecía indicar que un equipo descendido pudiera remontar 17 puntos en 11 minutos (49-66, minuto 29), pero cinco puntos rápidos para cerrar el periodo y, sobre todo, un muy lejano triple de Salgado para abrir el marcador del último que reducía la diferencia a un solo dígito, hacían soñar a Miribilla con el imposible por el que otrora en estos años tantas veces pelearon (57-66, minuto 32).

Al borde de la debacle

Los hombres de Lakovic hacían lo que el partido les pedía. Arriesgar, provocar cierto caos en el partido que pudiera hacer saltar alguna alarma en el UCAM, que se veía sobrepasado por el mejor momento en el partido de los bilbaínos, que en el desmérito murciano, con una sucesión de errores defensivos y malas decisiones ofensivas que daban con el urgente tiempo muerto de Ibon Navarro cuando el Bilbao se le había puesto a cinco (63-68, minuto 33).

Lo impuesto minutos antes ahora era sufrido, con un parcial adverso de 14-2 y un rival sin nada que perder creyéndose que era capaz. El tercer triple de Oleson sentaba como agua de mayo al UCAM a la vuelta del tiempo muerto, pero eran los de Bilbao los que con más fuerza empujaban, aprovechando los errores visitantes –mala nota de Lima en este final-, y un mate de Hammink subía los decibelios de un Miribilla que veía a su equipo a solo dos puntos cuando siete minutos atrás perdía por 17 (71-73, minuto 36).

La diferencia de dos únicos puntos volvería a ser marcada ahora por Todorovic, pero quedando más de dos minutos de partido, esa sería la última canasta del Bilbao. Después de más de un minuto de intercambio de fallos, nuevamente Oleson enfriaba los ánimos con un triple a un minuto clavado del final (73-78). Esta vez parecía definitivo su golpe, y Lakovic decidía arriesgar con una jugada de pizarra tras tiempo muerto que buscara la canasta por valor de tres puntos. El tiro de Salgado no entró, el rebote murciano y al Bilbao solo le quedó hacer falta buscando un fallo universitario que no llegó.

El UCAM llegó a ir ganando por 18 puntos y muy cerca estuvo de desperdiciar su ventaja el día que no podía permitirse fallar para seguir con vida en la lucha por el 'playoff'. Salvados los muebles, la única opción de estar entre los ocho primeros pasa por tres factores: ganar al Estudiantes, que el Iberostar pierda en Sevilla ante el Betis y el Andorra también caiga en su casa contra el Valencia. La solución al drama, el próximo jueves a partir de las 20:30.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos