El UCAM vuelve a pasar como un ciclón por Sevilla

Imagen del partido contra el Betis. /UCAM
Imagen del partido contra el Betis. / UCAM

Partido impecable y sin fisuras de los de Ibon Navarro, que fueron absolutamente superiores al Betis durante los cuarenta minutos

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEA

El UCAM pasa por su momento más dulce de la temporada. La duda al respecto es inexistente, y después de haber ganado con solvencia la semana pasada en la cancha del campeón Valencia Basket y entrar en la 'Final Four' de la Champions League este miércoles, fuese su cancha rival favorita quien midiera sus fuerzas. En San Pablo el UCAM había ganado en siete ocasiones, las cinco últimas de manera seguida –ocho y seis desde hoy- y siempre anotando más de noventa puntos. Las rachas, en plural, continúan.

87 Real Betis Energía Plus

Booker (12), Nelson (11), Schilb (20), Kelly (13) y Anosike (10) –quinteto titular- Sánchez (7), Cruz (0), Urtasun (2), Úriz (6), Zagorac, Franch (0) y Golubovic (6).

102 UCAM Murcia

Hannah (22), Benite (16), Rojas (11), Soko (19) y Tumba (0) –quinteto titular- Urtasun (0), Kloof (9), Oleson (6), Faverani, Delía (4) y Lima (15).

PARCIALES.
23-28, 17-25 (40-53), 24-30 (64-83) y 23-19 (87-102).
ÁRBITROS.
Antonio Conde, Francisco José Araña y Jorge Martínez. Eliminados: Kelly y Lima.
INCIDENCIAS.
Palacio de Deportes San Pablo de Sevilla, 4.815 espectadores. 26ª jornada de la Liga Endesa.

Hoy solo hubo un equipo en Sevilla. Autoritario y exento de piedad, el UCAM fue superior desde el salto inicial a un Betis desdibujado, donde sus fogonazos de talento individual contrastaban con la solidez colectiva de un UCAM que mostraba mayor entrega que su rival incluso con diferencias ventajosas de en torno a los quince puntos. El 20-41 del marcador final en rebotes, sobradamente indicativo de quién deseó más la victoria. Últimamente no hay equipo que se desfonde más que el de Ibon Navarro sobre la cancha, y ese el mayor orgullo de una afición.

Una victoria cimentada en el dominio reboteador, pero también en el acierto desde el triple. Porque después del 2-0 que fue la única ventaja local en el partido, tres triples de Benite ponían tierra de por medio ya en el primer ramalazo anotador visitante (2-11, minuto 3). Entre Booker y Kelly quisieron demostrar que cuando la cosa va de meter puntos ellos también saben, pero el ritmo del UCAM era imposible de igualar. Si antes habían sido tres chicharros de Benite, ahora venían dos de Hannah, y Rojas iba afinando el punto de mira en la esquina desde la que tanto le gusta castigar. El undécimo punto del escolta brasileño, capitán en ausencia de Antelo y hoy titular, daba ya con casi treinta puntos al final del primer cuarto (23-28).

El UCAM anotó 15 triples, su mejor marca esta temporada, en solo 27 intentos, dando así también su mejor porcentaje (56%)

Era el partido más anotar del UCAM está temporada, pero el estilo de juego puesto sobre la cancha sevillana también abría posibilidades a un equipo como el Betis, donde el talento individual rebosa en muchos jugadores, y ahora el turno de Schilb, muy dañino en el enfrentamiento de ida. Pero ahora, cada vez que el Betis amenazaba con darle la vuelta al marcador, llegaba la respuesta murciana en forma de triples. Oleson y dos más de Rojas ponían el partido muy de cara para los universitarios cuando aún ni se había alcanzado el descanso.

Rebotes y triples, la fórmula de la victoria

Acierto en el triple y rebote ofensivo son dos aspectos más ligados de lo que pueda parecer. Porque la agresividad con que Lima, Soko y, a decir verdad, cualquier jugador murciano atacaba la canasta bética en busca de una segunda oportunidad llegando desde fuera abría una cantidad de espacios a donde los de Óscar Quintana no podían llegar. Despliegue físico como pocos equipos de esta Liga Endesa pueden igualar, y también disciplina, pues incluso Kloof participaba moderado pero incisivo en el partido, con una gran recta final de segundo cuarto que daba con una canasta bajo la bocina y la máxima ventaja del partido hasta el momento (40-53).

Y con un partido tan plácido para los de Ibon Navarro, lo último que cabía esperar era lo ocurrido en el inicio del tercer cuarto, cuando tras un contraataque finalizado por Schilb (44-55, minuto 22), Kevin Tumba se fuera hecho una fiera a por Sadiel Rojas para juntar cabezas, cansado el pívot de la recriminación que le estaba haciendo su compañero por una acción. La pérdida de papeles no fue a más, tampoco Rojas contestó de manera pasional a la desproporcionada reacción del pívot y el propio Ibon Navarro restó importancia al pique desde la banda en un momento de parón estirado por un problema en el marcador.

El partido se termina de romper

Al UCAM no le sientan bien los parones cuando va tan lanzado como hoy en Sevilla, pero cuando un jugador como Hannah recupera su mejor versión, sobran las alarmas. Porque después de que Booker primero y Nelson después redujeran los diez puntos de ventaja, el base universitario respondió las dos veces con un triple. Un castigo psicológico para un Betis que, en un eterno tercer cuarto – 27 tiros libres entre los dos equipos -, seguía sin ofrecer más pelea que la individual de algunas de sus estrellas, muy insuficiente al dominio de la pareja interior Soko-Lima – entre ambos cogieron más rebotes que el Betis -, que ponían el músculo mientras Hannah y Oleson el acierto exterior. Y, como en el segundo cuarto, una canasta al límite de Kloof, ahora de tres puntos, daba otra máxima ventaja, ya inalcanzable (64-83, final del tercer cuarto).

Entre Ovie Soko y Augusto Lima capturaron más rebotes (22) que todo el Betis junto (20)

El Betis era un equipo carente de alma, pero aun así Ibon Navarro no estaba dispuesto a aflojar el acelerador. Un 6-0 de inicio de último cuarto donde se palpó cierta relajación de sus jugadores – las tres canastas fueron en mate o bandeja – daba con su tiempo muerto menos de dos minutos después de empezado el periodo definitivo. Y, otra vez, la pareja interior Soko y Lima. Dominadores absolutos del rebote y un problema cuando se entienden en ataque con solo mirarse, anotando los doce primeros puntos del UCAM en un último cuarto en que Óscar Quintana decidió plantar una defensa zonal que no hacía sino permitir al UCAM elaborar ataques largos con que asegurar su victoria, mientras lo que el Betis necesitaba era jugar rápido.

Alcanzada de nuevo la máxima de +19 con un alley-oop entre Benite y Lima (76-95, minuto 38), tres triples del Betis intentaron maquillar un sobrado resultado que dio más de cien puntos al UCAM por primera vez esta temporada con el último triple de Benite. El UCAM se ha plantado en abril en su mejor momento de la temporada y el 'playoff' ya no es ninguna quimera, sino un objetivo real y alcanzable.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos