Burgos se estrena a costa de un UCAM que vuelve a pinchar en el tramo final

Ovie Soko durante el partido contra San Pablo Burgos./M. González / ACBPhoto
Ovie Soko durante el partido contra San Pablo Burgos. / M. González / ACBPhoto

Los de Ibon Navarro desperdician varias ocasiones para poner tierra de por medio y encajan 31 puntos en el último cuarto

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEABurgos

El UCAM hace oficial su entrada en crisis. Ha perdido seis de sus últimos siete partidos, entre Champions y Liga Endesa, es incapaz de mantener durante varios minutos seguidos un buen nivel de juego, está desperdiciando ventajas y, como a todo aquel que le vienen dadas por todos lados, también cuenta con la mala suerte en forma de lesiones, como la de Urtasun y el expediente Faverani.

89 San Pablo Burgos

Fisher (16), López (3), Gailius (11), Thompson (14) y Saiz (8) –quinteto inicial- Schreiner (0), Sedekerskis (0), Barrera (7), Vega (0), Jenkins, Martínez (12) y Huskic (18).

86 UCAM Murcia

Hannah (19), Oleson (4), Rojas (11), Soko (12) y Tumba (3) –quinteto inicial- Martín, Benite (8), Kloof (12), Olaizola, Delía (14) y Lukovic (3).

Parciales:
18-23, 26-20 (44-43), 14-20 (58-63) y 31-23 (89-86).
Árbitros:
Miguel Ángel Pérez-Pérez, Jorge Martínez y Andrés Fernández. Eliminados: Gailius y Rojas.
Incidencias:
Coliseum Burgos, 8.531 espectadores. 8ª jornada de la Liga Endesa.

Este sábado, el San Pablo Burgos se aprovechó de ello y se apuntó su primera victoria de la temporada y de su historia en la Liga Endesa sobre el UCAM, contra el que llegó a ir perdiendo por diferencia en torno a la decena de puntos varias veces, pero al que hizo pagar caros sus errores en un tramo final del encuentro en donde la defensa hizo aguas antes y después de tirar, pues los locales se marcharon con 15 rebotes de ataque y 31 puntos en el último cuarto.

Una derrota dolorosa, otra más, que escuece sobre todo por haber estado durante la mayor parte del partido por delante. Los de Ibon Navarro tenían la dura prueba de limpiar la cabeza después de los dos tropiezos en cuatro días en casa ante el Obradoiro y el Pinar Karsiyaka, y entraban en el partido con un aire distinto con Ovie Soko como viva imagen de esta recuperación, pues el discutido jugador inglés anotaba sus dos primeros triples en un partido que se movía igualado hasta la entrada de Delía en pista, que bailando sobre Huskic en la zona y abriendo espacios lideraba una buena recta final de primer cuarto para que fuese el UCAM quien comenzara mandando (18-23).

Delía abusaba de Huskic, pero en un pacto de no agresión el serbio hacía lo mismo en el otro aro, y devolvía la igualdad con seis puntos seguidos que provocaban el primer tiempo muerto de Ibon Navarro (27-27, minuto 14). Un parón que traía posiblemente la mejor vuelta de las charlas de un minuto del UCAM en toda la temporada, pues con un Burgos desquiciado que caía en la trampa defensiva visitante y Benite enchufando los triples, los murcianos tomaban su máxima ventaja (29-39, minuto 17).

Un cierre de primera parte que duele

Sin embargo, parece que al UCAM no le siente bien ir por delante en el marcador, y tras tiempo muerto ahora local, el Burgos endosaba a los murcianos un parcial de 15-4 inexplicable, por contundencia pero también por errores, como los regalos en acciones de canasta y falta en jugadores de tanta experiencia como Oleson, y así, justo cuando el UCAM mejor parecía estar en el partido, se iba por debajo al descanso (44-43).

El UCAM encajó un doloroso parcial de 15-4 a tres minutos del descanso cuando vencía por diez puntos

Otro de los momentos clave del partido llegaría en la reanudación, y es que el Burgos haría hasta cuatro faltas –entrando en bonus- en la primera jugada de la segunda parte, siendo tres de ella de Gailius sobre un Rojas que buscó muy bien el poste bajo. El alero, que ya cargaba una de antes, se iba así con cuatro al banquillo con toda la segunda parte por jugar. El UCAM había vuelto muy bien de vestuarios, su lenguaje corporal era otro y la defensa lo evidenciaba, con dos solitarias canastas de Burgos pasada más de la mitad de un tercer cuarto que, con Delía de nuevo haciendo daño y Oleson despertando, ponían nueve interesantes puntos de ventaja (49-58, minuto 26), reducidos a cinco antes del periodo final (58-63).

Debacle final

Pero no, lo del UCAM no es estar cómodo. Para bien ni para mal. Y después de desperdiciar varias oportunidades con las que asestar un golpe sobre la mesa, de tanto jugar con fuego se acabó quemando. En un inicio de último cuarto caótico, que tenía a un hasta entonces inédito Edu Martínez por protagonista con sus triples, el Burgos anotaba 14 puntos en tres minutos para culminar su remontada (72-68, minuto 33).

Apostando Navarro por dos bases en pista y, con un parcial de 0-10 con Hannah y Kloof sumando 13 de los primeros 15 puntos del UCAM en el último cuarto, los murcianos tomarían seis puntos de ventaja a falta de siete minutos sobre un Burgos que corría peligro de morir en la orilla tras verse otra vez superando. Pero no. Tras el tiempo muerto local, el UCAM haría aguas en defensa, y con Fisher entrando hasta la cocina con extrema facilidad, Huskic aprovechando todo balón que tocaba cerca del aro y Edu Martínez anotando un nuevo triple, Burgos había remontado en solo dos minutos (81-80, 1:23 por jugar).

Dos jugadas que entregan el partido

Con los burgaleses por delante, era Ibon Navarro quien pedía el tiempo muerto ahora. Pero, en un desconcierto inexplicable, en el saque el balón fue robado por Huskic, que anotaba una bandeja fácil. Con el ataque embarrullado, el UCAM seguiría fallando y eran ya cinco de renta tras hacer falta sobre Edu Martínez con menos de un minuto en el reloj, pero Hannah, muy certero en el partido, daba vida con un gran triple a 45 segundos del final (85-83).

La falta de defensa permitió al Burgos anotar 31 puntos en un último cuarto para el olvido

Pero si había llegado un regalo con aquel saque de banda, ahora llegaba otro, y es que después de defender muy bien durante todo el ataque de Burgos para tener el último balón con que empatar o ganar, el rebote caía en las manos de Thompson, sin jugadores visitantes cerca, para poner cuatro de ventaja a 23 segundos del final. El UCAM había vuelto a pinchar en un final apretado, lo que estaba siendo su gran punto fuerte del inicio de temporada, y permitió a un colista Burgos sumar su primera victoria sin necesidad de hacer uso de su fichaje NBA John Jenkins. Es la sexta derrota en los últimos siete partidos.

Fotos

Vídeos