El UCAM agiganta su historia

Los jugadores del UCAM celebran la victoria./UCAM
Los jugadores del UCAM celebran la victoria. / UCAM

Los de Ibon Navarro remontan la diferencia de cinco puntos y entran en los cuartos de final de la Champions League

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEA

Histórico. El UCAM lo ha vuelto a hacer. Ha vuelto a derrumbar todas las probabilidades existentes en un duelo a vida o muerte. No es la primera vez en su existencia, y tampoco querrá que sea la última cuando se enfrente al Pinar Karsiyaka con los turcos como favoritos en los cuartos de final. El UCAM está entre los ocho mejores de la Champions. Y lo ha hecho después de remontar cinco puntos adversos al vigente campeón, el mismo que esta semana la Champions League elegía como equipo más en forma. El mismo que entrena Fotis Katsikaris, el técnico que llevó al UCAM a Europa y que hoy, irónicamente, se despidió de ella a manos de los murcianos.

72 Iberostar Tenerife

San Miguel (0), White (13), Ponitka (16), Abromaitis (9) y Tobey (12) –quinteto titular- Akognon (5), Niang, Bassas (0), Vázquez (8), Allen (3), Beirán (0) y Vasileiadis (6).

83 UCAM Murcia

Hannah (0), Oleson (20), Rojas (1), Soko (7) y Tumba (0) –quinteto titular- Mutic, Urtasun (14), Antelo (9), Benite (7), Kloof (15), Faverani y Lima (10).

Parciales:
18-15, 15-25 (33-40), 13-16 (46-56) y 26-27 (72-83).
Árbitros:
Aleksandar Glisic, Tanel Suslov y Marek Cmikiewicz.
Incidencias:
Pabellón Santiago Martín de San Cristóbal de La Laguna, 4.869 espectadores. Partido de vuelta de la eliminatoria de octavos de final de la Champions League.

La diferencia entre un equipo y otro fue precisamente el carácter que el griego quiso traer a Murcia y que anoche no existió en Tenerife. O mejor dicho, en el Iberostar. Porque en Tenerife hubo y mucho por parte de los que vestían de rojo, que se quitaron sus complejos ofensivos de encima para ser tan valientes como la historia exige.

El valiente planteamiento del UCAM, los seis triples de Oleson, la dirección de Urtasun y omnipresencia de Lima se comieron al Iberostar

Y el primero fue Brad Oleson. No está siendo la mejor temporada de su carrera. Pero partidos como los de anoche son los que separan a los buenos de los grandes jugadores, y el currículum de Oleson le hace pertenecer a los segundos. Primer balón del partido, primer triple. Y así hasta tres en el primer cuarto. El UCAM debía sumar puntos para ganar esta eliminatoria y desde más allá del arco valen más, como se seguiría intentando hasta que un mal gesto de Hannah le dejaba fuera, situación aprovechada por Ponitka para poner a los aurinegros por delante en un primer cuarto que terminaba con el primero de los cuatro tapones de Augusto Lima (18-15).

El UCAM tuvo en la segunda parte todo el carácter y el descaro que no existieron en los locales

Los nervios podían pasar factura a Tenerife, pero antes había que darle un susto, uno que no llegaba con Charlon Kloof en la posición de base, que aunque sumaba puntos en lejanas suspensiones de dos puntos no acertaba a dar a los suyos las reglas con que alcanzar un criterio de juego. Pero para eso estaba Álex Urtasun. Sería diferencial en el último cuarto, pero ya daba al UCAM la frescura que necesitaba en un gran sprint murciano antes del descanso, culminado espectacularmente por un tapón de Lima que Soko recogía para anotar desde media cancha al límite de la bocina y poner por primera vez a los universitarios por delante (33-40).

Tenerife pierde el norte

Aquella jugada podía ser un golpe moral y así lo fue. Porque el Iberostar visto en la segunda parte no fue el mismo del comienzo. Ponitka buscaba imponer su físico y en ocasiones lo lograba, pero el desquicio podía con él, como también con los internacionales españoles San Miguel y Beirán – cero puntos -. En el UCAM, al contrario. El descaro visitante era caos para los locales, y la confianza se extendía al grupo con los primeros puntos de Benite, el atino de un Kloof al que dejaban tirar o la potencia de Soko. Y Lima. Lima fichó para partidos como este. Cuando estaba en pista sus manos parecían tocar cada rebote, como también el sueño murciano, que con 46-56 a falta de diez minutos estaba muy cerca.

Urtasun sentencia la eliminatoria

Era el momento para jugar con cabeza. Álex Urtasun atendería la llamada. Incluso con Kloof en pista, él decía a qué se jugaba. Y no pudo salir mejor. El navarro tuvo el mejor parcial de cualquier jugador en pista, como el domingo (+13), todo gracias a sabias decisiones para encontrar libre a un Oleson que volvía a disparar desde fuera, a Lima para hacer sus primeros mates en su vuelta al UCAM – tres en el último cuarto – o resolver por sí mismo, como haría con ocho tiros libres.

Tenerife solo estuvo de cuerpo presente en el último cuarto, y con diferencia que se fueron hasta +13 (62-75 a un minuto del final), el reloj solo indicó por cuánto prolongar la amargura aurinegra en el Santiago Martín, convertido en el escenario de un drama que hundía al vigente campeón para aupar a un UCAM que sigue escribiendo su propia historia contra viento y marea.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos