Deportes

Ucam CB

Freno a la racha del UCAM el día menos indicado

El base estadounidense del UCAM Murcia, Clevin Hannah, con el labio sangrando durante el partido contra el Herbalife Gran Canaria /EFE
El base estadounidense del UCAM Murcia, Clevin Hannah, con el labio sangrando durante el partido contra el Herbalife Gran Canaria / EFE

Mal partido de los murcianos en Gran Canaria, donde perdieron el 'basket-average' contra otro rival directo por el 'playoff' en que sigue metido el UCAM

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEA

Todo tiene un final y el de la racha del UCAM llegó en la cancha del Herbalife Gran Canaria. El viaje a Las Palmas no ha sido nunca el favorito de los murcianos, que solo han ganado allí en dos ocasiones de dieciséis posibles, contando la de este mediodía, pero la de hoy era de especial importancia considerando lo apretado de la lucha por el 'playoff', en la que el UCAM sigue anclado pero necesita ganar en el 'basket-average' a cuantos más rivales pueda. El Gran Canaria era uno de los pocos con los que aún estaba en juego, pero también cayó del lado amarillo en un día en que los universitarios se vieron muy sobrepasados en el rebote, su gran lastre, y algo perjudicados de un criterio arbitral muy estricto que cargó de faltas a un juego interior, provocando la primera de estas desdichas.

83 Herbalife Gran Canaria

Radicevic (8), Rabaseda (2), Brussino (8), Báez (17) y Balvin (8) –quinteto titular- Oliver (18), Mekel (3), Seeley (5), Pasecniks (8), Paulí (0), Aguilar (6) y Fischer.

71 UCAM Murcia

Hannah (12), Benite (3), Rojas (11), Soko (6) y Tumba (3) –quinteto titular- Urtasun (4), Kloof (14), Oleson (2), Faverani, Delía (6) y Lima (10).

Parciales
23-11, 19-19 (42-30), 15-22 (57-52) y 26-19 (83-71).
Árbitros
Miguel Ángel Pérez Pérez, Jacobo Rial y Alfonso Olivares. Eliminados: Soko y Tumba.
Incidencias
Gran Canaria Arena, 5.773 espectadores. 28ª jornada de la Liga Endesa.

Pero antes de valorar la actuación arbitral toca mirarse el ombligo, y lo cierto es que no fue el mejor día del equipo de Ibon Navarro, que llegaba con cuatro victorias seguidas a Gran Canaria, una racha cimentada en unos excelentes porcentajes de tiro y el dominio del rebote, sobre todo ofensivo. Y ni lo uno ni lo otro encontraron continuidad en Las Palmas.

Desde el mismo salto inicial sería el Gran Canaria quien impusiera sus centímetros bajo los tableros, con una primera jugada del partido muy sintomática en que los de Casimiro atacaron hasta cuatro veces gracias al rebote. El UCAM, que no atinaba a carburar, se encontraba además con problemas de faltas, acentuados con un grave error de Soko, que en pleno vendaval amarillo fue sancionado con su segunda falta y una técnica que fue la tercera en solo seis minutos de juego, secuencia que daba ya un 15-5 de ventaja a los locales.

Fueron varias las veces que el UCAM se acercó en el marcador, pero nunca logró la continuidad necesaria

La defensa del Gran Canaria permitía tocar demasiado balón a un jugador como Rojas que no genera peligro por sí mismo, y mientras el alero chocaba contra un muro más veces de las que lo saltaba, las segundas oportunidades de los amarillos hacían que lloviera sobre papel mojado para el UCAM, superado por más del doble al final del primer cuarto (23-11) y con una máxima desventaja de quince puntos (26-11, minuto 11) tras el segundo parcial de 9-0 del Gran Canaria.

Los problemas, además, no eran solo deportivos. El principal, Clevin Hannah, que había tenido que abandonar el partido por un involuntario codazo de Radicevic que le había dejado dos dientes rotos y una herida de la que brotaba mucha sangre. Su recambio, Kloof, tardaba en encontrar su sitio, pero la reacción del segundo cuarto era suya gracias a su superioridad física sobre Oliver, y anotando nueve de los puntos de un parcial del UCAM de 2-11, el partido volvía a abrirse (28-22, minuto 16). Sin embargo, ahí se empezaría a dar una situación demasiadas veces repetida en el partido, y es que cada vez que el UCAM se colocaba a dos o tres posesiones de distancia, su error era castigado duramente por los puntos rápidos del Gran Canaria, que volvía a poner dos dígitos en la diferencia (33-22) y, después de ser reducidos con dos triples seguidos de Benite y Hannah, de vuelta, se escapa otra vez con un 7-0 de parcial antes del descanso, doliendo especialmente un triple demasiado solo de Báez, a quien nadie fue a defender (42-30).

La amargura por el criterio arbitral crecía en el UCAM, perjudicado de las sanciones por contactos tan leves que tenían con tres faltas a Soko y Tumba, pero la diferencia del marcador se explicaba a partir de un claro 23-9 en rebotes favorable al equipo local – sus diez rebotes ofensivos eran más que los totales murcianos – y una estudiada defensa que provocaba porcentajes por debajo del 30% de acierto.

Ibon Navarro quiso devolver el músculo a la cancha, arriesgó y falló. Tumba y Soko empezaban la segunda parte como titulares y sus cuartas faltas llegaban aún con 19 y 16 minutos por jugar. Al menos la cara del UCAM en ataque ya era otra, con Hannah más suelto, pero de nuevo se echaba en falta la continuidad cada vez que había ocasión de apretar de verdad el marcador, y después del 51-48 que había fijado Urtasun con dos tiros libres, dos triples seguidos de Aguilar y Oliver – que imponía su veteranía sobre el ímpetu de Kloof -, disparaban al Gran Canaria antes de otro acercamiento murciano previo a los diez minutos finales (57-52).

El Gran Canaria se va para no volver

Después de arrasar en el primer cuarto, varias habían sido las ocasiones de los insulares por dar un golpe sobre la mesa en el partido, pero siempre el UCAM acababa contestando. El inicio del último cuarto dio con el definitivo, pues un 10-2 de apertura en el que brillaba Oliver, máximo anotador del partido a sus 39 años, acercaba a los suyos a su máxima ventaja (67-54, minuto 34).

El UCAM perdió claramente la batalla por el rebote, con 41 capturas de los grancanarios por solo 24 de los murcianos

La sensación era además de que el UCAM se estaba marchando mentalmente del partido, pues la estocada de este doloroso parcial había llegado con una técnica a Ibon Navarro – cuando se había sancionado una falta a favor de su equipo – que dio con tres puntos locales cuando el UCAM tenía la oportunidad de reducir la diferencia de diez puntos.

Nuevamente Hannah, y ahora también Lima y Delía, con una mañana difícil ante el tamaño de los pívots grancanarios, permitirían al UCAM reducir la significativa renta de los dos dígitos, pero siempre se obtenía la respuesta de Oliver y los suyos. Con el partido en el bolsillo para el equipo de Luis Casimiro sí quedaba al menos pelear el 'basket-average' contra un rival directo por el 'playoff', pero tampoco fue posible con varias leves faltas del UCAM que los amarillos no desaprovecharon para ganar por doce puntos de diferencia y ahora aventajar al UCAM en una victoria en la clasificación y en el 'basket-average', lo que a efectos prácticos la convierte en dos.

Aun así, el UCAM permanece en puestos de 'playoff' como octavo clasificado a falta de seis jornadas para que termine la liga regular.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos