Baloncesto | UCAM Murcia

En convivencia antes de la batalla

El conjunto universitario, en un entrenamiento en Atenas. /UCAM
El conjunto universitario, en un entrenamiento en Atenas. / UCAM

Los cuatro equipos que disputan la Final Four están alojados en el mismo hotel, el Divani Caravel, donde coinciden en las comidas

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEAEnviado especial a Atenas

La calma que precede a la tempestad. Así se están viviendo las horas previas a esta 'Final Four' de la Champions League, para la que la organización ha tenido a bien alojar en el mismo hotel a los cuatro equipos, incluido el anfitrión AEK Atenas.

El Divani Caravel, hotel de cinco estrellas en el centro de la capital griega, permite con sus grandes salones que los equipos coincidan en las habituales horas de avituallamiento, aunque en las comidas y cenas se sucedan de manera escalonada dependiendo de sus responsabilidades baloncestísticas, ya sean entrenamientos o sesiones de 'scouting' en vídeo, pero sí desayunan todos juntos. Curiosa escena en los días venideros con los piques que puedan dejar los partidos de semifinal sobre el parqué.

Estadio AEK de Atenas.
Estadio AEK de Atenas. / UCAM

Por lo demás, en el UCAM hay poco lugar a las supersticiones típicas de los prolegómenos a los grandes acontecimientos. Como en cada desplazamiento, las parejas de habitación son decididas por los entrenadores, jugando entre lo aleatorio y lo químico, dando esta vez con la casualidad de quienes comparten posición –y al mismo tiempo compiten por minutos- también comparten dormitorio, caso de los 'roomies' Hannah y Kloof por un lado, o Benite y Urtasun por otro.

Tampoco se ve alterada la dieta de los deportistas antes de una 'Final Four' que, sea cual sea el resultado de la semifinal, programa otro partido sin que lleguen a completarse las 48 horas entre uno y otro. Los universitarios no han llevado consigo ninguna especialidad de la huerta murciana y fían su organismo a la comida del Divani Caravel, donde predominan las verduras y las frutas, el pollo en innumerables variedades, el cerdo y, como no podía ser de otra forma, el yogur griego.

El equipo de Ibon Navarro, que está reduciendo sus sesiones de entrenamiento al mínimo desgaste físico, sí que ha querido trasladar desde Murcia todo su material deportivo para la preparación física del deportista, un aspecto cuidado muy en detalle por el UCAM. El tiempo libre, que entre sesiones de acondicionamiento, vídeo y actos oficiales, no abunda tanto como podría parecer, no es ocupado más que con los típicos paseos por las inmediaciones del hotel y alguna escapada a la Acrópolis ateniense, que queda muy cercana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos