Compás de espera tras siete movimientos

Brad Oleson entra a canasta en un partido con el Barça.
Brad Oleson entra a canasta en un partido con el Barça. / AFP

Realizadas 4 renovaciones y los fichajes de Navarro, Hannah y Oleson, el UCAM se da unos días antes de buscar un base

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEAMURCIA

Después de la tempestad viene la calma. En el UCAM no ha habido respiro en las últimas semanas, y es que entre el anuncio de la marcha de Katsikaris, el pasado 28 de junio, y el del fichaje de Brad Oleson el pasado jueves, han sido hasta siete los movimientos que ha efectuado el equipo universitario, además del nombramiento del nuevo vicepresidente de la entidad, Ramón Megías.

Aunque se continúa trabajando en la composición de la plantilla, el mercado es quien marca los tiempos y manda un reposo. Oficializadas hasta cuatro renovaciones y las contrataciones de Hannah y Oleson, además del nuevo técnico, el UCAM se mantiene ahora a la expectativa de lo que pueda derivar el zoco veraniego antes de añadir nuevos efectivos al plantel de Ibon Navarro.

Uno de los puestos que más preocupa es el de base. Aunque Hannah llegará con la vitola de base titular, esto podría cambiar si se presenta la oportunidad de optar a un director de similar cartel, jugando al mismo tiempo con la capacidad que tiene el americano de actuar como escolta, dado su instinto anotador. En estas, el último nombre en ser ligado al UCAM, y del que esta redacción ha confirmado el interés, es Ludde Hakanson. El base sueco, que cuenta como cupo nacional, es propiedad del Barcelona, que se plantea mantenerlo como tercer base -algo que en principio no ilusiona al jugador- o cederlo por cuarta ocasión -Riga, Sevilla y Fuenlabrada-, una opción que, de darse, tiene como candidatos no solo al UCAM, sino también al Gran Canaria y al Fuenlabrada, su último equipo.

Quienes más pendientes están de lo que pueda ocurrir en la posición de base son los nacionales Pedro Llompart y Alberto Martín. A Llompart, a quien el club podía estirar su contrato por una temporada más, le fue rescindida previo pago esta posibilidad, por lo que el jugador es agente libre a día de hoy y, de contar con él la próxima temporada, habría que negociar un nuevo contrato. En cuanto a Martín, aún se duda sobre qué hacer con él, aunque es una posibilidad que el club le renueve el contrato por una temporada más y vuelva a ser cedido, como se pretende con el canterano Chumi Ortega.

La intención inicial es salir a competir la próxima temporada con tres bases, y que al menos dos de ellos sean de una calidad contrastada. Un jugador con capacidad para ayudar en la dirección es Billy Baron, que hasta llegar al UCAM siempre había jugado de base. El club ha manifestado interés en renovarlo, pero el fichaje de Oleson en plena indecisión del jugador puede jugar en su contra, ya que el puesto de escolta queda muy bien cubierto con el ex del Barça y Vitor Benite. Acabado el plazo para presentar ofertas por los jugadores sujetos a derecho de tanteo, no ha llegado nada por Baron, así que si otro club de la ACB quisiera contar con él debería negociar con el UCAM para su liberación.

Una posición en la que el UCAM ha sorprendido con sus movimientos es la de '5'. Saltó la sorpresa y ambos renovaron. Un nombre que ha saltado a la palestra es el de Vitor Faverani, que se encuentra entrenando por su cuenta en Murcia y reúne las características necesarias para cubrir las carencias actuales, incluida su licencia de jugador de formación local. Después de haber sido vendido en dos ocasiones, el brasileño podría empezar una tercera etapa en el club universitario.

Con diez jugadores en plantilla a día de hoy y las dos plazas de extracomunitario aún intactas, quedan también por fichar dos hombres nacionales. El UCAM cuenta por el momento con cuatro jugadores formados localmente -Antelo, Oleson, Martín y Olaizola-, suficiente en la ACB pero no en la Champions, competición donde se exigen cinco y en la que en principio Oleson no estaría considerado como tal. En el UCAM también barajan la posibilidad de diseñar una plantilla de trece jugadores e ir haciendo convocatorias para cada partido según las necesidades.

La flexibilidad a la hora de fichar extracomunitarios ha de ser tenida en cuenta en consonancia con la necesidad de contar con jugadores nacionales. Alejandro Gómez se encuentra ahora mismo presenciando la Summer League de Las Vegas y habrá que ver si hay sorpresas.

Uno de los favoritos de la grada, Nemanja Radovic, podría estar quedándose sin sitio. El montenegrino, con cuatro temporadas en el equipo, está en un momento clave de su carrera. Con 25 años, sobrada experiencia en ACB y demostrada calidad y proyección, está en la situación ideal de todo deportista para firmar el gran contrato de su carrera. El problema es que el UCAM no se lo puede ofrecer teniendo en cuenta las necesidades de su plantilla y lo bien cubierto que está el puesto de ala-pívot por Antelo.

No es jugador de formación local y, dada la necesidad del UCAM por sumar hombres nacionales y la posibilidad aún de fichar hasta dos extracomunitarios, se antoja difícil su continuidad. Terminado el plazo para ofertar a jugadores sujetos al derecho de tanteo, como es su caso, no ha llegado nada por él a pesar del interés del Obradoiro y Zaragoza, clubes a los que es difícil imaginar pagando un traspaso por el extranjero que ha vestido la camiseta del UCAM más veces (115).

Fotos

Vídeos