Tenis

Del Potro emociona a Roland Garros, pero no puede con Murray

Juan Martín del Potro se despide de la afición de París. /Reuters
Juan Martín del Potro se despide de la afición de París. / Reuters

Verdasco sorprende a Cuevas y alcanza los octavos de final, al igual que Carla Suárez

PABLO MELIÁN

Con gritos de «¡Delpo, Delpo!» despidió el público de la Philippe Chatrier al argentino Juan Martín del Potro después de que cayera en un duelo de casi tres horas ante el número uno mundial, Andy Murray, este sábado en la tercera ronda de Roland Garros. El argentino, 29º favorito, desaprovechó múltiples oportunidades para ganar el primer y el segundo set y acabó perdiendo por 7-6 (10-8), 7-5 y 6-0.

«Todo el mundo aprecia mi historia. Estuve fuera mucho tiempo. Pienso que por eso me apoyan tanto», dijo Del Potro, cuya carrera ha quedado marcada por las lesiones. Pasó dos años casi sin competir (2014 y 2015) y este año volvió a Roland Garros tras un lustro de ausencia. «Me encantó lo que pasó en la pista. Estoy muy contento por ver a la gente apoyándome. Eché de menos este torneo en los últimos cinco años. Espero el año que viene estar mejor y pasar más días aquí», señaló en rueda prensa muy satisfecho.

El tandilense sufrió un tirón muscular en el aductor en la anterior ronda. Este sábado en la Philippe Chatrier no pudo acompañar sus poderosos argumentos tenísticos, especialmente su golpe de derecha, con la condición física necesaria para batir a un atleta como Murray y alcanzar los octavos de final. Rotundo con el ‘drive’, Del Potro logró pronto una rotura sobre Murray, que se la devolvió después de que el argentino tuviera bola de set. Pero el argentino multiplicaba los gestos negativos. Se tocaba el aductor, negaba con la cabeza, gritaba o amagaba con golpear el suelo con la raqueta. Un posible abandono planeaba en la central.

Finalmente el larguísimo primer set -casi una hora y media- se definió en el ‘tie break’ para Murray. Del Potro se lamentó de las ocasiones perdidas apoyando la cabeza en la red durante unos instantes.

Bajón emocional

«Es normal, estaba frustrado, tuvo varias oportunidades para cerrar el set, incluso una doble falta en el ‘tie break’ en uno de sus puntos de set», dijo Murray sobre la reacción del argentino.

«Jugó mucho mejor que yo en el primer set», reconoció el número uno. A continuación el escocés aprovechó el bajón emocional de su rival para lograr una rotura al inicio de la segunda manga. Del Potro se fue recuperando, pero una vez más Murray estuvo mejor en el desenlace.

«Sentía demasiada frustración. Tuve muchas oportunidades para ganar en los dos primeros sets. Pero cuando juegas ante un gran campeón como Murray tienes que aprovechar las pocas oportunidades que te dan», señaló ‘Delpo’.

La tercera manga tuvo menos historia. Murray siguió su línea de regularidad y a Del Potro no le llegaba el físico para poder competir. Cedió en dos horas y 53 minutos. «Teniendo semejante apoyo y cariño, aunque había perdido 1.000 oportunidades, quería seguir disfrutando en la cancha. Sabía que en lo tenístico había perdido, pero quería seguir haciendo disfrutar al público», señaló sobre el tercer parcial el tenista argentino.

Verdasco y Carla Suárez, en octavos

Por su parte, Fernando Verdasco (37º ATP) sorprendió al uruguayo Pablo Cuevas (22º favorito) en la tercera ronda, en la que el español ganó por 6-2, 6-1 y 6-3, en una hora y 33 minutos, para pasar a octavos. «Estoy muy contento de mi partido, de la consistencia. Está claro que ganar a un jugador como Pablo en tierra es muy importante. Hoy es de esos días que disfrutas porque las cosas te salen bien», dijo Verdasco. «No pensaba poder ganarle con un resultado así. Estaba mentalizado para una batalla a cinco sets», añadó el madrileño.

Considerado uno de los mejores jugadores en tierra batida, Cuevas no encontró respuestas ante Verdasco, que le rompió el saque en ocho ocasiones, mientras que el uruguayo finalizó el partido únicamente con dos ‘breaks’. Ahora Verdasco, de 33 años y que compite en Roland Garros por 14ª ocasión, jugará por sexta vez en octavos (su techo) ante el ganador del duelo entre el japonés Kei Nishikori y el coreano Hyeon Chung. Quien se despidió en tercera ronda fue Feliciano López, eliminado por el croata Marin Cilic, por 6-1, 6-3 y 6-3.

En el cuadro femenino, también pasó a octavos Carla Suárez, 21ª favorita, al derrotar a la rusa Elena Vesnina (decimocuarta), por 6-4 y 6-4, en una hora y 43 minutos. Suárez jugará por un puesto en cuartos, su tope en Roland Garros (2008 y 2014), ante la rumana Halep, tercera cabeza de serie y candidata al título, que se impuso a la rusa Daria Kaatkina por 6-0 y 7-5. «Halep es una de las favoritas en tierra y lo demuestra. Es una jugadora que es difícil que se derrumbe, es agresiva y sabe defender. Además, nos conocemos mucho», reconoció la canaria de 28 años, que en la parte final del duelo pidió asistencia médica por problemas en la rodilla derecha. «Lo llamé por prevenir, por si jugábamos tres sets. Fue una pequeña molestia que tuve durante el partido. Para el siguiente encuentro estaré perfecta», explicó Carla Suárez.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos