Tenis

La mayor paliza de Nadal en Roland Garros

Rafa Nadal, durante el partido ante Basilashvili. /Efe
Rafa Nadal, durante el partido ante Basilashvili. / Efe

El balear cede un solo juego ante Basilashvili en su partido 100 a cinco sets en tierra batida

MANUEL SÁNCHEZMadrid

Dos juegos ante el argentino Juan Mónaco en 2012: 6-2, 6-0 y 6-0. Esa era hasta la tercera ronda de este viernes la mayor paliza de Rafa Nadal en la arcilla de Roland Garros. En su partido 100 al mejor de cinco sets sobre tierra batida (98 victorias y dos derrotas) -cuentan encuentros de Roland Garros, Copa Davis y finales de Masters Series (actuales Masters 1.000)-, Nadal superó el registro. El infortunado rival fue el georgiano Nikoloz Basilashvili, número 63 del mundo. El de Manacor venció por 6-0, 6-1 y 6-0 y marcó un nuevo hito en su historia en el torneo parisino, el mismo que, según las palabras del presidente de la Federación Francesa de Tenis, Bernard Giudicelli, le levantará una estatua en honor a su figura.

Más información

Se quedó Nadal a un juego del triple ‘rosco’, el llamado ‘triciclo’, que sí ocurrió en otras ocasiones en Roland Garros. Por ejemplo, en 1993, Sergi Bruguera no cedió ni un solo juego en su enfrentamiento ante el francés Thierry Champion. Se quedó cerca de la gesta de Bruguera el alicantino David Ferrer, que igualó en 2008 el resultado cosechado por Nadal, cuando venció por 6-0, 6-1 y 6-0 al habilidoso francés Fabrice Santoro.

Garbiñe Muguruza espantó los nubarrones de la central al vencer a Yulia Putintseva, pero estos volvieron para el partido de Nadal, que tuvo que convivir con los sonidos de los truenos que asomaron en la capital francesa. Rayos en el cielo y chispas en la derecha de Nadal, que dominó de principio a fin a un Basilashvili que tardó casi dos sets en conectar un golpe ganador -el manacorense sumó 27 al término del partido-. Nadal pegaba fuerte y profundo, y el georgiano apenas pudo encontrar soluciones, más allá de alguna dejada para intentar cortar el ritmo. En 25 minutos, el balear se apuntó el primer parcial y comenzó el segundo set apuntándose tres juegos en blanco consecutivos. Fue en ese momento cuando revoloteó la idea de un posible triple ‘rosco’, la paliza definitiva, un hito, que Nadal no ha podido disfrutar en 77 partidos en París.

El partido marchaba 6-0 y 3-0 y Basilashvili sólo había sumado ocho puntos. La victoria parecía clara. La incógnita estaba en el marcador final. Volvió a apretar Nadal, conocido por no hacer prisioneros, y dejó el partido 6-0 y 5-0. Entonces, se le abrió el cielo al georgiano. Mantuvo su servicio a 15 y se quitó la presión de todo el mundo, que miraba a la Chatrier en busca del resultado más morboso posible.

También Carreño y Ramos

Ya en el tercer parcial Basilashvili jugó mejor, o al menos lo disputó más. Porque sí, encajó otro 6-0, pero llevó tres juegos al iguales, salvó seis bolas de ‘break’ e incluso disfrutó de un 0-40 sobre el saque de Nadal. Pero no pudo ser. El manacorense se mantuvo serio y terminó el partido de la manera más rápida posible, evitando, además, que los truenos descargasen lluvia sobre París. Al final sólo hubo un chaparrón, y se lo llevó Basilashvili. En una hora y media, tiempo habitual en los partidos al mejor de tres sets, el balear firmó su pase a octavos de final, donde le espera el castellonense Roberto Bautista, que derrotó en tres sets (6-3, 6-4 y 6-3) al checo Jiri Vesely. Nadal y Bautista se han enfrentado en una ocasión (Masters de Madrid 2014), con victoria para el balear.

También estará en octavos el asturiano Pablo Carreño, que consiguió una de las victorias más importantes de su carrera al vencer al búlgaro Grigor Dimitrov por 7-5, 6-3 y 6-4. Carreño, que está realizando el mejor Roland Garros de su vida, se medirá en octavos a Milos Raonic. El canadiense fue el verdugo de Guillermo García López, que tuvo que retirarse en el segundo set cuando caía por 6-1 y 1-0. El rodense se resintió de las molestias que arrastró desde el primer día de competición y tuvo que despedirse de París. La última victoria masculina del día la firmó Albert Ramos, que defiende cuartos de final, y eliminó al local Lucas Pouille en cinco mangas, por 6-2, 3-6, 5-7, 6-2 y 6-1. En la siguiente ronda chocará contra el segundo favorito al título, Novak Djokovic, quien tuvo que remontar dos sets a uno abajo al argentino Diego Schwartzman.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos