ElPozo liquida al Peñíscola

Fernando cae tras una entrada de Míchel./Edu Botella / AGM
Fernando cae tras una entrada de Míchel. / Edu Botella / AGM

Los de Duda, que arrancan fríos, despiertan para remontar y acaban pasando por encima de los de Angulo

ANDRÉS CREMADESMURCIA

ElPozo logró una victoria trabajada, aunque el tanteador muestre otra cosa. Los de Duda tuvieron que dar todo para ganar a un Peñíscola que solo aguantó la primera mitad. Un primer tiempo en el que se vio que el debutante en el banquillo castellonense Marcos Angulo tenía los deberes hechos en cuanto a los movimientos del equipo de Duda. Así, supo complicarle el encuentro, tanto que su conjunto se adelantó y tuvo ocasiones para dejar el partido tocado. Pero los de ElPozo sacaron su orgullo, consiguieron a balón parado exprimir al Peñíscola y dejaron un gol para la galería del croata Marinovic. Ya en la segunda entrega estaba todo hecho, primero porque el Peñíscola ya no respondió y también porque ElPozo cambió el chip y no dio opción alguna a un equipo que necesita algo más para no terminar pasando problemas de toda índole.

Sin ritmo y confiado comenzó ElPozo el encuentro ante el Peñíscola. Los de Duda, sin tensión, comenzaron a pasarlo mal desde los primeros compases. A Duda no le gustaba mucho lo que estaba viendo y optó rápidamente por meter a Álex. El encuentro no presentaba parámetros muy halagüeños para los murcianos, su lentitud y sobre todo su horizontalidad al jugar estaban posibilitando robos fáciles de los jugadores de Marcos Angulo.

5 ElPozo Murcia

Fabio, Matteus, Andresito, Xuxa y Pito. También jugaron Álex, Marinovic, Fer Drasler, Fernando, Piqueras y Elías.

1 Peñíscola Rehabmedic

Molina, Bagatini, Orzáez, Míchel y Esteban. También jugaron Carlinhos, Iago, Iván Rumbo, Iván y Rabisco.

Árbitros
Moreno Reina y Ramos Marín (Colegio Andaluz). Bien.
Goles
0-1, minuto 7, Iago. 1-1, minuto 16, Andresito. 2-1, minuto 16, Pito d.p. 3-1, minuto 17, Marinovic. 4-1, minuto 28, Piqueras.5-1, minuto 36, Marinovic.
Incidencias
Partido correspondiente a la jornada 23ª, disputado en el Palacio de los Deportes, ante unos 1.100 espectadores.

Pito fue el primero en tener opciones claras de marcar en el minuto cuatro, en una acción mas individual que de equipo. ElPozo no recordaba en nada al del partido contra el Barça, ya que su fútbol era escaso y muy tosco.

De esta manera, el Peñíscola se adelantó con justicia en el minuto siete, tras una pérdida de balón en la salida de los de Duda. Llegaban los reajustes, pero era peor el remedio que la enfermedad. La entrada de Piqueras para intentar poner orden atrás fue una temeridad, y es que el canterano entró nervioso y perdió varios balones que pudieron costar el segundo tanto a los de ElPozo.

Duda no las tenía todas consigo y paró el partido, dio nociones y metió de nuevo a Xuxa y Andresito. El brasileño, que había estado muy intermitente al principio, fue el ingeniero del empate a uno.

El gol desencajó al equipo azulón, que vio que veinte segundos después una acción de Esteban era castigada con falta y, al tener las cinco cometidas, llegaba el doble penalti que Pito convirtió. ElPozo daba la vuelta a un partido en el que el Peñíscola había jugado bien.

Ya con el 2-1 los murcianos comenzaron a jugar a otra cosa, de forma más vertical y, aprovechando que el Peñíscola seguía tocado, marcaban el tercer tanto. Marinovic hizo una de esas jugadas que solo los elegidos pueden efectuar. Se fue de dos jugadores, amagó el disparo, giró sobre sí mismo y disparó violentamente a media altura.

ElPozo había hecho su trabajo, Duda lo sabía y Marcos Angulo, aunque no podía admitirlo, sabía que el resultado iba a ser irremontable. Y no es que un 3-1 no se pudiese remontar, es que el equipo de Peñíscola estaba bajo mínimos, tanto en lo físico como en lo anímico, por no decir de fondo de armario, porque el conjunto castellonense acudió hasta Murcia con lo justo para competir.

ElPozo, que se sabía ganador, entraba en la segunda entrega con una velocidad más. Esto se vio enseguida sobre la pista azul.

El partido se había vestido del color rojo de ElPozo y registraba números de goleada. Marcos Angulo sacó a Carlinhos como portero-jugador, pero el riesgo era máximo y cada robo de ElPozo era una ocasión manifiesta en un encuentro que ya murió sin historia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos