Supercopa de España

El Inter repite goleada (5-2)

Un momento del partido disputado este sábado en Torrejón de Ardoz.
Un momento del partido disputado este sábado en Torrejón de Ardoz. / EFE

El equipo madrileño sobrevive a la tensión y alza la Supercopa de fútbol sala ante ElPozo

CARLOS MORENOTorrejón

El Movistar Inter conquistó la Supercopa de España de fútbol sala al imponerse a ElPozo Murcia por 5-2 en un partido de vuelta de alto voltaje con picos de tensión.

5 Movistar Inter

Jesús Herrero, Ortiz, Gadeia, Ricardinho, Daniel -quinteto inicial-, Bebe, Rafael Rato, Elisandro, Borja, Solano, Serginho.

2 ElPozo Murcia

Fede, Elías, Matteus, Marinovic, Fernando -quinteto inicial-, Alberto, Álex, Darío, Pito, Pola, Paniagua, Álex García, Cobarro.

GOles:
0-1, min.1: Daniel (p.p). 1-1, min.11: Ricardinho 1-2, min.21: Darío. 2-2, min.22: Ricardinho. 3-2, min.25: Borja. 4-2, min.31: Solano. 5-2, min.33: Elisandro.
Árbitro:
Delgado Sastre y Rabadán Sainz.
incidencias:
Pabellón Jorge Garbajosa de Torrejón de Ardoz. 3.000 espectadores.

Llegaba el anfitrión con la necesidad de hacer buena la renta de tres goles conseguida en el cruce de ida pero, mientras algunos espectadores aún ocupaban sus localidades, sin ni siquiera un minuto jugado, ya iba por detrás en el marcador.

Un golpeo de Matteus desde el costado zurdo acababa en gol tras desviarlo Daniel hacia su portería. Se hizo entonces el silencio, solo roto segundos después por el impacto seco en el palo de un tiro de Gadeia. Quien anticipó un duelo tranquilo, se equivocaba.

Pese a ese susto, los murcianos no cesaron en su intención de hacer daño. Pito, tras dejar por el camino a Elisandro en el uno contra uno, obligó a la intervención de Herrero. También le tocó al portero trabajar en un mano a mano con Marinovic.

Si el Inter no quería sufrir le tocaba ofrecer algo más en ataque. Salieron en auxilio Pola con un tiro fuera y Elisandro, quien probó suerte en un taconazo despejado por la defensa. Pasó entonces la tarde a una fase de calentamiento progresivo, siendo más protagonistas las patadas y los empujones que el juego en sí.

En mitad de la zozobra pedía el choque espectáculo a gritos. Y apareció con él Ricardinho. El luso arrancó el show con un tiro desde el centro del campo que puso a prueba a Fede. Y, por si el gol de rabona de la ida que dio la vuelta al mundo no fuera suficiente, intentó el más difícil todavía con una media chilena levantándose un metro del suelo. Poco le faltó para engancharla en condiciones. A base tanto llamar a la diana, acabó marcando al empujar casi bajo el larguero un rechace del meta. Con todo igualado de nuevo el partido se convirtió en un correcalles en el que Gadeia y Elías tocaron madera en los intentos más destacables.

De vuelta a la pista, hubo otra vez severo castigo para aquellos seguidores rezagados. Y esta vez fue doble. Una contra montada por Álex la culminó Darío con acierto. En la réplica, el colegiado señaló penalti por mano. Ricardinho transformó por la escuadra. Todo ello en menos de dos minutos.

La dinámica acción-reacción no acabó ahí. Un disparo al palo de Pito fue el siguiente aviso serio de ElPozo. En respuesta, el tercero, que empujó Borja con el pecho a la red forjando la remontada.

Había tiempo sin embargo para más intercambios de pareceres. Un empujón de Pito desató otra tangana, esta multitudinaria. Disuelta la trifulca se ejecutó la falta y de la jugada ensayada nació el cuarto obra de Solano.

Fotos

Vídeos