Semana negra en el Circuito

Pilotos rodando por el Circuito de Cartagena en una imagen de archivo./Antonio Gil / AGM
Pilotos rodando por el Circuito de Cartagena en una imagen de archivo. / Antonio Gil / AGM

El danés Bent Fischer falleció ayer en el Santa Lucía tras un grave accidente en el trazado cartagenero, donde también se mató el pasado viernes el alemán Guido Bradel

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

Semana negra en el Circuito de Cartagena, donde en un plazo de seis días han muerto dos pilotos aficionados tras sufrir sendos accidentes. En una instalación en la que llevaban doce años sin lamentar ningún fallecimiento, estos dos sucesos han caído como un jarro de agua fría, especialmente entre los miembros de la nueva directiva encabezada por Manuel Nicolás. Ellos llevan solo dos meses al frente del consejo de administración y están haciendo denodados esfuerzos por dar viabilidad económica al trazado cartagenero. De momento, han estabilizado la situación financiera del Circuito.

Todo piloto, aficionado o profesional, que se sube a una moto y se pone a 200 kilómetros por hora sabe los riesgos que toma. Pero lo cierto es que en Cartagena llevábamos muchos años sin sobresaltos importantes. Hasta estos últimos días, en los que el infortunio se ha cebado con dos usuarios del circuito casi de manera consecutiva. El primer accidente mortal ocurrió el pasado viernes 26 de enero, cuando el el piloto aficionado Guido Brädel, un alemán de 52 años que era policía en su país, se salió en la curva número 7 y en el fuerte impacto tuvo la mala suerte de que se le clavó el manillar en el pecho, sufrió un neumotórax bilateral y la rotura de varias costillas hizo que se le seccionaran varias venas y arterias principales. Sufrió además varias fracturas craneales y cervicales, así como una hemorragia cerebral.

Fue recogido por los servicios médicos del circuito en una UVI móvil, donde sufrió la primera parada cardiorespiratoria. Fue reanimado en el momento y trasladado al Santa Lucía. Pero con el paso de las horas, el estado de este policía alemán de 52 años fue empeorando. Llegó a perder cuatro litros de sangre por las heridas internas y, tras varias paradas cardíacas, acabó muriendo en Urgencias del Santa Lucía el pasado sábado. Brädel, un experimentado piloto amateur, había llegado a Cartagena con un grupo de alemanes en un viaje organizado por la empresa RenTeam Eilers. Iban a rodar durante cinco días en el circuito situado en la carretera que une Los Dolores y La Guía.

El único precedente era del año 2006, cuando un piloto murió tras sufrir un infarto mientras rodaba

Muerte en la curva 8

Solo seis días después del fatal accidente del policía alemán, este jueves tuvo lugar otra caída que acabó teniendo funestas consecuencias. Otro piloto amateur, el danés Bent Fischer, cayó en la curva 8 y sufrió un fuerte traumatismo craneal. No llevaba el casco bien sujeto, sufrió una parada cardíaca y fue reanimado en el mismo lugar del accidente por los médicos del circuito. Incluso se incorporó y se puso de rodillas. Fue entubado y monitorizado en una de las dos UVI móvil que hay cada día en el recinto y trasladado al Santa Lucía. Entró en el servicio de Urgencias con buena saturación de oxígeno, pero acabó muriendo de madrugada, debido al fuerte traumatismo interno en la cabeza.

Se da la circunstancia de que Fischer estaba acompañado en Cartagena por toda su familia y vino a rodar en moto durante cinco días, en un viaje con otros pilotos no profesionales llegados desde Dinamarca que ha organizado la empresa Zenergy y que debía terminar hoy. El balance de este mes incluso ha podido ser más dramático, ya que la primera semana de enero la doctora del circuito le salvó la vida a otro piloto amateur que paró la moto en una escapatoria y tras bajarse de ella cayó redondo al suelo. Le dio un ictus cerebral y solo la rápida intervención de los servicios médicos de la instalación evitó otro fatal desenlace.

El Circuito de Cartagena está considerado por los especialistas como uno de los más seguros de Europa y la única muerte ocurrida hasta las dos consecutivas de esta semana había sido en el año 2006, cuando a un piloto le dio un infarto mientras rodaba. Los responsables del recinto cartagenero recuerdan que la ocupación es de casi 250 días al año y que hay una media de 800 horas diarias de pilotaje.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos