Nicolás evita el concurso y levanta la subasta del Circuito en dos meses

Manuel Nicolás, presidente del Circuito de Cartagena./Antonio Gil / AGM
Manuel Nicolás, presidente del Circuito de Cartagena. / Antonio Gil / AGM

Paga la deuda de 60.000 euros a Cabisuar y llega a un acuerdo con el acreedor más importante para dar viabilidad al trazado cartagenero

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

La nueva junta directiva del Circuito de Velocidad de Cartagena, liderada por el presidente Manuel Nicolás y su mano derecha Lorenzo Pividal, ha salvado los dos primeros 'match-ball' y en sus dos primeros meses de gestión los nuevos responsables del trazado cartagenero han sido capaces de darle viabilidad a una instalación que en los últimos años ha pasado por momentos muy delicados, en lo financiero, en lo social y en lo institucional. Nicolás se impuso al que era presidente desde 2005, José Miguel Martínez Castejón, en las elecciones celebradas el primer sábado de diciembre. Y sus primeras gestiones han dado buen resultado.

Lo primero que ha hecho Nicolás ha sido pagar la deuda (de 60.000 euros) que había con la empresa Cabisuar desde hacía una década, consiguiendo así que se archive la petición de concurso de acreedores necesario que esta sociedad había puesto en marcha, como única vía para cobrar lo que se le adeudaba. En segundo lugar, la nueva directiva ha logrado cancelar la subasta del circuito, evitando la adjudicación del mismo por la deuda generada por el anterior Consejo de Administración.

«Hemos salvado las dos primeras situaciones, las dos más complicadas, que hemos heredado. Ahora ya podemos respirar tranquilos y empezar a funcionar con cierta normalidad», explicó ayer Manuel Nicolás, dueño de Sanimar, a 'La Verdad'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos